Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El hombre que revivió la vida en el parque S. Bolívar

Convirtió un lote baldío en el espacio deportivo y cultural más importante de los bogotanos.

Todos esos senderos misteriosos del parque metropolitano Simón Bolívar y visitados a diario y los fines de semana por miles de bogotanos, son obra de un 'gigante' de la arquitectura: Arturo Robledo Ocampo.

Nació en Manizalez (Caldas) el 2 de noviembre de 1930. Después de graduarse de bachiller en el Instituto del Carmen en Bogotá, 1946, Robledo empezó estudios de arquitectura en la Universidad Nacional.

Su tesis de grado: 'Nuevo campus para la Universidad de los Andes', escrita con sus compañeros de clase Hans Drews e Ignacio Piñeros, marcó el inició de una carrera brillante.

Su primer cargo fue en la conocida firma Cuéllar Serrano Gómez, donde se desempeñó como director del proyecto para las obras de la Siderúrgica Nacional de Paz de Río, en Belén (Boyacá).

En 1958 estuvo al mando de la construcción de los edificios de la planta de Tibitoc de la Empresa de Acueducto de Bogotá y localizada en el municipio de Zipaquirá.

Luego trabajó en la Sociedad Robledo Drews y Castro Ltda., y con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La etapa más interesante en su vida profesional fue su trabajo en la consolidación del parque Simón Bolívar.

En 1982, Robledo hizo la revisión del Plan Maestro y la preparación de los decretos de adopción de los mismos, que le dieron forma a este escenario, tan bogotano como el puchero.

Ese enorme terreno pintado de verde que en la época era comparado con un lote baldío lleno de ratas y ladrones, fue el lienzo del arquitecto Arturo Robledo para diseñar lo que hoy en día es el parque metropolitano Simón Bolívar.

Comenzó, en 1983, con los planos detallados de la plaza central y el relieve de la zona central.

Tal vez el mejor legado que dejó Robledo fue el trazado de senderos y el proyecto de arborización.

Por último, en 1985, Robledo trabajó el tema de los muros cercanos al lago, el acueducto, el canal, la terraza y el puente.

Su calidad en el dibujo le permitió trabajar en la consolidación del diseño del colegio Inem de Kennedy, en el sur de la ciudad.

Para Gabriel Escalante, del Archivo Histórico de la Universidad Nacional y conocedor de la vida y obra de este 'Pensador de la ciudad', Robledo siempre estuvo separado del funcionalismo puro en arquitectura y trascendió a la propuesta de nuevas formas estéticas en concordancia con los espacios.

De ahí el uso de tendencias artesanales. como el ladrillo, invocando exclusivamente intereses estéticos".

El arquitecto Robledo fue, en suma, un visionario de la ciudad en términos de desarrollo a largo plazo y no sólo por su trabajo con el parque Simón Bolívar sino con los planos detallados de tres manzanas del conjunto residencial Nueva Santa Fe de Bogotá, construido tras la demolición del tradicional barrio de Santa Bárbara.

El resto del proyecto fue del reconocido y ya fallecido arquitecto Rogelio Salmona.

Robledo también fue miembro del grupo de consultores designado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos para acompañar a Roberto Londoño en la definición del proyecto de reconstrucción del Palacio de Justicia.

Uno de sus últimos proyectos fue el conjunto residencial Calle 100, con 318 espaciosos apartamentos que se vendieron rápidamente y cuya última etapa fue terminada en 1993.

En 1991 fue profesor de arquitectura de la Universidad Nacional. Murió en Bogotá hace dos años.

Agradecimientos a Gabriel Escalante, del Archivo Histórico de la Universidad Nacional.

Opine sobre la serie Grandes Pensadores de la Ciudad y proponga uno en el correo: albfor@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
5 de noviembre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�