Líderes sociales del país se disputan el premio Cafam a la Mujer 2010

Líderes sociales del país se disputan el premio Cafam a la Mujer 2010

Las veinte mujeres nominadas a la distinción se destacan en sus respectivas regiones por ser protagonistas del desarrollo social, de ayudar a enfermos, a niños desprotegidos y a los más pobres.

3 de marzo de 2010, 05:00 am

Fueron 163 las colombianas que participaron en esta convocatoria, que llega a su versión número 22 y que se constituye en el galardón más importante que se les entrega a las mujeres del país. El nombre de la ganadora, que recibirá 20 millones de pesos, se conocerá el jueves 4 de marzo.

La representante por Bogotá, Luz Adriana Neira, está convencida de que la risa es una terapia efectiva contra cualquier enfermedad.

Creó la fundación Doctora Clown, que busca mejorar las condiciones emocionales de los niños enfermos.

Boyacá tiene como embajadora a una mujer que, como buena campesina, lucha por el bienestar de la población rural. Juliana Niño lidera proyectos agropecuarios que además de generar el sustento ayudan a unificar a las familias alrededor de los oficios del campo.

Las representantes de Caldas y Huila, Lina Marulanda y Mercedez Lizcano, también le apostaron a la agricultura como herramienta de construcción de tejido social.

El bienestar y la recuperación emocional de las mujeres y los niños víctimas de la violencia y del narcotráfico es la obra de Josefina Perdomo, la postulada por el departamento de Caquetá.

Después de la muerte de su padre, víctima de la violencia, Jenny Mildred Vásquez decidió reemplazarlo en el liderazgo comunitario que él tenía en su barrio, en Popayán (Cauca). Montó proyectos que benefician a familias desplazadas por la violencia en temas como modistería, pollos de engorde y panadería.

Quindío, Sonia Quintero, trabaja en el fomento del afecto en los niños y Putumayo, Liliana Chanchí, ayuda a la rehabilitación de personas con adicción a las drogas.

Una religiosa podría ser la próxima Mujer

Cafam Colombia. Es la hermana Evelia Salazar (Córdoba), fundadora del Liceo Pupo Jiménez, donde estudian 1.200 niños y jóvenes de familias de escasos recursos.

La representante de Cundinamarca, Gethsy Álvarez, transformó su tragedia personal en su proyecto de vida. Durante 10 años estuvo en el mundo de las drogas y en 1998 creó la Asociación Cristiana Talita Cumi, donde ha ayudado a rehabilitar a 278 mujeres drogadictas.

Por su parte, Francisca Córdoba, del Chocó, pasó de ser una partera más a convertirse en enfermera, profesión que le ha permitido ayudar a las mujeres de su tierra.

Janeth Valencia, del Valle, ayuda a las víctimas de cáncer y sida; Diana Portela, del Tolima, trabaja con la población discapacitada y Ruth Isaac, de Sucre, vela por la niñez desplazada por la violencia.

El maltrato es el tema de Senith Cáceres, de Santander, mientras que su colega de Risaralda, Luz Toro, se hizo abogada siendo discapacitada y ahora lucha por esa población.

La escogida por Magdalena, Marina Peña, apoya a enfermos de epilepsia y la representante del Meta, María Lilia Gutiérrez, vela por la tercera edad. Por su parte Adriana Santacruz, de Nariño, le apostó a las confecciones y al arte con sentido social.

Lucía de La Cuesta Londoño (Antioquia), espera obtener el primer lugar con una iniciativa que fomenta la sana convivencia en las zonas marginadas de Medellín y de municipios vecinos.

REDACCIÓN VIDA DE HOY