Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Fue una Constituyente para la convivencia, dice Horacio Serpa

La Asamblea fue 'ejemplo de democracia y participación'.

La Constitución de 1886 fue impuesta por el gobierno de Rafael Núñez después de derrotar a las fuerzas de la oposición en la guerra civil de 1885.

El Presidente, al conocer la victoria de sus ejércitos en la batalla de la Humareda, salió al balcón de Palacio y, en medio de la aclamación de sus seguidores, declaró enfáticamente: "La Constitución de 1863 ha dejado de existir".

Meses después, proclamó la nueva Constitución, hecha a su medida por un cuerpo constituyente escogido a dedo para imponerle al país los designios políticos del vencedor: conservaduristas, dogmáticos, autoritarios, centralistas.

Así se hizo, casi siempre, en Colombia y en el resto del mundo. "Para eso son las guerras", se proclamaba sin rubores.

Transcurrió más de un siglo para que en Colombia se reuniera otra Constituyente, en 1991. Un auténtico ejemplo de democracia y participación. Fue una convocatoria altruista para unir, para restañar heridas, para buscar soluciones entre todos. No se reunió con propósitos exclusivos ni excluyentes.

No quería la guerra, sino la paz. El afán de reconciliar distinguió a quienes fueron elegidos mediante el voto popular en las elecciones más transparentes de la historia.

Hace 20 años no hay Estado de sitio ni los civiles son juzgados en consejos verbales de guerra. Ningún ciudadano ha vuelto a ser detenido preventivamente por orden del Presidente o el Consejo de Ministros.

Los congresistas ahora no tienen inmunidad parlamentaria y se acabaron los auxilios asignados caprichosamente por los corporados.

El Banco de la República no se volvió a manejar desde el Palacio de Nariño y desaparecieron las emisiones de dinero ordenadas por el Ejecutivo.

Los canales de radio y televisión ya no se asignan a dedo. Y los gobernadores y alcaldes no se nombran "a bolígrafo".

Ahora, estos funcionarios son elegidos por el pueblo. Existe la Fiscalía General.

La justicia es independiente y maneja su propio presupuesto. Funcionan la Corte Constitucional, la Defensoría del Pueblo, el Contador General y la Auditoría General, y la Procuraduría no tiene dependencia del Ejecutivo.

La soberanía nacional está radicada en el poder del pueblo, somos una República unitaria, pero descentralizada, y un Estado Social de Derecho.

Tenemos nuevos partidos políticos, se respeta la libertad religiosa, la igualdad es paradigma del funcionamiento social, se reconoce la diversidad étnica, cultural y regional; fue eliminada cualquier forma de discriminación, los colombianos tienen derechos y deben cumplir deberes con la sociedad y el Estado.

Hay mecanismos para alcanzar el reconocimiento y ejercicio de estos derechos, como la tutela y las acciones populares, y nuestra democracia pluralista se funda en la participación ciudadana.

La Constitución de 1991 es un estatuto diferente para una comunidad incluyente en la que se respete la propiedad privada, con una función social que implique obligaciones y tenga una responsabilidad ecológica.

Una sociedad en la que no se justifique alzarse en armas para reclamar equidad ni lograr el reconocimiento de ningún derecho.

Tenemos una Constitución joven, de solo 20 años, con todas las propiedades para alcanzar la paz. Ahí están las normas. Faltan decisión y voluntad política.

Foro Encuentro con la Constitución

EL TIEMPO Casa Editorial y la Universidad de los Andes realizarán un foro, el próximo 21 de junio, para celebrar los 20 años de la Constitución. Protagonistas y expertos analizarán su alcance histórico. El evento se llevará a cabo en el Auditorio Mario Laserna de esta universidad, a las 8:30 a.m.

El papel de Serpa en el 91

Horacio Serpa Uribe llegó a la Asamblea Constituyente como líder indiscutible del principal y mayoritario partido político del país, en ese momento en el poder: el liberalismo.

Serpa, defensor de principios socialdemócratas dentro del liberalismo, tuvo que enfrentar en la presidencia de la corporación importantes discusiones con sus contradictores ideológicos: de un lado, los conservadores, con Álvaro Gómez, y del otro, la izquierda, con Antonio Navarro Wolff.

Recordando la Constituyente

Se eliminó la Junta Monetaria
Banco de la repÚblica, autónomo

La Constituyente aprobó la eliminación de la Junta Monetaria, que durante más de 25 años manejó los asuntos monetarios, cambiarios y crediticios. Las funciones de este organismo pasaron a la Junta Directiva del Banco de la República, conformada por el Ministro de Hacienda, el gerente del Emisor y cinco miembros designados por el Presidente. La Constitución de 1991 también le otorgó autonomía "administrativa, patrimonial y técnica" al Emisor, como banco central de Colombia.

Se prohibió la extradición
Así se consagró en la carta

La Carta de 1991 prohibió "la extradición de colombianos por nacimiento". Así se consagró en el Artículo 35, que estableció que "los nacionales que hayan cometido delitos en el exterior, considerados como tales en la legislación nacional, serán procesados y juzgados en Colombia". En el gobierno del ex presidente Ernesto Samper se revivió esta figura.

Vivienda digna, un derecho

En junio de 1991, la Asamblea Constituyente consagró como derecho fundamental de todos los colombianos el tener acceso a una vivienda digna.

La corporación estableció asimismo, en el Artículo 51, que es el Estado el encargado de "fijar las condiciones necesarias para hacer efectivo este derecho".

El Estado también tendrá la responsabilidad de "promover planes de vivienda de interés social, sistemas adecuados de financiación a largo plazo y formas asociativas de ejecución de estos programas de vivienda".

 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
11 de junio de 2011
Autor
Horacio Serpa Uribe Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad