Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El José Celestino Mutis, un megacolegio que surgió de las montañas

Está ubicado en el Mochuelo Bajo, zona rural de Ciudad Bolívar, y es el más grande de toda Bogotá.

Durante su infancia Isidoro Muñoz recibió clases en una rustica construcción de techo de paja y paredes de bahareque. Por eso, cuando el alcalde Samuel Moreno inauguró, la semana pasada, el colegio distrital José Celestino Mutis el rostro de este campesino de 80 años no pudo ocultar el asombro.

Sus ojos no podían creer que el edificio de 9.500 metros cuadrados de construcción y cerca de 59 mil metros cuadrados de zonas verdes albergara al colegio que remplazó a la vieja escuela de el Mochuelo Bajo, donde se educó él y los miembros, de tres generaciones, de las 720 familias de esta zona rural de Ciudad Bolívar.

Cuentan los más viejos que la primera sede la construyeron los campesinos. Allí las hijas de los hacendados les enseñaron a leer y a escribir. Tres décadas más tarde, la escuela se convirtió en la institución educativa Mochuelo Bajo cuando el entonces alcalde de Bogotá, Jorge Gaitán Cortés, confundió esta zona con la vereda Pasquillita -también área rural de Ciudad Bolívar- y ante el caluroso recibimiento de los jornaleros se comprometió a cambiar el bahareque por ladrillos y la paja por tejas de aluminio.

Fue allí donde estudió María Muñoz, hija de Isidoro, y también Carolina Muñoz, su nieta, quien el próximo año cursará grado once en el colegio más grande de Bogotá, el mismo que se inauguró en días pasados.

Pero lo que hace grande a este colegio es haber acercado a una comunidad rural lo más moderno de la enseñanza. Tiene convenio con la Universidad Nacional Abierta a Distancia (Unad) que permite que los alumnos se gradúen y continúen con una carrera técnica que comienzan a cursar desde décimo grado.

"Esto significa que el proyecto de vida de los estudiantes cambia, porque ven otras oportunidades aparte de trabajar en el Relleno Doña Juana o de ser un obrero de las ladrilleras", asegura convencido Fabio Rozo, profesor de ciencias naturales.

A su edad, Isidoro no se beneficiará con los laboratorios del colegio, pero se siente complacido al saber que su nieta, Carolina, ya no piensa en cosechar hortalizas sino en estudiar administración para maximizar las ganancias de los cultivos de su vereda.

Lo que tiene el Mochuelo

El colegio José Celestino Mutis se construyó en la vereda El Clavel, a unos pocos metros de la institución educativa Mochuelo Bajo que presentaba malos olores por estar muy cerca del relleno Doña Juana.

Su estructura emerge imponente en medio de verdes montañas y nacimientos de agua. Son salones escalonados que están conectados entre sí por plazoletas y terrazas. Rodeados por 2.400
árboles frutales de diferentes especies, de allí nació su nombre.

Tiene capacidad para 2.880 estudiantes y cuenta con 26 aulas, también biblioteca, laboratorios y computadores con acceso a Internet.

En este megacolegio se invirtieron 20.340 millones de pesos, que incluyen la compra del lote, los estudios y diseños; la construcción de la obra, la interventoría y las dotaciones.

Por la compra de ese predio el secretario de Educación de la época, Abel Rodríguez, salió del cargo y se le imputaron cargos por celebración indebida de contratos, peculado y falsedad en documentos.

Nicolás Hernández
Periodista Citynoticias

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
4 de diciembre de 2010
Autor
Nicolás Hernández

Publicidad

Paute aqu�