Encuentran en caño de Barranquilla a cuerpo de menor de 12 años arrastrado por arroyo

Encuentran en caño de Barranquilla a cuerpo de menor de 12 años arrastrado por arroyo

Es una de las víctimas de las lluvias del pasado lunes. Cadáver fue rescatado por 'Manolo', un carretillero que se especializa en esta labor.

14 de julio de 2010, 05:00 am

'Manolo', como se conoce al buzo de los caños de Barranquilla, se convirtió una vez más en héroe al recuperar el cadáver de Jaime Salazar Meza, de 12 años, quien fue una de las víctimas de las lluvias que cayeron el lunes sobre la ciudad y parte de su área metropolitana y que causaron el desbordamiento de múltiples arroyos que dejaron más de 2 mil casas bajo el agua.

El menor fue arrastrado por el feroz cuerpo de agua de la carrera 21 y su cuerpo fue encontrado en el caño de la auyama, centro de la ciudad, luego de dos días de intensa búsqueda.

Jaime Salazar cursaba octavo grado y en residía junto con su tío y padre de crianza, Jhon Jairo Meza Aguilera en la calle 50 No. 18-77, barrio El Carmen, de donde salió para dirigirse al arroyo, al parecer en compañía de varios amigos.

Relata 'Manolo' Calderón que todo el tiempo en el que le siguieron el rastro al cadáver del niño, su padre siempre lo acompañó. "Me tocó estar pendiente de que no se fuera a tirar al caño para buscarlo porque el señor no sabe nadar", manifestó el 'héroe de los caños', quien ya ha rescatado más de 20 cuerpos.

Para la búsqueda, Calderón no tuvo apoyo de organismos de socorro ni de autoridades, las cuales acudieron al sector donde fue encontrado cuando se supo la noticia en la mañana del pasado 14 de julio.

El 'buzo de los caños', quien se dedica a esta labor por unos cuantos pesos y tragos de ron que le dan los familiares de las víctimas, le dijo al Alcalde Alejandro Char que era necesario un equipo especializado de rescate en esa zona.

"Yo no pido casi nada a cambio, porque la vida humana no tiene precio. Cuando me tomo un trago me emociono y demoro más tiempo debajo de las putrefactas aguas", agregó.

Por otro lado, el vía crucis sigue para los miles de damnificados que dejó el fenómeno natural del pasado lunes, una lluvia de más de cuatro horas que causó inundaciones por el desbordamiento de los arroyos.

Es por esto que las autoridades comenzaron hoy a entregar las ayudas en el sur occidente de la ciudad que fue dividido en cuatro zonas que cuentan con la vigilancia del ejército y la policía.

El distrito invertirá 30 millones de pesos para levantar las viviendas que quedaron en el suelo y ya está entregando ayudas económicas por concepto de arriendos a ese mismo número de familias (34).

La vigilancia por parte de las autoridades será permanente para evitar las manifestaciones y bloqueos de vías como los que se presentaron en la mañana y tarde del martes durante más de cuatro horas.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA