Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Reunión de altos mandos en la Alcaldía para solucionar el paro de transportes

Al encuentro asisten el director de la Policía Nacional, Óscar Naranjo; el comandante de la Policía de Bogotá, general César Pinzón, y 44 representantes de las 60 empresas que se encuentran en paro.

Además, se anunció que aún no está definido que se levante la medida de pico y placa para este miércoles y que la decisión se tomará a las 5 de la mañana, teniendo en cuenta la situación de la ciudad.

También se filtó que hay 40 personas detenidas por los disturbios de esta tarde. 

Apetrans reiteró esta tarde que el paro de buses continúa indefinidamente, luego de una fallida reunión con el Ministerio de Transporte.

La reunión entre ese gremio, que representa al 20 por ciento de los propietarios de buses en la ciudad, y la Alcaldía no arrojó ningún resultado, por lo que la ciudad completará mañana tres días sin oferta de transporte público colectivo.

En el sector de Suba La Gaitana (Transversal 127 con calle 122), la Policía se enfrentó con un grupo de manifestantes que apoya a los conductores de buses. El Esmad tuvo que persuadir la protesta con gases lacrimógenos y detuvo a diez menores y un adulto.

Además, la Policía incrementó el número de uniformados en los portales de Transmilenio para evitar bloqueos.

Aunque antes del mediodía se había anunciado un reestablecimiento del servicio, eso no ocurrió porque los grandes empresarios dicen no tener garantías para poner a rodar sus buses, ante el temor de que sean destruidos por vándalos. 

Incluso, uniformados de la Sijín le siguen la pista a supuestos hombres en moto que estarían amedrentando a los conductores que desean sacar sus buses y que forman parte de las grandes empresas que han decidido no respaldar el paro de Apetrans.

El alcalde, Samuel Moreno, les recordó a los líderes de las protestas que las puertas del diálogo siempre han estado abiertas, pero que no va a ceder a las presiones, además que las empresas de transporte que no presten el servicio en Bogotá podrían perder su personería jurídica.

"No podemos ceder a las presiones, ni mucho menos permitir que millones de personas desafortunadamente se vean afectadas por la actitud intransigente de estas personas (líderes del paro), afirmó el mandatario.

Sobre las acciones violentas de algunas personas, el burgomaestre afirmó "¿Usted cree que una persona que coge a piedra una ruta alimentadora de TranMilenio tiene algo que ver con este tema del paro? Eso es total y absolutamente inaceptable. Ya hay personas judicializadas".

Los taxistas rechazan el Sistema Integrado de Transporte y además critican el incumplimiento por parte de la Administración Distrital de los convenios suscritos anteriormente sobre comparendos.

Varios sindicatos de taxistas apoyan esta medida y el transporte intermunicipal también está vinculado.

El presidente del Sindicato Nacional de Taxistas, Herminson Bermúdez, señaló que están abiertos al diálogo pero remarcó que en algunas ocasiones se han reunido con el Secretario de Movilidad y él no ha solucionado sus problemas.

Los organizadores de la protesta dicen que será pacífica y no están planificados bloqueos de vías de la ciudad.

Desde el lunes, el paro de buses, convocado por pequeños transportadores, paralizó la ciudad, colapsó TransMilenio, redujo las ventas del comercio a la mitad, terminó con 33 detenidos, miles de personas sin movilizarse, decenas de buses apedreados y la amenaza de que a la protesta se unan los taxis.

El paro fue promovido por Apetrans, un sector que agrupa al menos el 20 por ciento de buses de la capital, pero que logró paralizar el servicio. ¿Dónde estaban los grandes empresarios?, ¿los que supuestamente han acordado con el Distrito el arranque del Sistema Integrado de Transporte?, son preguntas que siguen en el aire.

Los 'paganinis' del paro

Como siempre los mayores afectados por los paros son los ciudadanos de a pie que tuvieron que hacer peripecias para movilizarse por la ciudad.

Se calcula que el 42 por ciento de la población bogotana, que es la que se moviliza a través del transporte público, se vio 'a gatas' para ir a sus trabajos y luego para retornar a sus hogares.

El comercio fue uno de los mayores afectados por la medida. Muchos empresarios tuvieron que cerrar sus establecimientos ante posibles disturbios. De hecho, las ventas disminuyeron un 62 por ciento. "Esta situación afectó gravemente la economía de la ciudad. Fue más grave que un `Día sin Carro' ", dijo Francisco Ochoa Palacio, representante de Fenalco.

La venta de gasolina en Bogotá también disminuyó de forma considerable. "El primer día de paro hicimos un balance y dedujimos que bajó en un 37 por ciento la venta de gasolina", dijo Álvaro Ramón Younes, presidente de la federación Colombiana de Distribuidores Minoristas de Combustibles (Fedispetrol). 

Varios colegios también perdieron toda una jornada de estudio. Según la Secretaría de Educación en las localidades de Usaquén, Tunjuelito, Kennedy Puente Aranda hubo una reducción considerable de docentes y estudiantes y en Engativa no hubo clase en la mayoría de las instituciones.

Lo mismo pasó con los colegios privados, pues solo trabajó el 40 por ciento de los mismos. "A mi hermana y a mí nos devolvieron ayer  del colegio San Bartolomé por nuestra seguridad", contó la estudiante de la institución privada.

El sector salud también hace parte de la lista de afectados. La Secretaría de Salud informó que a raíz del paro se disminuyó en un siete por ciento la consulta externa. "En una institución de nivel 3 se reciben en promedio 300 consultas, de esas 40 fueron canceladas", dijo Manuel Villamizar, director del Centro de Regulación de Urgencias de Bogotá.       

¿Cuál es el meollo del problema?

Detrás del paro de buses en Bogotá, hay dos asuntos de fondo en los que la Alcaldía, de entrada, no aspira a hacer concesiones. Al menos eso es lo que asegura, con tal de hacer realidad, el próximo año, el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

El primer asunto tiene que ver con las ganancias mínimas establecidas para 11.700 propietarios de buses en la capital del país.

Hoy ellos tienen afiliados sus vehículos a las 66 empresas que tienen rutas asignadas y ganan de acuerdo a lo que recauden sus conductores en el día.

Pero en la licitación del SITP -que divide a la ciudad en 13 zonas para ser operadas por igual número de empresas y que será adjudicada en julio próximo-, el Distrito fijó una ganancia mínima mensual durante 24 años para cada uno de esos propietarios, dependiendo del modelo de sus vehículos.

Así, por ejemplo, al dueño de un bus modelo 2009 se le deberá pagar una renta mensual de 1'480.417 pesos. Y aquí está el principal reclamo de un reducido sector de pequeños propietarios agrupados en Apetrans (Alfonso Pérez, Luis Aguilar, Martha Ramírez y Jairo Pinilla) que piden una renta superior, alegando que en la actualidad, con el mismo ejemplo del bus modelo 2009, pueden ganar 3 millones mensuales.

El segundo punto en discordia es el precio que se les pagará a los propietarios de los buses por sus vehículos si deciden no participar del SITP y abandonan el negocio.

El secretario de Movilidad, Fernando Álvarez, sostuvo que estas discusiones se deben dar durante las audiencias de los pliegos.
Afirmó que incrementar la renta mínima mensual podría impactar directamente en la tarifa que pagarán los usuarios en el SITP.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
28 de febrero de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: