Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cae empresario, por supuestos nexos con el cartel de Sinaloa

Una reserva para abordar un avión rumbo a la ciudad de Cancún, en México, pero sin tiquete de regreso precipitó la captura ayer en Bogotá de John Frank Bonilla Cristancho, propietario de una cadena de restaurantes y considerado por la Policía como uno de los principales testaferros de la organización del capo Javier Antonio Serna Calle, alias 'Comba'.

Bonilla, un bogotano de 40 años al que le dicen 'Ratón' o 'Mickey', es, para la DEA, el hombre clave de 'comba' para el lavado de dinero y la financiación de la banda 'los Rastrojos', su brazo armado en seis departamentos.

Además, dicen los investigadores, Calle Serna también le confió su representación ante el cartel mexicano de 'Sinaloa', liderado por el capo Joaquín 'el Chapo' Guzmán. Las autoridades estadounidenses y colombianas calculan que Bonilla alcanzó a manejar entre 5 y 10 millones de dólares mensuales, producto del narcotráfico.

Precisamente, ese era uno de los supuestos motivos del viaje del empresario a Cancún. Al parecer se entrevistaría con un contacto de esa organización mafiosa.

La Dijín señaló que Bonilla usaba como fachada para sus actividades un lujoso restaurante en Usaquén, norte de Bogotá, llamado Casa Azul, que, dicen, fue montado evocando la casa de la pintora mexicana Frida kalho.

Investigadores que le siguieron la pista cuentan que, pese a que vivía en un apartamento en un edificio ubicado en la exclusiva zona del parque de la 93 y a que poseía 10 carros, la mayoría marca Audi, manejaba un bajo perfil.

Las autoridades llegaron a Bonilla luego que un antiguo socio de 'Comba' decidió colaborar con la justicia de Estados Unidos y convertirse en testigo. Su captura es considerada por la Policía como un duro golpe a la red de narcos.

Su labor en la red de 'los Comba', dice la Dijín, consistía en coordinar el envío de dinero a Colombia. Además, siguiendo instrucciones de sus jefes, Bonilla introducía por etapas el dinero en el sistema financiero mediante inversiones legales.

Otra porción la repartía entre los miembros a cargo de la banda de 'los Rastrojos' en Norte de Santander, Nariño, Putumayo, Cauca, Valle y Atlántico para el pago de sus hombres, la compra de armamento y la adquisición de material logístico con el fin de custodiar y transportar los cargamentos de cocaína a los lugares de embarque en la costas pacífica y atlántica.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Justicia
Fecha de publicación
29 de marzo de 2010
Autor
REDACCIÓN JUSTICIA

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: