Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

65.110 familias cambiaron los cultivos de coca por café

Desde su ingreso a Familias Guardabosques, la vida les cambió a César Julio Echeverry y a su esposa.

La familia de César Julio Echeverry Mejía es una de las 65.110 que desde el año 2003 dejaron de servirle al narcotráfico y empezaron a desarrollar proyectos alternativos de producción agrícola.

Lo único que hizo falta para que este campesino del Urabá antioqueño dejara de sembrar coca fue que el Estado hiciera presencia en su terruño, una finca llamada El Bosque, donde vive desde que nació, hace casi 50 años.

César Julio reconoce que la única ley que existía para él era la de los grupos ilegales que le compraban la hoja de coca, y asegura que lo que llaman Estado ni siquiera sabía qué era.

Sin embargo, desde el 2003, cuando la institucionalidad pisó sus tierras, ingresó al programa Familias Guardabosques, que hoy ya hace presencia en 139 municipios de 26 departamentos.

Según Nuris Obregón, directora del Programa Presidencial contra Cultivos Ilícitos, durante los ocho años que lleva el programa se ha logrado, por medio de proyectos de cultivos alternativos y de protección del ecosistema, mantener libres de coca 7'300.000 hectáreas de bosque, así como vincular a un total de 122.978 familias a diferentes proyectos productivos.

Este año, 15.265 familias se han vinculado al programa de guardabosques y, mediante proyectos de siembra de cacao, café, palma y caucho, contribuyen a mantener libres de coca 619.189 hectáreas.

Junto a su esposa, Norelia, y a sus dos hijos, Kevin y Julieta, César Julio siembra café, que es, después del cacao, la segunda línea productiva más importante que han desarrollado los campesinos que cambiaron la coca por cultivos lícitos.

Pero el de César Julio no es cualquier café. Su producto es considerado uno de los mejores del mundo y, además, sus cultivos tienen el sello Rainforest Alliance, que certifica que es ambientalmente sostenible.

Al igual que él, más de 65.000 familias le apostaron al café y hoy siembran el 3,2 por ciento del grano que se produce en el país, 90 por ciento del cual se exporta a Europa y Estados Unidos.

Reconoce que al principio fue una apuesta difícil, pues, para que el Gobierno le ayudara, tenía que erradicar los cultivos ilícitos, y de allí era de donde salía el dinero para darle de comer a su familia.

Ellos confiaron en el proyecto que les propuso el Gobierno, arrancaron la coca y, hace poco, gracias a su nuevo cultivo, César Julio viajó a Washington para representar al país en una de las ferias cafeteras más importantes.

Con 4.000 pesos en el bolsillo y tres mudas de ropa, pero con una montaña de sueños, viajó a los Estados Unidos y cuenta que allá, lejos de su finca, fue donde descubrió lo valiosa que era. Le pidieron dos dólares y medio (casi cinco mil pesos) por una botella de agua y desde entonces se percató de que el arroyo cristalino que pasa por su cafetal es un privilegio que no tiene precio.

Y cuando le dijeron que su grano de café era uno de los mejores y que sabía a avellanas, aunque no las conoce, dice que se sintió el hombre más orgulloso del mundo.

Hoy, cuida el arroyo y el bosque donde crece su cafetal, pero no olvida los días en los que la guerra lo obligó a sembrar coca. No quiere que se repita esa historia, y para sus hijos anhela una vida como la que está empezando a llevar.

Así los ven

Aldo Lale Demoz
Representante en Colombia UNODC

El trabajo que han hecho en Colombia tanto la Fuerza Pública como los programas de desarrollo alternativo ha permitido disminuir la producción de coca y darles oportunidades a miles de personas que no tenían otra opción de vida.

Frank Pierre
Presidente Carrefour Colombia

Actualmente ayudamos a 3.500 familias: son más de 4.200 hectáreas que están produciendo unos 35 productos diferentes y de excelente calidad. Estamos ayudando a comercializar esos productos, que ya no son ilícitos. Son productos que podemos vender libremente y que somos felices de promover en nuestras tiendas.

Andrés Molano
Alto Consejero para la Acción Social

El desarrollo alternativo tiene como esencia que los cultivos sean sostenibles y para eso hay que asociarse con el sector privado. Los proyectos productivos que ha impulsado Acción Social buscan que, desde el momento de su concepción, tengan acuerdos de comercialización.

Brian Rudert
Director Midas-USAID

El colombiano, si puede escoger entre la cultura de la legalidad y la ilegalidad, casi siempre quiere estar en la cultura de la legalidad; entonces, hay que ofrecerle esas oportunidades a la gente.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Justicia
Fecha de publicación
5 de julio de 2011
Autor
REDACCIÓN JUSTICIA

Publicidad

Paute aqu�