Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El programa de 'Hogares Sustitutos' del Icbf ya tiene 308 de estos sitios en el Tolima

Centenares de menores que han sido vulnerados en sus derechos fundamentales viven hoy en estos hogares, que protegen sus vidas.

Desde los 5 y hasta los 8 años de edad, María Camila (nombre cambiado por razones de seguridad) fue obligada por su madre a mendigar en las calles de la ciudad, a cuidar a sus otros 3 hermanos como si fuera un adulto responsable y a cocinar para ellos y la madre. Para rematar, la mamá la golpeaba violentamente cada vez que se le antojaba pensar que algo estaba mal hecho por la niña.

La tragedia que tuvo que vivir María Camila hasta hace pocos meses, se repite a diario en decenas de hogares del Tolima por parte de padres y familiares, que sistemáticamente vulneran los derechos de los menores de edad convencidos de que la violencia es igual a la autoridad. Por esa razón el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) Regional Tolima no de ahora, sino de tiempo atrás, viene impulsando el programa de Hogares Sustitutos, que en la actualidad atiende 836 menores de edad en el departamento.

En la actualidad el Icbf maneja la modalidad de Hogares Sustitutos en varios municipios de la región y en Ibagué atiende a 95 menores de edad que padecen de algún tipo de discapacidad. El número de Hogares Sustitutos en el departamento, que atiende a menores vulnerados sin discapacidad, asciende a 308.

Ibagué, Honda, Lérida, Líbano, Espinal, Chaparral y Purificación, son los municipios donde el Icbf tiene sus centros zonales y donde actúan 156 de los 308 hogares mencionados arriba. Sólo en la capital del Tolima existen 152 Hogares Sustitutos.

Gruesa inversión
La inversión que hace el Icbf a este programa en la región asciende a los 1.773.000 millones de pesos, de los cuales 875 millones se quedan para la atención de los hogares de la capital tolimense. Los dineros son invertidos en la manutención, la educación y la salud de los menores, y una parte es entregada a la madre sustituta.

Los menores de edad que llegan a los Hogares Sustitutos por un periodo de cuatro meses son evaluados y atendidos por un grupo interdisciplinario, que busca que la transición sea lo menos traumática posible y que el niño o la niña alcancen una estabilidad que les permita integrarse al seno de su nuevo hogar.

Los niños o niñas que llegan a los hogares están a la espera, de acuerdo a la edad, de un proceso de adopción o de retorno a sus hogares de origen siempre y cuando las condiciones lo permitan, si no es así, los menores se quedan en los hogares sustitutos o son adoptados por otras familias que estén en la capacidad de cumplir con las altas exigencias que el Icbf tiene estipuladas para asegurar que los derechos de los menores no vuelvan a ser vulnerados.

En la actualidad el Icbf hace un llamado a esos hogares que pueden y se sienten en capacidad de asumir una responsabilidad tan grande de adopción, para que se comuniquen a la línea 01800918080.

"Una amiga me contó del programa y ahora estoy con ellos"

Meisner Garibello, madre sustituta desde hace 10 años, recuerda que su primera experiencia no fue nada fácil. "Mi primer hijo sustituto fue una bebé prematura... (Lágrimas)... en casa nos apegamos mucho a ella, tenía que cargarla como 'bebé canguro', dormíamos con ella, durante el año que la tuvimos, se convirtió en nuestra adoración", señala Garibello emocionada ante el recuerdo.

Ella está segura de que entrega lo mejor de si y de su familia a estos niños que lo necesitan todo. Meisner tiene de su matrimonio dos hijos.

Después de su primera experiencia como madre sustituta vinieron otros menores que permanecieron con ella, algunos por cuatro meses, otros varios años.

"Hace poco tuvimos un niño que hoy está en Italia, mi esposo se apegó mucho a él porque el niño era muy especial con todos, especialmente con mi marido...en el caso de mis hijos ellos han comprendido bien la labor y el compromiso que tenemos, han sido un punto fundamental en todos los procesos que hemos vivido a lo largo de estos 10 años", asegura esta admirable mujer que hoy tiene a cargo dos menores de edad, una niña y un bebé.

Un ejemplo de superación

Esmeralda Gutiérrez Rodríguez fue en algún momento de su vida una de las tantas menores de edad que sufrieron en carne propia el olvido y el maltrato de su padre.

"Por el maltrato de mi padre una vecina nos trajo al Icbf, como en esa época no existían los hogares sustitutos nos llevaron a lo que se conocía como hogares de paso", señala Esmeralda, hoy una docente que trabaja con población infantil en alto riesgo de vulneración en la zona rural de Ibagué.

Pese a que Esmeralda reconoce que los cambios de hogar y las dificultades naturales para cualquier adolescente la hicieron pasar varios dolores de cabeza, también tiene claro que si no hubiera sido por el Icbf y Olga Mejía, su madre sustituta y con quien aún vive hoy, no hubiera podido salir adelante para convertirse en una mujer emprendedora, ejemplo de vida.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
3 de junio de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad