Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Diego Molano Vega, un ministro de Tics

El que antes era un ministerio casi limitado a la vigilancia del espectro electromagnético se ha convertido en los últimos años en una cartera con metas un tanto más sofisticadas: tecnologías de la información y comunicaciones. Al frente del mismo está un ingeniero con una concepción moderna del tema.

Tiene 42 años y es boyacense por punta y punta. Creció en Tunja y se graduó en el Colegio de Boyacá. Tiene tres hermanos graduados en diferentes ramas de la ingeniería y él mismo es ingeniero electrónico de la Universidad Javeriana, donde también obtuvo un máster en Economía. Tuvo el privilegio de estudiar en IMD, prestigiosa escuela de negocios suiza catalogada entre las cinco mejores del mundo. Allá lo agarró el 11 de Septiembre cuando el mercado laboral se complicó y él aceptó una propuesta de BellSouth para trabajar en Atlanta.

Ocupó luego cargos importantes en el país y en el exterior, hasta que fue contratado por Telefónica y se fue a trabajar a Madrid, donde estuvo cinco años. Juan Manuel Santos lo descubrió y fue el último en ingresar al gabinete ministerial. Hoy se gana menos de la décima parte de lo que devengaba en la gigantesca empresa española, pero no se cambia por nadie porque, contrariamente al sentir general, le parece que no hay nada comparable al sector público colombiano. La vocación de servicio le fue inoculada en el biberón porque su mamá trabajó siempre como maestra y fue Subsecretaria de Educación de Boyacá, y su padre trasegó la política liberal durante veinte años.

Molano es un hombre sencillo, buen conversador, inteligente, de risa fácil y respuestas directas. Está convencido de que este gobierno tiene todo para transformar el país, reducir la pobreza, disminuir el desempleo y poner a Colombia en un lugar destacado en el contexto internacional. 

Ha vivido en 17 países diferentes y esta circunstancia lo llevó a convertirse en un señor chef con todos los alelíes y a conformar clubes de cocina por donde quiera que pasa, para elaborar viandas, relajarse, conversar y apurar unos buenos vinos.  

¿Por qué le gusta tanto cocinar?
Porque la comida está ligada a los sentimientos. Por eso es que a uno le gusta tanto la cocina de la mamá. Además uno le da amor a la gente a través de unos platos preparados con mimo. Lo malo es que en la vida moderna ya nadie tiene tiempo y muchas recetas tradicionales se están perdiendo. Pasa en todos los niveles, como con el arroz con coco, que afortunadamente renació porque le inventaron un 'viagra' que es el titoté. Pero la mazamorra chiquita, por ejemplo, todavía no la hemos podido envasar.  

¿Ha viajado mucho a través de sus distintos cargos?
Sí, en el 2009  atravesé el Atlántico 53 veces.  

¡Qué bárbaro! Vamos al grano: al país se lo están robando. ¿Cómo ayudará la tecnología a combatir la corrupción? 
Con Gobierno en Línea, porque cualquiera puede entrar a ese programa en Internet, a través del Portal Único de Contratación y ver todos los contratos y procesos. Avanzaremos en el tema hasta que todas las contrataciones del Estado estén registradas allí en forma totalmente transparente. 

¿Qué ha logrado en estos siete meses de gobierno?
Tenemos ya estructurado el programa Vive Digital, que busca no solo llevar el Internet a la gente, sino la masificación de su uso. Hemos encontrado que muchos negocios, sobre todo las pymes, no tienen Internet y están totalmente desconectadas porque no le encuentran utilidad a la tecnología. Le pongo un ejemplo: mi mamá regresó al país después de acompañar a mi hermana, que tuvo un niño. Me pidió un IPhone para ver a su nieto en vivo y en directo cuando se le diera la gana y, en cuestión de días,  ya aprendió otro montón de aplicaciones para utilizar esa tecnología. Hoy, si le regalamos el Internet, el computador y la capacitación a un tendero, ¿con qué aplicaciones contamos para que el señor venda más, compre más barato y sea más productivo? No existen. Necesitamos fortalecer la industria de las aplicaciones. Por ejemplo, ya hemos innovado creando el primer  Fondo de Capital de Riesgo del Estado Colombiano para la industria del software. 

¿Como una manera de estimular emprendimiento?
Claro. ¿Por qué en Estados Unidos hay tanto emprendedor? Ese es el secreto del crecimiento tanto de ese país como de Israel. Allá siempre hay alguien que pone la plata, cosa que no ocurre en Colombia porque no existe la industria de capital de riesgo, ni nadie se atreve a invertir en las ideas de la gente. En Colombia no existía ningún fondo similar, de manera que lo creamos con Colciencias y lo estamos reglamentando. 

¿En esta escasez, de dónde saldrá la plata?
De la exención de impuestos. Eliminamos el IVA de Internet para estratos 1, 2 y 3. Cuando llegamos a este gobierno, de 1.103  municipios solo 200 larguitos tenían fibra óptica. Hoy la tienen 317.  Hace unos días mostramos cómo seguimos creciendo rápidamente en Internet, y digamos que todas las medidas que estamos tomando van, poco a poco, teniendo efectos en el mercado.  

Usted dice que el éxito de todos estos proyectos descansa "en el talento de las nuevas generaciones". ¿No es un poco gaseosa esa afirmación? 
La gente joven tiene un 'chip' nuevo que la convierte en jóvenes globales, en todos los estratos. Recorriendo Marruecos en carro, paré a ver el paisaje ¡y de pronto me sentí en un caserío del desierto de La Candelaria! En una tienda había exactamente los mismos productos: Nestlé, Maggi, Coca Cola, Colgate. Todos los muchachos tenían celular y a pesar de ser un pueblo musulmán, usaban las mismas pintas de los de Boyacá o de Guatemala. Había oficina de remesas de Money Gram, de Internet, un operador de telecomunicaciones que allí se llama Meditel, pero cuyo dueño es Telefónica, el mismo dueño de Telecom aquí. En segundo lugar los muchachos traen incorporado también el 'chip' de la tecnología. Son 'nativos digitales', como los llamamos. La última encuesta de Ipsos demuestra que a los colombianos nos encanta la tecnología. 
Facebook es mucho más que una monstruosa red social; refleja a cuántos años luz estamos las generaciones anteriores de estas nuevas con cuya mentalidad casi no tenemos puntos de encuentro.
Así es, porque ha habido cambios. Una ahijada me mandó su hoja de vida para que le ayudara a encontrar trabajo. Había colgado en su Facebook fotos en las que aparecía en un grupo animadísimo de muchachos, todos borrachos. "Mira -le dije- nadie te va a dar trabajo, porque todas las compañías analizan el Facebook y si te ven en una fiesta, borracha, va a ser tenaz. Yo no te daría un puesto". Entonces me miró y me dijo: "Padrino, ¿sabes qué? yo tampoco trabajaría con una persona como tú" (Risa). Esta es una nueva generación, con principios diferentes. Para ellos el concepto de privacidad cambió totalmente, así como el concepto de compartir. A mí me encanta ir a los Campus Party (cientos de muchachos pegados a Internet) y sentarme con toda esta gente joven para la cual el concepto de compartir es totalmente diferente al que nos inculcaron a nosotros. Ellos comparten conocimiento, actividades, pensamientos, planes, entretenimiento, dudas. Es interesante y estimulante a la vez.  

¿Qué ha producido ese cambio de paradigmas?
Esa juventud está es en los países en vía de desarrollo. Los países desarrollados no tienen gente joven porque allá la pirámide poblacional se invirtió. Nosotros tenemos una generación que tiene el 'chip global', de modo que tenemos un gran potencial que nos permitirá dar el vuelco, porque la tecnología nos está dando una oportunidad única. El contador está en ceros, igual para la gente de Estados Unidos, de Europa o de Colombia, porque las oportunidades son las mismas. Hoy en día un muchacho colombiano puede hacer lo que quiera a través de Internet y desarrollar aplicaciones, como cualquier gringo o europeo, porque el Internet eliminó las distancias y abrió oportunidades para todo el mundo 

¿Cómo recoger, formar y encausar ese potencial? ¿O es algo que se da por generación espontánea o efecto demostrativo? Es una combinación de todo. Por eso debemos mejorar la calidad de la educación. Ese potencial debe tener incentivos de formación en la escuela primaria, en bachillerato, en la universidad, en el Plan Nacional de Desarrollo, en créditos y becas y en el tema de emprendimiento, donde tenemos programas muy grandes en la industria de software, a la que queremos darle una calidad de clase mundial y por eso tenemos un programa transversal en el gobierno. Yo creo que de América Latina y de Colombia puede salir el próximo Facebook. ¿Por qué no? Antes se necesitaban laboratorios muy complejos y mucho capital, pero a Zuckerberg un amigo le invirtió en total unos 18 mil dólares y mire a dónde llegó.  

En un país santanderista como éste, ¿cómo simplificar la tramitomanía, las 'colas' infames y suplicios semejantes que padece la gente?
Gobierno en Línea va muy bien en ese sentido, pero no se trata de meter un trámite en Internet, sino de hacer un análisis total de las cadenas de trámites para que se simplifiquen, se eliminen y se monten en Internet. Ya el 20% de los colombianos usa Gobierno en Línea, según la encuesta de Ipsos. Otro dato interesante de la encuesta es que los colombianos le están dedicando igual tiempo a televisión que a Internet, y los adolescentes muchísimo más a éste último. Hoy en día la gran mayoría tienen más de dos pantallas. ¿Eso qué quiere decir? Que la industria de medios de comunicación va a cambiar radicalmente. 

¿Hacia dónde?

Hacia un contenido que se transmite por muchas plataformas diferentes, multimedia. Hoy se ve cómo están adaptando los contenidos. Los productores de televisión transmiten en Internet y hacen sus propias aplicaciones en las tabletas, en los IPads y en los Galaxies. Los periódicos transmiten videos en Internet. Todo es multiplataforma. Los colombianos recibimos la información por muchas fuentes y eso hace que la pauta y la interactividad cambien. Este estudio muestra también cómo somos de activos los colombianos: cuatro de cada diez usuarios de Internet producimos contenidos en Internet. La gente monta fotos, videos, películas, canciones, de todo. Lo interesante es que a este nuevo consumidor lo llamamos 'prosumidor': productor y consumidor contenidos.   

¿Qué es lo más difícil de 'domar' en la administración pública, el cuello de botella que todo lo dificulta?
Hay algunos temas que tienen que ver con procesos típicos del Estado que no van a la velocidad que nosotros quisiéramos. La ola invernal nos desaceleró, pero no nos detuvo porque las víctimas eran prioridad en la peor tragedia en la historia del país. Por otra parte, hay temas cuyo impacto es de largo plazo, como el de capacitar a la gente para que se apropie de la tecnología. 

¿Qué comprende esa capacitación? Capacitamos profesionales de ingeniería en espectro electromagnético y también a usuarios en cursos de 'bautismo digital', lo más elemental. En capacitación fundamental tenemos una meta muy agresiva con Vive Digital: que en este gobierno el 45% de los funcionarios públicos se certifiquen como Ciudadanos Digitales.  

Hay gran expectativa por el tercer canal privado de televisión y la decisión del Consejo de Estado de que no podrá haber subasta con un solo proponente
Esa es una responsabilidad de la Comisión Nacional de Televisión, que es un ente independiente. El Ministro de TICS tiene voz pero no voto en esa Comisión y estamos esperando el fallo del Consejo para pronunciarnos. Por otra parte, este ministerio tiene clarísismo que los colombianos quieren más oferta de televisión y que la Comisión de Televisión tiene que satisfacer esa demanda.  

¿Por qué  ningún gobierno ha podido acabar con esa Comisión? 
Pronto empezará la segunda ronda de debate en el Congreso a ver si podemos hacerlo. 

Se daba por hecho que, como únicos oferentes, Planeta y la familia Santos, dueños de El Tiempo, serían los adjudicatarios. ¿Cómo garantizar, a pesar de la cercanía con el presidente Santos, un manejo transparente?
Eso es fundamental y vamos a garantizar que los contenidos de televisión se manejen independientemente del gobierno. Nosotros queremos que la Comisión Nacional de Televisión se acabe, pero compartimos totalmente el espíritu de la Constituyente en 1991 en cuanto a contenidos. Aplicaremos un criterio totalmente técnico para hacer las reformas, porque ése es un ente del siglo pasado y ya la tecnología cambió. En 1991, cuando fue creada la CNTV, un celular era simplemente un teléfono. Hoy un celular tiene además radio, televisión, Internet, música y muchas otras aplicaciones. Debemos modernizar las instituciones para permitir que las nuevas tecnologías avancen.  

¿El plan del gobierno es crear un ente de qué naturaleza?
Estamos trabajando con las Comisiones VI de Senado y Cámara en ideas sobre lo que haremos con este marco nuevo convergente. Hay varios retos. El primero, fundamental, es que los contenidos deben manejarse en forma transparente, independiente y participativa, pero no con una carga como la de la Comisión sino con un consejo como el que había antes y funcionaba bien. La televisión pública que debe ser fortalecida, salir triunfante de esta nueva ley y con los contenidos adecuados, culturales y educativos que el país está necesitando. 

¿Cómo es el plan de expansión de la fibra óptica?
Queremos llegar con fibra óptica a 700 municipios. Con las redes celulares a todas las cabeceras municipales. Con una conexión a Internet, a todos los centros rurales de más de 100 habitantes. Con todas estas medidas que estamos tomando en materia de infraestructura vamos a llegar al 99.8% de la población. 

¿Cómo está su presupuesto? Muy apretado, pero tenemos que gastarlo inteligentemente. Por eso es que Vive Digital plantea una gran alianza público privada. El proyecto de fibra óptica en 700 municipios vale al menos 600 millones de dólares y tenemos 200. O hacemos una alianza con el sector privado o no llegamos. En Vive Digital nosotros invertiremos 5.5 billones de pesos del gobierno central y esperamos que el sector privado invierta entre tres y cuatro veces esa cifra, porque sin los privados no lo podemos hacer y los privados solos tampoco.  Otro objetivo es llegar con computadores a doce mil centros educativos del país que nunca han visto uno. Vamos a llegar al 100%. Ahora, lo más difícil de todo esto es hacer que la gente se suba al bus de la tecnología, que ya no es una opción porque el que no se suba queda condenado a la exclusión.

Por Margarita Vidal

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
6 de abril de 2011
Autor
Margarita Vidal

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad