Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Mi experiencia con el licor es testimonio de vida': Carolina Sabino

Se vinculó a una campaña de la Alcaldía de Bogotá que busca bajar muertes por culpa del trago.

¿Por qué decide vincularse a la campaña y cuál fue la experiencia que vivió para meterse en este tema de reflexión ciudadana?

Mi experiencia fue amarga. Yo estoy del lado enredado de esta situación. Fui víctima de un accidente pero, por haber consumido trago, resulté responsable.

Es complicado, después de todo lo que ha pasado, no hacerle frente y no sentir una inmensa responsabilidad social, precisamente para explicarle a la gente que no debe hacerlo. Mi experiencia es un testimonio de vida.

La verdad, yo no ocasioné el accidente pero me inculparon, y me acusaron de una cantidad de cargos por el sólo hecho de haber tenido en ese momento dos copas de vino que había consumido en una cena con un amigo. En resumen, el punto es el siguiente: no se puede tomar y manejar al mismo tiempo.

Como colombianos es obvio que nos gustan las fiestas, no solo en los restaurantes, en los bares,  en las discotecas y en las casas de los amigos. Pero hay mil opciones para evitar conducir un carro cuando uno ha tomado.

Lanzamos esta campaña basados en mi testimonio y en el de mucha gente que ha perdido familiares porque han sido víctimas de conductores en estado de embriaguez y tantas otras situaciones que vemos a diario en relación al consumo de alcohol.

Esta es una muy buena propuesta de la Alcaldía y creo que vincularme con mi testimonio va a ser oportuno, porque yo he vivido todo el escarnio público, la mentira, todo lo que aprovechó la persona que me estrelló, el dinero que he tenido que pagarle, el hecho de haber estado presa y tantas otras cosas le pueden enseñar a la gente.

Creo que de la mano de la Alcaldía, de Bavaria çy de Asobares vamos a lograr una campaña que realmente va a lograr la meta de cero accidentes por alcohol en la vía.

¿La vida le cambió dramáticamente después de ese accidente?

Definitivamente, sobre todo si sabes que no te sientes responsable de las cosas y que dos tragos me hicieron responsable de asumir una cantidad de cosas que involucraban mi vida, mi entorno familiar, mi parte profesional.

Haber estado en una situación en la que tuve que pagar detención domiciliaria, con una manilla electrónica, con la custodia del Inpec y encontrarse con la justicia de un país que te dice: sí, usted es culpable, no porque haya ocasionado el accidente, sino por el solo hecho de haber ingerido licor y estar involucrada en un accidente que le puede suceder a cualquier persona y en cualquier momento.

Un accidente de tránsito es lo más común en el mundo entero, pero lo que agrava la situación es que yo haya tenido trago, así el otro señor me haya estrellado.

¿Usted cree que las demás personas sí pueden aprender con su experiencia y las de otra gente que se han hecho públicas últimamente?

Yo creo que nadie aprende de la experiencia de nadie, pero cuando uno escucha el testimonio de vida de otra persona, uno empieza a entender su modus operandi. No creo que tenga que enseñarle a la demás gente con lo que me pasó a mí. Pero, una vez la gente lo oiga y lo entienda, se va a preguntar ¿y yo cómo me estoy comportando? Se va a evaluar sus opciones y decidir si es el momento de parar y de valorar su vida, por su propio bienestar y por el de sus seres queridos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
11 de febrero de 2011
Autor

Publicidad

Paute aqu�