Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Los bicitaxis se tomaron las calles de Bogotá; hay más de 5 mil

Operan ilegalmente en unas 70 zonas, ya tienen su propio 'pico y placa' y crearon 30 organizaciones.

En los últimos seis años, a las calles de Bogotá han ingresado, cada día, entre dos y tres bicitaxis que se dedican al transporte de pasajeros sin autorización legal. Esto quiere decir que al año, son más de 800 vehículos de tracción humana -un triciclo con coche para dos personas- que operan con el principio de la bicicleta.

Hoy, según las organizaciones de bicitaxistas, en la ciudad circulan entre 5.000 y 5.400. En el 2004 existían 450.

La Secretaría de Movilidad no tiene un censo oficial, pero tampoco desmiente la cifra. Incluso, en marzo del 2009, en un informe entregado al Concejo, la entidad daba cuenta de 73 puntos donde estaban operando bicitaxis en once localidades. De 171 puntos de transporte ilegal, 73 estaban cubiertos por estos triciclos.

El mapa oficial mostraba a Kennedy, Suba y Bosa como las tres localidades donde había florecido el negocio (véase mapa). "Cuando empezamos a indagar y a revisar, asumimos que no había más de 3.000, pero en los distintos operativos ellos se identifican como 5.000 carnetizados", explica la subsecretaria de Servicios de Movilidad Ángela Arenas, quien reconoce que el fenómeno "se desbordó" y califica como "preocupante la proliferación".

La explosión del negocio tiene de fondo la ley de oferta y demanda: los bicitaxistas ensayaron transportar pasajeros en sitios donde TransMilenio y las empresas de transporte no ofrecían el servicio, y los usuarios, simplemente, se subieron. "Tenía que caminar como 20 cuadras y es muy lejos. No aguanta caminar", dijo Luz Marina Gama, usuaria desde hace dos años.

Como son ilegales -ellos se declaran informales- y no hay quien regule su negocio, los bicitaxistas organizaron sus propias rutas. Desde entonces, se han reproducido como conejos. "En el 2007 le dijimos al Ministerio de Transporte que iba a haber avalancha y, dicho y hecho, ahora sí se dieron cuenta de que creció", dice Jaime González, presidente de la Federación Ecológica de Tricimóviles de Colombia (Fecotricol), que agremia a unas 32 asociaciones y corporaciones que han surgido en los últimos dos años, muchas de las cuales están inscritas en la Cámara de Comercio. Hoy, hay un bicitaxi por cada tres buses (en la ciudad circulan 16 mil buses) y un bicitaxi por cada 9 taxis (en Bogotá están autorizados 50 mil taxis).

Actividad rentable

La proliferación de triciclos no es gratuita. Fabricar un bicitaxi demora cinco o seis días y cuesta entre 1,5 y 2,7 millones de pesos, dependiendo de los acabados y de la calidad de los materiales. Y se puede pagar por cuotas.

Ya en la calle, un bicitaxista puede producir, al día, entre 30 mil y 80 mil pesos, dependiendo de la zona y de la ruta, lo que puede representar entre 900 mil y dos millones y medio de pesos al mes.

La tarifa cuesta entre 700 y mil pesos para un recorrido de uno a dos kilómetros, en promedio. Los más avezados, además, han montado su propia 'flota' de bicitaxis y tienen entre tres y cinco. Trabajan uno y por los demás cobran 10 mil pesos por turno de ocho horas.

En el negocio es posible encontrar a mujeres cabeza de familia, jóvenes sin empleo, soldadores, vigilantes y hasta una enfermera y el dueño de una panadería que vendió su negocio para dedicarse al bicitaxismo.

La llegada masiva de bicitaxis desbordó las rutas que venían operando. Muchos se han salido de los barrios y vías de bajo tráfico donde no interferían con el transporte legal y es frecuente que se crucen con los buses en vías de alta circulación, como la avenida Ciudad de Cali.

Eso ha hecho que la Policía aumente los controles y, como reacción, los bicitaxistas han bloqueado a TransMilenio. "Los sancionamos con comparendos de 68.700 pesos y con inmovilización de 5, 20 y 40 días por transportar a pasajeros sin autorización", advierte Arenas.

Este año -hasta septiembre- la Policía había inmovilizado 350 en 32 operativos. "Pero es como jugar al gato y al ratón, porque los trancamos en una vía y aparecen en otra", reconoce Arenas al advertir que sólo hay 1.300 policías, en tres turnos para controlar todo el tráfico.

Pico y placa

"A esto hay que ponerle tope, porque en un momento dado puede ser perjudicial para nosotros el crecimiento exagerado de esto", explica Saúl Rodríguez, de Asotransartisuba.

Por eso, los bicitaxistas se organizaron: se pusieron casco y chaleco, les asignaron número al carro y a su indumentaria y ahora se autoimpusieron una especie de pico y placa, con el que se turnan y rotan las rutas: pares por la mañana e impares por la tarde, y viceversa.

Ahora tienen más de 30 asociaciones. "Ellos se están asociando porque se quieren convertir en un grupo de presión con el argumento de que es una opción laboral para ellos", explica Arenas. "Nuestra meta es la homologación del servicio", reclama Jaime González, presidente de Fecotricol.

La pregunta es cuál será el papel que asuma el Estado. ¿Los dejará crecer sin control, como ha ocurrido con los mototaxis en varias ciudades del país? Por ahora, el Distrito descarta que vayan a hacer parte del Sistema Integrado y la Policía ha intensificado la represión. Lo único claro es que Bogotá se llenó de bicitaxis. "A nosotros nos pueden recoger, pero mañana otro fabrica uno y lo saca a trabajar, porque ya la gente sabe que este es un buen negocio", dice Saul Rodríguez.

Perfiles

LEONOR GONZÁLEZ
BICITAXISTA EN EL NORTE

Una madre comunitaria de 52 años que se quedó sin trabajo, después de salir amenazada de Usme. Maneja un bicitaxi que le da para subsistir. "En un buen día me hago 50 mil pesos", dice.

SAUL RODRÍGUEZ
PRESIDENTE DE ASOTRANSARTISUBA

Tenía una panadería en el norte de Bogotá. En el 2003 la vendió y se dedicó al bicitaxi. Hoy maneja uno y alquila otros cuatro. Además, es presidente de una asociación de bicitaxistas.

NORMA ESTELA MORA
CARPA Y TAPIZA BICITAXIS

Es una enfermera de 39 años, que, después de quedarse sin empleo, se dedicó a instalar las carpas de los bicitaxis.

Bicitaxis en el exterior

El servicio es ilegal en la mayoría de las ciudades

Estado de Morelos (México). Se expidió norma técnica que establece requisitos para circular y transportar a personas en bicitaxis. Obliga a estos triciclos a tener registro, hacer revisión técnica y cumplir condiciones para circular con seguridad.

Barcelona (España). Trabajan con permiso del Estado, que debe ser renovado cada dos años.

Nueva York (EE. UU.). Funcionan sin permiso. Hay dos proyectos que buscan aprobación.

Londres (Inglaterra). Hay empresas que prestan el servicio turístico.

América Latina. Bicitaxistas operan en Perú, Ecuador y Colombia, pero no están legalizados.

'Es urgente regular este negocio'

Secretaría de Movilidad pide acciones rápidas del Mintransporte

La Secretaría de Movilidad se declaró "absolutamente preocupada" por la proliferación de bicitaxis, y urgió al Ministerio de Transporte para que reglamente ese tipo de servicio, que hoy es ilegal. "Es importante que el Ministerio busque rápidamente una alternativa", dijo Ángela Arenas, subsecretaria de Servicios de la Movilidad, al advertir que preocupa la fragilidad, que pone en riesgo a pasajeros y a conductores y la falta de herramientas para controlarlos.

Dijo que en el Sistema Integrado de Transporte en Bogotá, los bicitaxis no tienen espacio, pero que se puede buscar una opción ecológica que les permita estar en ciertos sitios, pero no como transporte público. Eso sí, explicó, avalados por una ley y regulados por el Ministerio de Transporte.

Dijo que, aunque no se le puede poner un policía a cada bicitaxi, seguirán los controles en Bogotá.

Consultado para este informe, el Ministerio se abstuvo de pronunciarse sobre si está tomando o no alguna medida para regular el tema. Por ahora, dijeron voceros de la entidad, los bicitaxis son ilegales y no pueden prestar servicio de transporte de pasajeros.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
7 de noviembre de 2010
Autor
Yolanda Gómez Subeditora EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad