Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Macabras revelaciones en juicio por muerte de Erika Yeneris, la esposa del coronel Aldana

La mujer fue encontrada descuartizada el año pasado en una carretera del Tolima.

Esta mujer de 32 años, oriunda de Sincelejo, madre de dos hijas menores, esposa del coronel (r.) de la Policía, Joaquín Enrique Aldana, terminó descuartizada el año pasado en Ibagué y sus partes las encontraron las autoridades en bolsas plásticas ubicadas a un costado de la vía que conduce al municipio de Alvarado (Tolima).

En el juicio oral que se sigue en el Palacio de Justicia de Ibagué contra el ex coronel Aldana, sindicado por la Fiscalía como presunto autor de la muerte de Erika Yeneris Gutiérrez, se han escuchado dramáticas e impactantes revelaciones por la forma como se produjo el asesinato que conmovió al país.

El cuerpo de la mujer fue hallado por el CTI, totalmente descuartizado y en estado de descomposición, el 9 de septiembre del año pasado.

Por este hecho, el ex oficial de 36 años que fue comandante operativo de la Policía de Tolima, permanece en la cárcel de Facatativá desde finales de 2009, cuando fue capturado y cobijado con medida de aseguramiento.

Para la Fiscalía, Aldana asesinó a su compañera por celos.

Una médica forense del CTI relató en la audiencia que en septiembre, cuando se encontraron las partes del cuerpo, primero se examinaron la cabeza y los brazos, luego el tronco, los muslos y una pierna.

Todo fue encontrado en  bolsas negras "El tronco carecía de órganos internos", afirmó la forense.

También dijo que en la mama izquierda Erika presentaba una cicatriz que evidencia una cirugía plástica y que los implantes de silicona habían sido retirados.

"Con los implantes en su puesto, hubiera sido mucho más fácil identificar el cadáver", asegura la forense. Agregó que el torso o tronco llegó sin glúteos. "El bloque de sus órganos internos fue retirado en su totalidad, carecía de la parte púbica", dijo.

Y luego agregó: "la persona que hizo esto sabía muy bien lo que hacía, necesitaba fuerza, pero también mucho conocimiento para practicar los cortes".

Por su parte Rosa Yeneris, hermana de Erika, también asistió a la audiencia y contestó una serie de preguntas en este juicio que completa ya una semana. "Me fue bien, Erika me ayudó desde el cielo", señaló Rosa.

Ella, que viajó desde Sincelejo para asistir a la audiencia, no se explica por qué el ex coronel Aldana, tras la desaparición de su esposa, permaneció callado al menos 3 semanas después de este hecho.

"El año pasado cuando mi hermana desapareció yo le decía a él (Aldana): busque a mi hermana, busque a mi hermana, pero siempre fue evasivo, guardó silencio, si me hubiera ayudado a buscarla, hoy yo no lo estaría viendo como sospechoso del crimen", aseguró Rosa Yeneris.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Nación
Fecha de publicación
13 de julio de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: