Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Ocho pantallas gigantes se instalaron en parques y plazoletas de Bogotá para ver el Mundial

Por la cercanía de bares, restaurantes y hoteles, la pantalla del parque de la 93 es frecuentada especialmente por ciudadanos extranjeros.

En Chapinero, un embolador de la Plaza de Lourdes, conocido como 'el Taita', no cobra por lustrar un par de zapatos, sino por la sentada para ver los partidos.

La silla que este veterano trabajador de la plaza capitalina usa para su sustento diario es el objeto más codiciado de los ciudadanos que quieren gozar de la fiesta mundialista con más comodidad.

En la tradicional plazoleta del norte, está instalada una de las ocho pantallas gigantes que la empresa privada y la Alcaldía dispusieron para ver los juegos de Sudáfrica 2010. "Ver el partido sentadito es el gancho para la embolada", confiesa el octogenario hombre que está al día de los resultados futboleros.

Además de Lourdes, hay pantallas en el parque de la 93, en la calle 85 con carrera 15, en la Plaza de Bolívar, en el Tintal, en la plazoleta del Centro Comercial Avenida Chile, en el 20 de Julio y en el Tunal; puntos que convocan todos los días a ciudadanos a ver los partidos del mundial de un 'pantallazo'.

Los días soleados que han cubierto a la ciudad obligaron a que el Acueducto instalara tanques de agua para la hidratación de los espontáneos hinchas. Las jornadas ya se han convertido en plan de amigos y también han disparado el comercio de comida, la venta de sombrillas y las llamadas a celular en los alrededores.

La tribuna de la 93

Entrada la tarde, el césped del parque de la 93 ya recibe los primeros hinchas, sin distingo de clase ni de raza: oficinistas, mensajeros, ejecutivos, obreros o peatones desprevenidos se agolpan a gozar del partido de turno. Corbata, jeans o minifalda, la pinta es lo de menos. Llegan solos o en grupo, no importa, alrededor del fútbol la hermandad está garantizada.

Muchos arriban con el almuerzo en recipientes plásticos; otros, los más pudientes, llegan con hamburguesas o platos especiales comprados en cualquiera de los restaurantes que rodean al parque.

"El partido al que más gente llega es el de la 1:30. Por ejemplo, para ver a Brasil el parque estaba a reventar, recuerda Wilson Ortega, mesero de uno de los locales del cuadrante.

Aquí, la 'tribuna' más codiciada es la que tiene cojines puffs, que una empresa privada dispuso para que el visitante, en total comodidad, disfrute de cada encuentro. También hay espacio para esos hinchas tímidos que se pegaron la escapadita de la jornada laboral y que prefieren la intimidad bajo los árboles.

Por la cercanía de bares, restaurantes y hoteles, este punto es frecuentado por ciudadanos extranjeros. Esta semana, por ejemplo, uruguayos, argentinos y mexicanos se gozaron los triunfos de sus selecciones y contagiaron a los asistentes. "Ya que Colombia no fue al mundial, que goce con el triunfo de los latinoamericanos", dijo Juan Ovalle, ingeniero mexicano que está de visita en la ciudad.

Lourdes, la popular

El comentarista deportivo informa que la temperatura en Sudáfrica es de 3 grados bajo cero, pero en la plazoleta de Lourdes supera los 12 grados. En la pantalla, España, el favorito, arremete contra el arco suizo, pero no logra marcar. De repente, la señal se pierde y la pantalla queda en negro. Los asistentes, medio centenar de aficionados, arremeten en improperios contra los técnicos. A los pocos minutos la señal regresa y todo vuelve a la calma.

JOHN MONTAÑO
REDACCIÓN EL TIEMPO ZONA

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
19 de junio de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�