Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Se inician los trabajos de recuperación de las lagunas Charco Azul y el Pondaje de Cali

En las cristalinas aguas de las lagunas de Charco Azul y El Pondaje se cumplieron las pruebas de canotaje durante los Juegos Panamericanos realizados en Cali en 1.971.

  Hoy, 39 años después, de esos espejos azules solo queda el recuerdo.

"Eran muy extensas, tenían corriente y las rodeaban árboles gigantescos. No puedo olvidar ese bellísimo color azul claro de sus aguas. Ahí solíamos pescar los domingos con mi papá", dice con nostalgia Patricia Fernández, de 38 años.

Las pruebas de canotaje de 1971 serían las últimas que se realizarían en estas lagunas ubicadas en el oriente de Cali, en el Distrito de Aguablanca. Las tierras agrícolas que las rodeaban empezaron a ser invadidas y la mano del hombre terminó  llenándolas de escombros, de basuras y de aguas residuales, hasta que los espejos de agua desaparecieron.

Un informe de la Contraloría Municipal del 2001 señalaba que, por la degradación de las aguas, no se encontraron ni insectos en su forma larvaria. De flora solo quedaba la higuerilla, la pringamoza, la dormidera, pastos de guinea y algunos chiminangos. También se lograron ver torcazas, periquitos de anteojos, azulejos, pechirojos y gorriones.

Jaime Bonilla, quien fue uno de los primeros que llegó  a la invasión de Cinta Sardi, justo al lado de Charco Azul, dice que las que abundan ahora son las culebras y que muy de vez en cuando se puede ver alguna tortuga.

Pero no todo está perdido. En este 2010 empezarán los trabajos de recuperación de las lagunas para que no solo se pueda remar en ellas, sino para que cumplan con su función reguladora de aguas lluvias, como lo hacían antes de que fueran invadidas.

Durante el primer trimestre las Empresas Municipales de Cali (Emcali) comenzarán con las obras. La Corporación Autónoma Regional del Valle (Cvc), desde el pasado primero de diciembre, empezó  a adecuar el terreno para acceder a ellas e instalar la maquinaria.

En una primera fase Emcali invertirá20.000 millones de pesos, recursos que saldrán del Fondo de Capitalización al que aportan todos los caleños vía tarifa, y la Cvc invertirá5.600 millones que provienen de la sobretasa ambiental.

Para la labor paisajística, que queda en manos del Dagma, se destinarán otros mil millones de pesos y Corpocuencas aportará300 millones para el componente social.

El gerente de Acueducto de Emcali, Jorge Enrique Á ngel, dice que estos primeros trabajos de recuperación se tomarán un año. El contrato ya está adjudicado y a principios de febrero arrancarán las obras.

La recuperación total de las lagunas demandarácerca de 160.000 millones de pesos.

Poco a poco
Las lagunas de Charco Azul y El Pondaje almacenaban 680.000 metros cúbicos de agua, volumen que se vio restringido a 70.000 metros cúbicos por las basuras, por los escombros y por el crecimiento urbanístico. Hoy la zona huele feo, a caño.

En la primera fase de recuperación habrá que reubicar unas 400 viviendas de invasión.

Lo que se busca es recuperar su capacidad hidráulica y su función de regular el sistema de aguas lluvias en el sector oriental de Cali para acabar con las inundaciones en la parte final de las comunas 6, 14,  21 y 13.

Primero se trabajaráen la laguna de Charco Azul. El ingeniero Hernando Devia, de la Cvc, dice que lo primero será extraer los lodos. La entidad se encargará de dragar 89.000 metros cúbicos y Emcali retirará otros 210.000 metros. 

Para empezar a recuperar el volumen, las aguas lluvias que llegan al Canal Autopista se desviarán hacia la laguna.

En el Canal se instalarán dos tuberías de 2,10 metros de diámetro y 800 metros lineales que permitirán recoger 40 metros cúbicos por segundo de las aguas lluvias que viajan por él.

"Ya no entrarán al canal sino que irrigarán la laguna, el agua se irá soltando poco a poco para evitar el impacto", explicó  Ángel.

"Será muy bueno porque con una laguna el sector se valorizaráy a nosotros nos reubicarán", dice José Canizales, de 40 años y natural de Condoto, en el Chocó. Vive en la zona de invasión de Cinta Sardi, donde nacieron dos de sus hijos.

El monstruo
La zona donde están las lagunas de Charco Azul y El Pondaje siempre se inundó. En 1954, cuando se creó  la Cvc, se construyeron unos diques para interceptar las aguas de los ríos Cañaveralejo, Lili y Meléndez y se dio paso al Distrito de drenaje de Aguablanca.

Hasta la década del 70, cuando se desencadenó  la invasión por parte de inmigrantes del Pacífico vallecaucano, nariñense y caucano, la zona conservó su vocación agrícola.

La laguna de Charco Azul que puede ocupar 9,97 hectáreas está invadida por los asentamientos de Belisario Betancourt, Cinta Sardi y Charco Azul y rodeada por los barrios de Villa del Lago y Marroquín I.

La de El Pondaje ocupa 15 hectáreas y la rodean los asentamientos de Nuevo Horizonte, Villablanca y Belisario Betancourt, así  como los barrios de Marroquín III, El Laguito y La Paz.

Precisamente, en Charco Azul, fue donde surgió  la leyenda del monstruo de la laguna. Decían que llegaron a encontrarse 100 muertos en el fondo y que los cuerpos no salían hinchados por efectos del agua, sino encogidos y que todos eran hombres y ninguno de la zona.

Si bien pudo ser parte del imaginario de sus propios habitantes, también existe una versión de que los 100 muertos fueron verdaderos y que fueron producto de la violencia, de los inicios del narcotráfico.


 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
16 de enero de 2010
Autor

Publicidad

Paute aqu�