Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Renault hace otra 'Scala' en Corea

Sofasa recurre de nuevo a su socio coreano Samsung, de cuya planta trae este auto familiar con plataforma mecánica equivalente al Megane III y con motor de 1.6 litros, 110 caballos y tiempos variables

Por: Redaccin ELTIEMPO

Sofasa no se quedó atrás en la cadena de lanzamientos de las ensambladoras nacionales y presentó el tercer estreno en línea con un auto que es de alguna manera sorpresa, pues se trata de un vehículo de origen coreano, concretamente de Samsung, cuya propiedad monetaria e intelectual la comparte la alianza de esta marca francesa con Nissan. Hoy, el mercado mundial dicta leyes claras: se compra donde se consigue lo que se necesita y al precio que sea negocio y el intercambio de logotipos suple los apellidos.

Corea es hoy el proveedor masivo de autos de gama baja y media en Colombia. A través de las ensambladoras nos surten el Chevrolet Cruze, el Renault de Koleos y ahora el Scala además de todo el material de montaje de los Spark, Aveo y Optra. No hay que extrañarse, pues, de que Sofasa ya no nos tenga mirando hacia París sino a Seúl.

El Scala es un automóvil de la tipología del anterior Megane. Familiar, funcional, con muy buen baúl, el motor que toca y los accesorios que la gente espera para su rango. Está montado en la plataforma mecánica llamada 'C' que usan Renault y Nissan. Se conoce en Corea como el SM3 y en Nissan tiene varias derivaciones en la familia Bluebird como Sunny y Sylphy. Es esencialmente un Megane de la tercera generación, con otra ropa, y en algunos países se conoce también como Fluence. Por ahora, el nombre de Scala está en Colombia y México.

No se puede decir que en materia de carrocería este Renault esté en el nivel de diseño y modernidad que caracteriza sus autos originales europeos pero sí se alinea dentro de su teoría de ofrecer autos 'tercermundistas', de construcción fácil y precio popular.

Tesis hecha realidad con su propio lápiz en la familia Logan- Sandero y que ahora, al hacer uso de este carro de sus socios asiáticos, también se queda en una solución simplista.

Pero estos carros funcionan en los mercados pues siempre tienen el público que desea su transporte sin dificultades y bien atendido mecánicamente. En este sentido, el Scala tiene un chasís y suspensiones muy novedosos pues corresponden, como dijimos, al Megane 3 y es por consiguiente el más moderno de todos los Renault que ofrece Sofasa.

El diseño de las suspensiones delanteras es un McPherson convencional pero atrás sí tiene un puente rígido, con dos brazos de articulación y un mecanismo conocido como Watts, para mantener centrado el eje con respecto a la carrocería. Sin duda, la combinación genera una marcha mucho más suave y la reacción a los mandos de dirección es mucho más precisa, gracias al mejor apoyo de las ruedas traseras. Se destaca el silencio de funcionamiento de estos elementos, un resortado suave y bien confortable, pero la suspensión delantera se 'topetea' fácilmente en baches y obstáculos no muy escabrosos. Este genera golpes en los amortiguadores cuando llegan al máximo de su extensión o compresión.

La conexión con el piso se hace con llantas de tamaño 175/70 en rines 14 para el auto de caja mecánica y 185/65 en ruedas de 15 pulgadas, ambos de aluminio. El frenado es disco/tambor, asistido con ABS y con control electrónico de presión del hidráulico y sobre freno automático en detenciones de emergencia.

El motor es de otra familia con respecto a los Renault presentes en el ensamble de Sofasa. Se trata de un 1.600, cuatro cilindros, con una potencia de 110 caballos a 6.000 revoluciones. Sus novedades son que tiene tiempos de admisión y escape variables, está autorizado para usarse con gasolina corriente en cualquier altura ya que su relación de compresión es de 9.5 a 1 y que el acelerador es de mando electrónico. En nuestro ensayo, anotamos un consumo de 34 kilómetros por galón en el automático, cifra que debe ser considerablemente mejor con la caja mecánica de 5 marchas, cercana a los 40 kp/g o más.

La razón es que la caja automática es solo de cuatro marchas adelante y eso genera bastante hueco entre las relaciones por lo cual en las retomas el motor pide bastante acelerador y cuando recibe el cambio anterior, es brusco y ruidoso. Además, como sucede en el Cruze, el programa de la caja está previsto para que al soltar el acelerador en los cambios cortos, caiga siempre a cuarta con el fin de bajar las revoluciones y ahorrar gasolina.

Pero si hay que retomar la marcha, el regreso de la caja a segunda o tercera toma tiempo y buena dosis de pedal derecho, además no existe la función secuencial manual de la caja para suplir este bache, lo cual se va a extrañar mucho en carretera de montaña.

La potencia del motor es correcta, es flexible en toda la vuelta del tacómetro y la ficha técnica reporta una velocidad tope de 187 kilómetros con una demora de 10.3 segundos para llegar a 100 kp/h con la caja mecánica. Un carro normal.

El anti-Optra de Sofasa viene con los vidrios de mandos eléctricos, bloqueo central remoto, asiento del conductor regulable en altura al igual que el timón, airbags delanteros, exploradoras, display informativo del motor, radio con CD, MP3 y entrada auxiliar con controles desde el volante, aire acondicionado con climatización regulada (en el automático).

DESDE $40 MILLONES
El Scala se ofrece en dos versiones, cuyas diferencias son las cajas de velocidades. Con la mecánica de 5 velocidades vale 40 millones de pesos y para la automática de cuatro marchas adelante el precio anunciado por Sofasa es de 43 millones de pesos. Así las cosas, se sitúa exactamente en el mismo precio del Optra 1.6 -su objetivo fundamental- y al mismo nivel del Symbol II de lujo lo cual indica que la competencia empieza en la propia casa. ¿Sobrevivirán ambos?

Seguridad, un punto fuerte
toda la estructura del Scala está enfocada en ofrecer el máximo de seguridad, gracias a materiales de elasticidad y deformación controlados, timón con una estructura colapsible en magnesio para evitar lesiones y doble perfil de protección lateral en las puertas, uno en la parte baja y otro a la altura del hombro. tiene solo dos airbags delanteros, que es el equipo mínimo en esa materia.

FRASES

La carrocería es muy convencional. Uno de sus puntos fuertes es el gran volumen de baúl que ofrece, acorde con su vocación familiar y el buen espacio y altura que tiene la cabina para los pasajeros en la parte trasera.

El Scala se puede personalizar con accesorios oficiales como el GPS IGO8, Parrot para comunicaciones telefónicas manos libres, techo corredizo eléctrico sensores de parqueo y cojinería en cuero.

La caja automática de cuatro cambios adelante es una opción que cuesta tres millones de pesos adicionales. Las exploradoras son equipo de norma y los elementos exteriores vienen de serie, menos la aleta trasera y las direccionales en los espejos laterales.

La suspensión delantera es de diseño McPherson. La trasera tiene la novedad de los dos brazos que conectan el eje rígido y el sistema Watts que lo mantiene centrado en el chasís. La instrumentación se aparta de lo conocido y visto en los Renault de este tipo, pero ofrece la misma información.

Publicidad

Publicidad