Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

En Bogotá, el metro cúbico de agua potable es el más caro del país

Hace poco, más de 4.000 hogares fueron multados por derrochar agua.

Si los bogotanos supieran lo que cuesta llevar un litro de agua hasta el grifo de sus casas, lo pensarían dos veces antes de malgastarla lavando el carro, regando el jardín o dejando la llave abierta más del tiempo requerido. Es como botar la plata por el sifón.

El servicio de agua potable en la ciudad cuesta... y mucho. En el Distrito se sigue pagando el metro cúbico más caro del país: 2.210 pesos, según la Comisión de Regulación de Agua (CRA).

Sin embargo, ese valor es menor del que cobran capitales latinoamericanas como Santiago de Chile (2.365 pesos) o San José de Costa Rica (12.479), pero supera al de Buenos Aires (unos 300 pesos).

En una vivienda de cualquier tipo, aun cuando no se consuma una gota de agua, al usuario le cobran una tarifa mínima por gastos fijos que tiene la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAB) para garantizar el suministro de agua potable a 7 millones de habitantes, incluidos los que viven en los extramuros y partes altas de la ciudad. Ese 'banderazo' o taxímetro arranca con un precio de 6.506 pesos. A estos montos hay que sumarles la tarifa de alcantarillado.

En otras palabras, gastar un metro cúbico de agua (1.000 litros) o no consumir ninguno cuesta mínimo 13.453 pesos, de acuerdo con las tarifas de la EAAB. Y el consumo promedio mensual del líquido en un hogar de Bogotá es de 11.200 litros (11,2 metros cúbicos).

Ese costo aumenta según los consumos y se diferencia por estrato: es superior en los niveles 5 y 6 (por el pago de las contribuciones que subsidian a estratos 1, 2 y 3) e inferior en los estratos bajos, por tener el servicio subsidiado.

Si bien es cierto que las tarifas de Bogotá son altas, hay ciudades que superaron a la EAAB como Tunja, donde el 'banderazo' vale 18.114 pesos.

¿Por qué el agua cuesta tanto?

Pese al alto precio que tiene el agua potable y, contrario a la cultura del ahorro que caracterizaba a la ciudad, algunas familias la despilfarran.

Por eso, la EAAB sancionó a 4.201 hogares con la aplicación de una tarifa doble por excederse en los consumos en más de 17 litros mensuales, entre el primero de marzo y el primero de mayo pasados.

Varias razones explican la alta tarifa del servicio. En primer lugar, Bogotá tiene la infraestructura de acueducto más grande del país. Una telaraña de redes trae el recurso desde puntos lejanos como las entrañas de Chingaza -a tres horas y media de la capital- hasta extremos de la ciudad como el tanque Juan Rey (San Cristóbal), en el suroriente, y el tanque Casablanca, en el suroccidente. Para el primero, el Acueducto cubre una distancia de 60 kilómetros y en el segundo, 70. Es como si se sacara agua de Bogotá para llevarla a Fusagasugá.

El agua que sale de Chingaza y se trata en la planta Wiessner demora 18 horas en llegar a esos puntos apartados, explica Mauricio Jiménez, director de la red matriz de la EAAB.

Para que ese servicio llegue a cada vivienda y con la misma presión y velocidad (3,6 km por hora) a todos los puntos cardinales, se han construido más de 560 kilómetros de red matriz (que incluyen 14 km de túneles por donde corre el agua) y 8.500 km de tuberías de distribución -las que llegan a las casas- en una compleja red de 'autopistas' acuáticas que atraviesan el subsuelo bogotano.

Esas inversiones -dice el gerente de Planeamiento del Acueducto, Luis Fernando Ulloa- representan el 49 por ciento de la tarifa.

Otros gastos

Para la potabilización del agua y para que esta alcance la alta calidad que la caracteriza se requiere una compra inmensa de químicos y otros productos. En los primeros se gastan 9.000 millones de pesos al año. Y como hay que conducir el agua a sitios más altos que el cerro de Monserrate - a través de una cadena de plantas de bombeo- los costos anuales de energía suman otros 27.666 millones de pesos.

Pero hay más desembolsos que impactan la tarifa: el mantenimiento (26 por ciento), los sueldos y salarios de los 1.930 trabajadores de la empresa (22,8) y la facturación del servicio (10 por ciento).

Para el concejal Jorge Salamanca, las ineficiencias también se pagan vía tarifa. "El índice de agua no contabilizada es del 38,5 por ciento, cuando el límite nacional es de 30. Cada punto de diferencia vale 10.000 millones de pesos. La convención colectiva representa otro peso del 3,5 por ciento en el costo del servicio".

Pese a todo, en concepto del gerente del Acueducto, Jorge Enrique Pizano, en Bogotá no se paga la tarifa más alta del país. "La ciudad tiene la estructura tarifaria requerida para abastecer al ciento por ciento de los usuarios bogotanos (...) Las inversiones y la solidez del sistema de abastecimiento -añade- nos dieron la confiabilidad para asegurar en la pasada sequía que, así no lloviera una gota, Bogotá podía contar con suministro de agua durante ocho meses".

LUCEVÍN GÓMEZ E.
REDACTORA EL TIEMPO
lucgom@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
5 de junio de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�