Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Las seis preguntas clave del caso contra los Nule

En 48 horas, tras la imputación de cargos, se convertirán en prófugos o irán a un calabozo.

Acostumbrados a volar en jet privado y a hospedarse en el único hotel de siete estrellas de Dubái, Miguel, Manuel y Guido Nule se enfrentan hoy a la posibilidad de ir a un calabozo.

Según fuentes del Inpec, si este martes se presentan a la audiencia de imputación de cargos y un juez acepta la petición de la Fiscalía de dictarles medida de aseguramiento irían a La Picota, en el sur de Bogotá. Lo que aún no se ha definido es si los enviarían al pabellón de alta seguridad o al Establecimiento de Reclusión Especial (ERE), dispuesto para funcionarios, amenazados y parapolíticos, y donde está el ex contralor de Bogotá Miguel Ángel Moralesrussi, preso por las confesiones de los Nule sobre la supuesta exigencia de sobornos para favorecerlos.

Los abogados de los Nule llevan varios días negociando con la Fiscalía condiciones de seguridad para sus clientes -como carros blindados- y la posibilidad de que esa reclusión no sea en una cárcel, sino en el búnker de la Fiscalía o en los calabozos de la Dijín.

Cita secreta en el Caribe

Algunos sectores cercanos a los empresarios costeños no creen que estos se presenten ante la justicia. Y esto se sustenta en un episodio hasta ahora desconocido: fuentes oficiales le confirmaron a este diario que la Fiscalía y los Nule pactaron una cita el 17 de marzo en un hotel de San Andrés, que a última hora fue cancelada por los cuestionados contratistas.

"Aunque la Fiscalía les garantizó que, después de la reunión, podían hacer uso del tiquete de regreso a EE. UU. (hoy están en Miami), desistieron de ir a la isla después de que les avisaron que en un proceso en su contra ya estaban listas las órdenes de captura para los tres", cuenta un amigo de la poderosa familia sucreña.

No obstante, para otras fuentes, el hecho de que sus abogados estén en estos momentos en intensas negociaciones con la Fiscalía indicaría que sí están pensando en venir a Bogotá para la imputación de cargos.

¿Irán finalmente a prisión? ¿Quiénes son sus cómplices? ¿A dónde fue a parar el dinero que recibieron de entidades públicas y privadas? ¿Qué tan posible es recuperarlo? ¿Quiénes son las víctimas de este colosal desfalco? EL TIEMPO responde estas preguntas clave y revela detalles desconocidos del mayor escándalo en la historia de la contratación pública.

1. ¿Quiénes son los tres empresarios costeños?

Hijos de ex ministros y de ex gobernadores, con sangre libanesa y una gran ambición, Miguel, Manuel y Guido se convirtieron en empresarios hace 19 años, cuando crearon MNV, en Sucre, la fachada de su gran emporio y el principal instrumento para ejecutar la mayoría de sus movimientos financieros.

Arrancaron instalando pequeñas redes de gas y, poco después, pavimentaban vías y construían acueductos, levantaban carros mal parqueados en Bogotá y hasta vigilaban contratos estatales que ellos mismos ejecutaban o que se ganaron con documentos falsos.

Su salto a las grandes ligas fue en 1998, cuando conformaron Gas Kapital y empezaron a seducir a la sociedad capitalina exhibiendo poder, la asesoría de reputados abogados -como Álvaro Dávila- y una facturación de 400 mil millones de pesos al año, que incluía negocios en Panamá y Brasil.

El matrimonio de Katia Nule (hermana de Guido) con Alejandro Char mutó a una unión de fortunas y de problemas que también tienen financieramente enredado al alcalde de Barranquilla.

2. ¿De qué los acusa la justicia?

Técnicamente son cinco delitos: peculado por apropiación, fraude procesal, falsedad en documento privado, cohecho y concierto para delinquir.

En la práctica, esto significa que, para el fiscal del caso, los Nule armaron un andamiaje delictivo para obtener contratos estatales, echando mano de sobornos, alteración de sus estados financieros y papeles falsos.

Ya está probado que los empresarios sucreños convirtieron los anticipos estatales en su 'caja menor' y en fuente de préstamos entre sus empresas. Y aunque el peculado es un delito exclusivo para funcionarios, les va a ser imputado como determinadores, al haber inducido (con dádivas y regalos, incluidos carros de alta gama) a empleados públicos a delinquir en su beneficio. Además, entregaron información falsa y le ocultaron otras a la justicia.

También se analiza imputarles captación ilegal de fondos. La Superfinanciera documentó cómo acudieron a la mesa de dinero Ingefín, en la que 109 personas les entregaron más de 5.500 millones de pesos.

Finalmente, se investiga si el cobro que un supuesto 'para' del Bloque Capital les hizo por un 'préstamo' -superior a los 28 mil millones- es un intento de extorsión como dicen los Nule.

3. ¿Quiénes son los supuestos cómplices de sus actuaciones tanto en el Distrito como a nivel Nacional?

Las indagaciones más adelantadas son las del carrusel de contratos de Bogotá. Hasta el momento, las confesiones de los Nule y la evidencia entregada tienen privados de la libertad a Liliana Pardo, ex directora del IDU; Inocencio Meléndez, ex director jurídico del IDU, y al destituido contralor de Bogotá Miguel Ángel Moralesrussi. Por los mismos hechos, la Procuraduría destituyó e inhabilitó por 12 años al ex congresista Germán Olano. Pero su suerte penal aún está por definirse.

En similar situación está el senador Iván Moreno, a quien la Procuraduría ya le adelanta un juicio oral y la Corte le abrió indagación luego de que los Nule dijeron que les exigió prebendas para obtener contratos y privilegios en el Distrito. Su hermano, el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, ya rindió interrogatorio por el 'cartel de la contratación'. Y la Contraloría ordenó el embargo de sus bienes por las anomalías en el contrato de la calle 26. En la Procuraduría también tiene abierto un expediente.

Por el lado de los privados, ya fueron llamados a imputación de cargos Mauricio Galofre, cuñado de Miguel Nule; el ex representante de Transvial Rafael Hernández y Alberto Calderón. Ahora se indagan pagos a funcionarios y contratistas del Estado en el Invías, el Inco y el ICBF. También, la mención que hicieron los Nule del ex ministro Andrés Uriel Gallego.Todos los mencionados, se han declarado inocentes. El expediente de la Fiscalía vincula, de momento, a 33 personas.

Nuevos pagos a funcionarios

La Fiscalía indaga el capítulo Nule a nivel Nacional. Ya hay evidencia de pagos y dádivas (incluídos carros de alta gama) a funcionarios y a contratistas del Estado vinculados al Invías, el Inco y al ICBF.

4. ¿Dónde está la plata y qué posibilidad hay de que se recupere?

Dicen estar en quiebra pero hay varios indicios de que tienen una 'guaca' en el exterior superior a los 2 millones de dólares. Además, hay rastros de ventas y traspasos de bienes realizados antes de la declaratoria de intervención de sus empresas. Uno de esos negocios, rastreado por EL TIEMPO, asciende a más de 2 mil millones de pesos y consistió en pedirle a Augusto Piñeres, ejecutivo de Leasingbancolombia, que en febrero del 2010 pasara a nombre de un tercero toda la maquinaria y vehículos que aparecían a favor del Consorcio Bogotá-Fusa.

Otra gran pista se llama Enertolima y Enerpereira. La Fiscalía investiga qué pasó con los 300 mil millones de pesos que los Nule invirtieron en ese negocio y si la denuncia que presentaron, el 24 de marzo, por el supuesto robo de su participación en las electrificadoras tiene algún asidero.

Aunque el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó un rastreo a las propiedades de los Nule en Estados Unidos, Panamá, Suiza, España, Italia, Belice, Guyana, Islas Caimán y Emiratos Árabes, lo concreto es que de los 1,5 billones de pesos que suman las deudas de algunas de sus empresas, sólo se recuperará una mínima parte.

5. ¿Quiénes son las principales víctimas de las acciones oscuras del grupo?

El erario público y los empleados de los Nule encabezan la gran lista de más de un centenar de estafados. El saqueo a la Nación arrancó hace seis años, cuando los tres Nule y sus socios empezaron a evadir el pago de impuestos y a quedarse con recaudos fiscales por 25 mil millones. También se les responsabiliza de participar en un desfalco al Distrito que alcanza los 2,2 billones de pesos.

Por el lado de sus empleados, la trampa consistió en quedarse con los descuentos a sus quincenas que debían ser girados a Credivalores para amortizar pequeñas deudas. Por el lado de la banca -que ha hecho purgas internas por la permisividad con los Nule- reconoce un hueco de más de 158 mil millones.

El Invías y el Inco están en mora de decir a cuánto ascienden las pérdidas por los retrasos en la doble calzada Bogotá-Girardot y en Isnos-Paletará, que los Nule dejaron botadas. Hasta su cuñado y socio Alejandro Char intenta reclamar 19 mil millones. "Hay otros que no saben cómo justificar la plata que les prestaron y que por eso no reclaman", dice un liquidador.

Se calcula que cientos de particulares les entregaron dinero a cambio de la promesa de jugosos rendimientos. El total de las reclamaciones a cuatro de sus 14 sociedades asciende a 1,5 billones.

6. ¿Qué posibilidad hay de que purguen penas en una prisión colombiana?

Por los delitos que se les imputan, los tres empresarios Nule podrían pasar varios años en prisión.

Todo depende de lo que suceda este martes. Si no se presentan ante la Fiscalía, quedarán de inmediato en la categoría de prófugos y tendrán una orden de captura de la Interpol. Además, perderán la oportunidad de obtener beneficios a cambio de su colaboración con la justicia y enfrentarían a una condena de al menos 15 años.

En caso de que se refugien en Italia -Miguel y Manuel tienen visa y Guido, ciudadanía-, Colombia tendría que aplicar la figura de la extradición.

En contraste, si se presentan ante la justicia y aceptan los cargos, su pena podría quedar reducida a la mitad. Todo dependerá de la colaboración que brinden para meter a la cárcel a sus cómplices públicos y privados.

Sin embargo, hay otro proceso que les podría significar una condena adicional: el que se les sigue por captación ilegal de dineros, un delito que en Colombia no es excarcelable.

También cursan en su contra 22 procesos más por evasión y robo de impuestos y por las anomalías del préstamo que obtuvieron en la Dirección de Estupefacientes y que EL TIEMPO reveló en agosto de 2007. Esos 26 mil millones de pesos (que pagaron bajo presión) fueron usados para financiar la vía Bogotá-Fusa.

Otro de los filones pendientes por definir es el de las maniobras ilícitas usadas para obtener el anticipo en el fracasado contrato de TransMilenio por la calle 26.

u.investigativa@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
3 de abril de 2011
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad