Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

40 ex militares colombianos hacen parte de la guerra de Afganistán

Les ofrecen hasta 4.500 dólares por mes. Los viajes duran hasta un año.

Las empresas que 'pescan' mercenarios para pelear las guerras más crudas del planeta rondan de nuevo por Colombia.

Blanca Luz Castro, una sargento retirada del Ejército colombiano, estuvo a punto de irse para Afganistán hace menos de un mes, pero finalmente se desmontó de un viaje que la iba a llevar al corazón de Asia a enfrentar un enemigo nada parecido a los guerrilleros o paramilitares que tuvo que combatir en Colombia: los talibanes.

El que sí tomó el vuelo fue su esposo, también suboficial retirado del Ejército, que forma parte de un contingente de 40 ex militares colombianos que en este momento están prestando diferentes servicios de seguridad en territorio afgano. Esa es la información que en este momento se maneja en círculos de militares y policías retirados y que también conocen organismos de seguridad, que están indagando sobre el caso.

Los dos fueron contactados por personas que ofrecieron engancharlos con la firma Blackwater, reconocida por reclutar ex combatientes y hombres de inteligencia de todo el mundo para custodiar instalaciones militares norteamericanas y cuidar personajes en Irak. Es la misma empresa que ha sido cuestionada por la prensa y el Congreso de Estados Unidos por denuncias de abusos contra civiles en las guerras del Medio Oriente.

La sargento Castro, quien se retiró de las Fuerzas Militares en el 2007, supo de la convocatoria el año pasado, por un mayor de Inteligencia al que había conocido en el Comando de la institución en Bogotá. Ella repite al pie de la letra la oferta: "¿Se acuerda de la gente que fue a Irak y volvió llena de plata? Hay un negocio igual, pero en Afganistán, y también están recibiendo mujeres. Son 4.500 dólares mensuales".

La 'legión colombiana'

Hace cuatro años, EL TIEMPO reveló que decenas de expertos ex militares, ex policías y ex agentes del CTI y del DAS formaban parte de un primer grupo reclutado para cumplir labores de vigilancia y seguridad en Bagdad. Muchos regresaron con quejas porque no les cumplieron lo que les prometieron, pero hubo otros más que hicieron hasta tres viajes.

Afganistán, donde Estados Unidos y su coalición no logran dominar a los talibanes y a sus socios de Al Qaeda tras siete años de guerra, es uno de los nuevos destinos de los ex militares colombianos.

Según cuenta Castro, tras el retiro del Ejército tomaron con su esposo la decisión de montar una frutería y ella se dedicó a vender productos de belleza por catálogo, pero como la plata no alcanzaba la oferta del mayor les quedó sonando. Después de algunas semanas decidieron que los dos se engancharían. Los niños quedarían al cuidado de los abuelos paternos por un año.

"Fuimos a una oficina en la carrera Séptima con 74 -relata la mujer-. Nos hicieron una entrevista individual, exigieron una serie de documentos y una certificación de un curso en Swat" (especialidad de combate y manejo de armas)".

Como no tenían ese entrenamiento, recurrieron a un centro privado. Les costó 10 millones de pesos, reunieron la documentación y se encontraron con otros militares retirados que también estaban aplicando para el trabajo.

"Después del curso volvimos con los papeles y a los cinco días nos respondieron positivamente. Compramos un seguro de vida que nos exigieron para poder viajar y empezó el trámite de los visados", agrega la sargento.

Cuando ya todo estaba listo, Blanca decidió desmontarse del viaje. "Aunque es algo legal, nos sentimos en verdad desprotegidos, porque el contrato estipulaba que no podíamos dar la cara y que si llegábamos a morir quedábamos en el más secreto y oscuro anonimato", asegura.

En los contratos que manejan esas empresas es usual que si hay incumplimientos atribuibles a los reclutados, incluso quede en entredicho la totalidad de la paga.

"Mi esposo sí viajó a finales de enero. Salieron por Caracas, de ahí a Atlanta, Dubai y luego Kabul. Cuando llegaron, lo primero que hicieron fue quitarles las cámaras fotográficas. Con él viajaron un ex detective del DAS, dos tenientes retirados de la Policía, otro militar y dos chilenos", dice la sargento Castro.

Desde entonces solo se ha comunicado dos veces. La última llamada fue la semana pasada y le contó que la misión era escoltar un convoy hasta un pueblo cercano a Kandahar.

Irak fue el primer destino

A mediados del 2006 se conoció la historia de un grupo de militares colombianos que habían viajado como contratistas a Irak, algunos de los cuales estaban prácticamente abandonados en Bagdad por el incumplimiento de sus contratos. En ese momento también se mencionó a Blackwater como la firma que los enganchó para llevarlos hasta el Medio Oriente.

Según denunciaron algunos, les ofrecieron inicialmente 4 mil dólares mensuales, luego en el contrato se estipuló una cifra de 2.700 dólares, pero finalmente les pagaron 1.000, menos de la mitad de lo que se ganaban en Colombia.

El trabajo para el que fueron contratados iba desde escoltar caravanas de carros que transportaban armamento y material militar hasta servir de escoltas a funcionarios, diplomáticos y gente de la CIA y otras agencias.

Y según el relato de los que viajaron, cerca de 150 hombres cumplieron labores de inteligencia y protección en Irak. Al menos uno de ellos, dicen, murió allí. Y en Colombia fue asesinado un ex oficial del Ejército que los reclutó.

Por qué se los llevan

Experiencia: Los militares colombianos son entrenados en tácticas de guerra irregular y pasan largos periodos en áreas de combate. La lucha contra la guerrilla y el conocimiento del secuestro y las operaciones de rescate son 'plus' de los colombianos.

Manejo de armas: El material bélico utilizado por las FF.MM. colombianas es avanzado. Son las mismas armas que usa la coalición de E.U. en Oriente.

Son más baratos: Los mercenarios de E.U. o europeos reciben hasta US$ 10 mil mes. Los colombianos van por la mitad o menos.

REDACCIÓN JUSTICIA
jinbed@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Justicia
Fecha de publicación
13 de marzo de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: