Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cuatro claves del 'no' a diálogo con bandas emergentes

Tras supuesta voluntad de desmovilización, Gobierno advierte que su único camino es sometimiento.

La única salida posible para los miembros de las nuevas bandas es el sometimiento a la justicia. Así lo reiteró este martes el Gobierno, a través del ministro Germán Vargas Lleras: "Que se entreguen y se sometan, pero no como parte de una negociación de paz", dijo el Mininterior.

De esta manera, el gobierno Santos le puso freno a la propuesta que echó a andar este fin de semana el obispo de Montería, monseñor Julio César Vidal, quien reveló que ha sido contactado por las bandas para que medie un acercamiento, función que desempeñó hace unos años entre el gobierno Uribe y los grupos paramilitares.

El año pasado, una oferta similar de la 'oficina de Envigado' para detener las muertes en Medellín naufragó, después de que el general Óscar Naranjo, director de la Policía, advirtió en entrevista con EL TIEMPO que el país "no podía volver a equivocarse" y "graduar como paramilitares a 'narcos purasangre' ".

Vidal asegura que hay que encontrar la manera de frenar la sangría en Córdoba, que deja casi 30 asesinatos en lo que va del año, entre ellos los de los universitarios Margarita Gómez y Mateo Matamala.

El Gobierno coincide, pero tiene claro que el puntal de la estrategia es una persecución sin tregua contra los delincuentes.

En ese sentido, señala el analista León Valencia, en Córdoba las autoridades tienen pendiente la tarea de golpear, con toda la fuerza, a las nuevas bandas, algo que hasta ahora no se ha visto, en buena medida por la infiltración ilegal en la Fuerza Pública, la justicia y autoridades civiles de la región.

1. Son 'narcos purasangre'

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), explica que la principal razón para negarles un diálogo político es el carácter netamente narco de esos grupos. No tienen el fin antisubversivo que supuestamente movía a los 'paras' y, en ese orden de ideas, no debe haber negociación diferente a la judicial.

2. Cerrar huecos que dejó diálogo con Auc

"La negociación con beneficios (penas de 8 años) que lograron los 'paras', muchos de ellos capos, siempre ha estado en la mira de los nuevos grupos. Hay que cerrar ese ciclo", señala Restrepo como una segunda razón. Desde el 2005, en pleno proceso con las Auc, varias bandas que no alcanzaron a colarse en la negociación empezaron a buscar disfraz político. Los 'Machos' del extraditado 'don Diego' se rebautizaron como Autodefensas del Valle, y los 'Rastrojos', del asesinado 'Varela', como 'Rondas Campesinas'. Ese plan no ha variado. 'Cuchillo' bautizó su banda como 'Ejército Popular Anticomunista', y en diciembre este diario reveló que, en Córdoba, 'Rastrojos' y 'Paisas' -enfrentados a los 'Urabeños'- montaron una alianza llamada 'Cas' (Comandos al sur), que empezó a repartir panfletos políticos en la zona.

3. Ceder a violentos es mal mensaje

Los analistas aseguran que hay que dejar abierta la posibilidad para que, individualmente, los miembros de las bandas se entreguen y eventualmente obtengan beneficios penales por delatar capos, rutas o por ayudar a esclarecer crímenes. Eso, sin enviar el mensaje erróneo de que ante una escalada violenta el Estado y la sociedad contemplan la posibilidad de negociar con los criminales, como sucedió en épocas del narcoterrorismo.

4. Alto riesgo de reencauche

El 'reciclaje' en la vida criminal juega también como razón para decirle 'no' a una negociación política con las bandas. En este momento, según cuentas de los organismos de seguridad, los ex 'paras' serían el 20 por ciento de las nuevas bandas. Abrir una puerta para que algunos de los cerca de 5.000 integrantes de esos grupos no paguen sus deudas con la justicia dejaría servida, de nuevo, mano de obra calificada para el crimen.

Denuncian confinamiento

En la vereda Campo Bello, zona rural de Planeta Rica (Córdoba), campesinos denuncian que hombres armados, al parecer integrantes de la banda 'los Paisas', amenazaron con asesinar a quien se movilice después de cuatro de la tarde.

La misma situación viven pobladores de Arenal y de San Francisco del Rayo en el mismo municipio, donde las bandas atemorizan a quien circule por algunos sectores sin el previo consentimiento de esos grupos.

La Defensoría del Pueblo ha emitido varias alertas sobre el riesgo de masacres perpetradas por hombres armados que se pasean por los pueblos sin mayores problemas.

La Defensoría dice que varias masacres cometidas en Córdoba fueron advertidas a tiempo.

'Hay que hacer algo para frenar la violencia en Córdoba'

Barranquilla y Montería. Antes de entrar en un período de retiro espiritual en Valledupar, monseñor Julio César Vidal, obispo de Montería, habló con EL TIEMPO sobre la supuesta intención de las bandas emergentes de desmovilizarse.

Usted fue clave en el proceso de la desmovilización de las Auc en Córdoba. ¿Lo han contactado nuevamente?

Sí. Las bandas han buscado a la Iglesia Católica para que les facilite entregarse.

¿Ya ha sostenido reuniones con personas de estas bandas?

Sí, pero no directas, a través de mensajeros.

¿Cuándo fue el último mensaje que le entregaron y qué decía?

El último contacto fue el pasado sábado, al venir de los retiros de Medellín, y lo que plantean es su desmovilización.

¿Con quién ha tramitado esa información en el Gobierno?

No lo he informado porque quiero cerciorarme de que eso sea verdad. Eso hay que hacerlo con calma. Ellos no tienen por qué echarme mentiras, pero no hay que ser ligeros. La violencia en Córdoba debe parar, y muchos están convencidos de eso.

Si hay sometimiento, ¿en qué condiciones se daría?

Nada se ha hablado de condiciones. Sólo se ha expresado lo de la desmovilización y que la Iglesia les ayude para eso, solo para entregarse.

¿Se trata de un proceso de dilación o de un sometimiento sincero?

Esto es lento, no debe ser apresurado, porque hay muchos intereses de por medio. Córdoba ha tenido en cada uno de los dos últimos años 600 muertos. En diciembre hubo acuerdos entre las bandas y los cumplieron. Pero vinieron unos asesinatos, entre ellos los de los universitarios, que fueron confundidos con investigadores por 'los Urabeños' al mando de 'Gavilán', sin la orden de sus jefes. Esto hay que pararlo.

REDACCIÓN JUSTICIA

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
18 de enero de 2011
Autor
REDACCIÓN JUSTICIA

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad