Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Nuevos detalles sobre el asesinato de dos sacerdotes en Bogotá

El día de su muerte los dos religiosos iban a cerrar un negocio por la compra de un carro.

Los sacerdotes Rafael Reátiga Rojas y Richard Píffano Laguado fueron este miércoles en la tarde a comprar un vehículo.

Horas más tarde, los dos religiosos fueron asesinados en una calle del barrio El Triunfo, de la localidad de Kennedy.

Del vehículo que iban a comprar y del dinero para hacer el negocio (unos 35 millones de pesos) no hay rastros.

Lo cierto es que apareció una nueva pista: un recibo de un taller por $350.000 demuestra que ellos habrían pagado por el peritaje del automóvil.

A los dos sacerdotes los balearon dentro del carro del padre Reátiga, un Chevrolet Aveo negro.

Una hipótesis del crimen indica que los asesinaron para robarles el carro nuevo (el que iba a comprar el padre Píffano) o el dinero en efectivo.

Quiénes eran los dos sacerdotes

El padre Reátiga, de 35 años, era el párroco de la iglesia de Jesucristo Nuestra Paz, en límites entre Soacha y Bosa.

A su vez, el padre Píffano, de 37 años, era párroco de la iglesia San Juan de la Cruz, en Kennedy.

Oriundos de Norte de Santander, ambos sacerdotes se conocieron en el seminario donde comenzó su entrañable amistad.

Juntos oficiaban misas, bautizos y matrimonios. Siempre estaban pendientes el uno del otro e incluso cursaron los mismos estudios y especializaciones en teología, filosofía y bioética.

El pasado martes en la noche los dos sacerdotes oficiaron su última misa. En la homilía, el padre Reátiga, que en el 2008 fue víctima del paseo millonario, pidió a sus feligreses orarle a Santa Marta, la patrona de las causas imposibles.

Por su parte, el padre Píffano al final de la celebración les hizo una petición premonitoria a sus feligreses: "Oren por mí".

Este miércoles, Reátiga le dijo a un allegado que ese día él y su amigo del alma no iban a trabajar. A las 8 de la noche, el Chevrolet Aveo de uno de los sacerdotes se estacionó en una calle destapada, cerca del canal de Dindalito.

Los habitantes del sector escucharon tres disparos de arma de fuego. Testigos le contaron a la Policía que al asomarse vieron cuando un hombre descendió del vehículo y corrió hasta otro automotor, lo abordó en el puesto del acompañante y el conductor arrancó a gran velocidad.

"Es un enigma, es un dolor muy grande, lo repudiamos totalmente y lamentamos profundamente estos hechos; ambos llevaban años desarrollando esa hermosa labor", dijo este jueves monseñor Juan Vicente Córdoba, secretario de la Conferencia Episcopal, al pronunciarse sobre el crimen.

Las Diócesis de Soacha y Fontibón rechazaron el acto violento y manifestaron su solidaridad con las familias de los curas.

Los feligreses de la parroquia San Juan de la Cruz también manifestaron su indignación ante el crimen.

Sacerdotes asesinados durante el 2010 en el país

El año pasado tres curas fueron víctimas de los violentos. En agosto de 2010, al sur de Bogotá, el padre Herminio Calero fue asesinado en extrañas circunstancias.

El 20 de marzo de 2010 murió el sacerdote Luis Enrique Pineda tras un robo con arma blanca. A su vez, Román de Jesús Zapata fue asesinado dentro de su vivienda en Antioquia.

VÍCTOR H. GORDILLO BOLÍVAR
REDACCIÓN DIARIO MIO
vicgor@diariomio.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
28 de enero de 2011
Autor
VÍCTOR H. GORDILLO BOLÍVAR REDACCIÓN DIARIO MIO vicgor@diariomio.co

Publicidad

Paute aqu�