Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Condenan a 33 años y 9 meses de cárcel al coronel Joaquín Aldana

Ex jefe de Policía del Tolima fue encontrado culpable del asesinato de su esposa.

El juez le concedió 5 días a la defensa del coronel para que argumente la apelación a la condena.

El coronel retirado Joaquín Enrique Aldana, ex comandante operativo de la Policía del Tolima, fue condenado a 400 meses de prisión (33 años y 9 meses) por el delito de homicidio agravado de su esposa, Érika Cecilia Yeneris Gutiérrez. El hecho ocurrió en septiembre del 2009 en Ibagué.

La sentencia la impartió el Juez Primero Penal del Circuito de Ibagué, Norberto Ferrer, quien señaló que "Queda demostrado, más allá de toda duda, la responsabilidad de Aldana, que no sólo le quitó la vida a su compañera, sino que dejó sin madre a sus dos hijas".

La diligencia, que se inició a las 8:00 de la mañana y duró cinco horas. Aldana no estuvo presente, pues permanece detenido en la cárcel La Picota, en Bogotá.

El cuerpo de la mujer, salvajemente torturada y desmembrada, fue hallado en las afueras de Ibagué. El crimen habría ocurrido entre el 7 y el 8 de septiembre del 2009, en la vivienda de la pareja.

Aldana tuvo 25 días antes de que estallara el escándalo para borrar las evidencias de su crimen. Para ello, usó su experiencia de más de 30 años enfrentándolo a diario. Además de la desfiguración del rostro -le hizo más de 50 cortes con un bisturí, lo que demuestra también el gran odio hacia la víctima- descuartizó el cuerpo en minutos. Arrancó las yemas de los dedos, para dificultar la identificación y dejó los restos en una zona en la que se usa maquinaria agroindustrial.

El macabro plan se empezó a caer cuando habitantes de la zona denunciaron la aparición de pedazos del cuerpo. El corte en uno de los dedos, el índice derecho, no fue tan preciso y en el laboratorio lograron reconstruir una huella identificable.

Aunque Aldana lavó dos veces en la misma semana la camioneta en la que llevó el cadáver, el CTI encontró en ella polvo que correspondía exactamente con el de las arroceras donde fueron hallados los restos.

La reconstrucción permitió establecer que habría tomado once minutos recorrer los 22 kilómetros de vía por los que fue lanzando las partes de la víctima. A pesar de que lavó y pintó la vivienda en la que vivía con Erika Cecilia, quedaron en las rendijas de las escaleras muestras de ADN suficientes para establecer la escena del crimen.

El asesinato de Erika Cecilia Yeneris, compañera sentimental del coronel José Joaquín Aldana, ocurrió en septiembre del 2009, pero la muerte de la mujer solo se conoció cuando fueron encontrados e identificados sus restos desmembrados.

El coronel Aldana, quien mantenía una tensa relación con Yeneris, fue desde el comienzo del proceso, el principal sospechoso del crimen, pues solo se puso en contacto con la Fiscalía, después de que la comunidad denunció la aparición del cuerpo. Para Aldana, la ausencia de su pareja era algo habitual pues según él, ella viajaba constantemente a Panamá y por varios días.

Según el juez primero de Ibagué, quien también profirió el fallo que lo declaró como culpable en octubre de 2010, Aldana "contaba con los medios" para reportar la situación irregular y sin embargo no lo hizo.

Como lo señaló ELTIEMPO.COM en 2009, en varios sitios de la casa de Aldana se hallaron rastros de sangre que corresponderían al desmembramiento del cuerpo. Uno de los más contundentes se halló en el sótano y requirió novedosas técnicas de investigación criminalística.

TOLIMA

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
3 de marzo de 2011
Autor
REDACCIÓN TOLIMA

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad