Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Sólo el 23 por ciento de los profesores novatos pasó el examen para ascender en escalafón salarial

Esta fue la primera prueba de calidad a maestros que entraron al sector público hace cinco años.

La primera prueba nacional  para saber qué tan buena es la nueva generación de maestros del sector público determinó que la gran mayoría no tiene las capacidades necesarias para merecer un aumento de sueldo.

De cada cuatro maestros que se inscribieron a la llamada evaluación de competencias  para mejorar  el estatus en  el escalafón,  solo uno logró pasar el examen. Y aunque  el Ministerio  de Educación afirma que el resultado de la prueba del pasado 24 de enero no implica sorpresa, pues en parte este examen pretendía que solo pasaran los maestros muy buenos, tanto el gremio de los docentes como universidades y expertos en pedagogía dicen que sí hay motivo de preocupación, sobre todo por tratarse de la primera señal formal que el país recibe sobre la calidad de sus nuevos maestros. Una generación que tiene la particularidad de que el 20 por ciento son profesionales que no tienen título de licenciados.

A la prueba se presentaron 33.490 de los cerca de 53.688 profesores de todo el país que ingresaron al sistema estatal entre el 2004 y el 2009. De ellos, 29.225 querían un aumento de sueldo dentro de su mismo escalafón salarial (hay escalafón 1, 2 y 3, cada uno con categorías a, b, c y d) y los demás habían acreditado nuevos estudios, lo que les permitiría subir de escalafón y, por consiguiente, mejorar su sueldo.

Hasta ahora, los resultados que se conocen son los del grupo mayoritario de 29.225 docentes. 

El Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional, encargado de preparar y evaluar las pruebas, entregará los datos restantes, aunque se proyecta que alrededor del 20 por ciento pasó.

¿Les fue bien o mal?

Según Cecilia María Vélez, ministra de Educación, hay que analizar los resultados teniendo en cuenta que para aprobar el examen era necesario acertar el 80 por ciento de las preguntas, y por el momento no se sabe cuántos de los profesores que reprobaron están por encima del 60 por ciento, que significaría un buen resultado.

Además, advierte que la evaluación era voluntaria y que para presentarla se requería haber aprobado las evaluaciones anuales de desempeño.

"Estamos garantizando que los mejores maestros son los que están entrando (al sistema).
De 120 mil que presentan las pruebas pasan 20 mil. Y hay una percepción de que sí está llegando gente mejor preparada", argumenta la Ministra, quien, sin embargo, observa que es necesario "mejorar las facultades de educación" y que "uno no sabe qué tan laxo es el sistema evaluando el desempeño (de los nuevos maestros)".

El problema es que, si están entrando los mejores maestros, los resultados de la prueba de enero no los respaldan, sugieren fuentes como Carlos Arturo Sandoval, decano de Educación de la Universidad de Antioquia.

"Hay una conjugación de aspectos complejos -dice Sandoval-. Sería recomendable revisar la pertinencia del instrumento de evaluación: Cómo realmente lograr que los resultados de esas pruebas reflejen el desempeño de las personas". Y agrega: "

La gente que se ha formado en las facultades de educación en general el balance es positivo. No es tan positivo para quienes no se formaron dentro de esas facultades".

En este último punto, Sandoval y expertos como Rosa Julia Guzmán, directora de la Maestría en Pedagogía de la Universidad de la Sabana, no citan los resultados de las pruebas -por carecer de datos- sino el acervo de casos que conocen.

'Falta capacitación'

"La pedagogía se da de manera teórica y práctica: aprender enseñar y confrontarse con los niños de carne y hueso. Eso solamente lo puede entender una persona con formación pedagógica", dice Guzmán.

La ministra de Educación contra argumenta que, además de representar una minoría, los profesionales no licenciados no son nombrados sin que sepan enseñar. "Obligatoriamente todos han hecho un curso de pedagogía. Que los hayan hecho marca 'Gato' es problema de las universidades que los hicieron".

Para la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), hay una promesa no cumplida del sistema estatal a los maestros: apoyo a la formación. Indica -al igual que los encargados de analizar las pruebas- que es llamativo que solo unos 4.000 docentes hayan acreditado estudios nuevos en sus, al menos, tres años de servicio.

Rafael Cuello Ramírez, presidente encargado de Fecode, dice que, por el escaso aumento de sueldo que significa ascender en el escalafón, "no es rentable para un maestro hacer una maestría; la relación costo-beneficio no lo amerita".

Y las facultades de educación, además, piden un mejor seguimiento a los 'profes' novatos para garantizar que el sistema escolar público no les quede grande.

Cifra:

5.265reclamaciones por los resultados de la prueba había recibido ayer al mediodía la Universidad Nacional, a menos de un día de publicados. Eso representa un 18 por ciento de personas inconformes.


La prueba corrobora los estereotipos del docente colombiano

Las comparaciones iniciales del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) muestran que, al igual que cuando los alumnos presentan exámenes de Estado, los profesores de regiones apartadas y de pequeñas poblaciones son los que más bajo desempeño tienen.

Las grandes ciudades (como Bogotá, Bucaramanga, Barranquilla y Medellín) tienen un mejor nivel, en parte porque en ellas se concentra la mayor cantidad de facultades de educación, el mejor acceso a tecnologías y las mejores instalaciones, según el CID.

Las diferencias entre algunas capitales y sus respectivos departamentos también son notorias. Por ejemplo, mientras Bucaramanga es la segunda ciudad capital con mejor desempeño, el resto de Santander estuvo por debajo del promedio. En el caso del Magdalena, Santa Marta obtuvo 7 puntos más que el resto de municipios vecinos.

A propósito de la región Caribe, es notorio el hecho de que la mayoría de entidades territoriales quedó por debajo del promedio. Caso aparte es Quibdó (Chocó), cuyos docentes quedaron rezagados del resto del país.

Édgar Alfonso
REDACCIÓN VIDA DE HOY

Publicación
eltiempo.com
Sección
Educación
Fecha de publicación
2 de marzo de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad