Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Julio E. Sánchez Vanegas cumple 80 años de vida y 62 en el medio

Nació en la radio, ganó premios como actor de cine, produjo novelas, se inventó varios de los mejores programas de la pantalla, se convirtió en empresario y ya tiene listo un libro sobre sus memorias

Desempolvar la historia de Julio E. Sánchez Vanegas tiene su ciencia. Acaba de completar 80 años de vida y 62 en el medio artístico, frente a las cámaras y detrás de ellas. Hay tantos cuentos para narrar que, hace dos años, decidió que publicaría un libro en el que narrará sus aventuras y desventuras en su vida laboral, personal y pública. No tiene fecha, pero lo lanzará pronto. Ha tenido tiempo de escribir, de revisar y de releer.

"Los años apaciguan y aquietan", dice, con ese tono de voz inconfundible que lo hizo popular en la radio desde que apenas tenía 18 años.

"El balance es positivo, pero habrá cosas reveladoras", advierte. Nació en Guaduas (Cundinamarca) en 1930, pero llegó a Bogotá cuando apenas tenía 10 años y nunca más regresó. Su sueño era ser actor de cine y alcanzó a ser galán de películas como 'El milagro de sal' y 'Mares de pasión'.

Ganó premios y hasta buscó futuro en Hollywood. Pero cuando se dio cuenta de que había actores viejos esperando que le dieran una oportunidad allí, desistió de esa carrera. "Yo no estoy para esperar. Yo no me le mido a esto", se dijo. Siguió entonces su camino en la radio, que ya había comenzado en La voz de Bogota y en la emisora Nueva Granada. Se volvió popular tras leer los boletines de 'El repórter Esso', uno de los noticieros más importantes que hubo en Colombia y para el cual tuvo que viajar a Nueva York a capacitarse.

"Hice un curso de un mes, porque para leer tenía que hacerlo", cuenta. Su voz retumbaba en la radio y el propio General Gustavo Rojas Pinillas lo invitó en 1954 a ser el maestro de ceremonias de la inauguración de la televisión en Colombia. A partir de ese momento se metió en la pantalla.

Tres años más tarde fundó su propia empresa: Producciones Julio E. Sánchez Vanegas (luego lo institucionalizó como Producciones JES, que son las iniciales de su nombre) y vinieron programas que hasta hoy son recordados por su innegable éxito: 'Espectaculares Jes', 'Concéntrese', 'Panorama', 'El club de las preguntas' y varias telenovelas con fuerte eco en audiencia como 'La maldición del paraíso', 'El Manantial', 'Perfume de agonía' y la más exitosa: 'Sangre de lobos'. Su gran descache, aunque él lo niega, fue 'Mascarada'.

Durante 42 años, tuvo los derechos de emisión de Miss Universo, pero llegó Caracol y no pudo competir con él. "Empecé sin pagar derechos, luego pagué 10 mil dólares y alcancé a pagar 100 mil dólares. Luego Caracol ofreció 200 mil dólares y yo ya no podía con eso. Con Julio Mario Santodomingo me paré con el nombre, pero con las chequeras si hubo mucha distancia", dice en tono jocoso.

Fue precisamente en una de estas transmisiones, desde Atenas, cuando Vanegas institucionalizó su célebre frase: "hoy desde Atenas, mañana desde cualquier lugar del mundo". "Siempre he sido un estudioso de Grecia -cuenta- y cuando Miss Universo se hizo allá, me dije, tengo que inventarme una frase brava, que tenga eco y ahí se me ocurrió esa". Su gran orgullo sigue siendo la transmisión de los Óscar. "Esos sí no me los han podido quitar, porque soy miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood".

La llegada de los privados
Sánchez Vanegas se muestra cauteoloso al hablar de la llegada de la televisión privada a Colombia y asegura que nunca tuvo nada en contra de ella. La realidad es que, en su momento, este hombre de carácter fuerte y estricto admitió que entregó los espacios porque ya no podía financiarlos.

"Estoy muy agradecido con Dios. La llegada de los canales privados no me incomodó. No influyeron en mi carrera, los dos canales me apoyaron y trabajé en ambos", se limita a decir. Su empresa, Producciones JES, sigue existiendo. Pero ya no cuenta con los 200 empleados de antes, sino con uno: el que contesta el teléfono y le toma las razones.

Aun así, Julio E. Sánchez no pierde la costumbre y todos los días, con su impecable corbata, va y revisa documentos, contesta llamadas, se inventa negocios e intenta comercializar los productos que hizo. "Así me siento útil y no me convierto en un estorbo aquí en la casa", dice, mientras toma de la mano a su esposa, Lili Cristo.

"Viví todo lo que tenía que vivir e hice todo lo que tenía que hacer. Ningún mal me aqueja. Nunca me he enfermado. He comido de todo. Recorrí 70 países. Tengo cuatro muchachos que son mi orgullo y una mujer que he tenido que cuidar, porque, cuando la mujer es buena, hay que cuidarla y consentirla", concluye.

Padre y abuelo consentidor Julio E. Sánchez Vanegas se casó a los 26 años con Lili Cristo, una bogotana de origen libanés, con quien tuvo cuatro hijos: Julio, Gerardo, Jaime y Alberto; tiene actualmente ocho nietos y asegura que el éxito de la unión con su esposa se debe al respeto que le ha profesado.

"Ella es una mujer muy buena y yo nunca fui 'paticaliente'. Ha sido muy dedicada al hogar y a sus hijos. Y ella realmente es quien ha hecho que este matrimonio perdure" dice.

Ella contrapuntea, con algo de timidez: "Esto se debe a los dos. Julio es un hombre correcto y honesto. Nuestros hijos los levantamos ambos, con mano firme, porque no era fácil controlar a cuatro muchachos. Nos hizo mucha falta la niña, pero hoy todos ellos son nuestro orgullo".

Luz Adriana Velasco C

Cultura y entretenimiento

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
20 de agosto de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad