Publicidad

ARCHIVO

Domingo 26 de febrero de 2017

Multitudinario sepelio de niño que habría sido utilizado para cometer atentado

La comunidad marchó al lado del féretro del menor y elevó su voz de protesta e indignación por el método utilizado por organizaciones al margen de la ley.

Por: Redacci�n ELTIEMPO

El sepelio contó con el acompañamiento de miles de pobladores, autoridades civiles y de Policía de El Charco (Nariño).

Al menor se le estalló el explosivo en las manos cuando salió huyendo de las autoridades.

El pasado jueves, a las 3:35 de la tarde, el menor, que fue utilizado como correo bomba, se dirigió hacia la estación de Policía del municipio de El Charco, ubicado en la costa pacífica de Nariño, a tres horas en lancha desde Tumaco.

"Aparentemente, el menor se dirigía a la estación de Policía. Cuando fue requerido por uno de los agentes para una requisa emprendió la huida y el artefacto explotó y le causó la muerte de manera instantánea", contó el secretario de Gobierno de Nariño, Fabio Trujillo.

El cuerpo del niño, que acababa de salir de clases y que tenía puesto su uniforme, quedó destrozado y apenas se le reconocían las piernas.

La explosión del artefacto les causó, además, heridas muy leves al comandante de la estación, teniente Jorge Ramírez, y al patrullero Alexánder Lasso.

Igualmente, la onda explosiva alcanzó a generar daños parciales en cinco viviendas aledañas al puesto de Policía.

Se cree que la carga fue activada a control remoto.

Ayer, el ministro del Interior, Fabio Valencia, ofreció una recompensa de 100 millones de pesos para quien suministre información sobre los autores materiales e intelectuales que utilizaron al niño como correo humano.

Tenía 13 años y residía en el barrio San José de El Charco. Cursaba noveno grado en la Institución Educativa San Juan Bautista.

"Nosotros conocemos que el niño fue engañado: no tenía conocimiento de lo que estaba llevando. Fue utilizado como persona bomba porque activaron el artefacto cuando se acercaba a la estación policial", dijo el subcomandante del Departamento de la Policía en Nariño, coronel Ignacio Fajardo Robles.

"Es un hecho repudiable porque se utiliza a un menor de edad para que, mediante el engaño, movilice un artefacto explosivo", dijo el comandante de la misma institución, coronel William Montezuma López.

La pequeña víctima tenía 13 hermanos; ocho de ellos aún viven en El Charco. En el municipio lo conocían como 'el Ñato' y era famoso por hacer mandados; así se ganaba unos pesitos. Su familia es muy pobre y se tuvo que recurrir a la colecta pública para poder sepultarlo.

La directora del ICBF, Cecilia Chamorro, dijo que la unidad local del organismo ha brindado el apoyo psicosocial a la familia del menor.

PASTO

Publicidad

Publicidad