Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Ya estábamos en seis de las siete bases'; afirma William Brownfield, embajador de E.U. en Colombia

Asegura que, a pesar del ruido, no serán muchos los cambios con el nuevo acuerdo militar y reconoce que se falló en la manera de presentar el tema en el país y en el vecindario.

Artículo 4; párrafo tercero. Eso es lo que repite, como un mantra, el embajador William Brownfield cuando se le pregunta por las reservas de los vecinos frente al acuerdo militar que este viernes firmaron Colombia y Estados Unidos. En esa parte del acuerdo, dice Brownfield, quedó expresamente consignada la prohibición de realizar cualquier operación que rebase las fronteras colombianas.

El embajador norteamericano asegura que, a pesar del ruido, no serán muchos los cambios con el nuevo acuerdo militar. Dice que incluso aunque la base de Manta hubiera seguido funcionando en Ecuador se habría realizado la negociación con Colombia y reconoce que se falló en la manera de presentar el tema en el país y en el vecindario.

¿Qué significa la firma de este acuerdo, que tiene la tinta todavía húmeda?

Usamos una buena pluma y creo que la tinta durará por lo menos 10 años, el término del acuerdo. Quizás una manera de responder sería explicar qué no significa este acuerdo, que tiene la firma de tres ministros y de este humilde servidor. No representa bases de E.U. en Colombia.

No representa colaboración nueva: es la misma que hemos tenido por 10 años bajo el Plan Colombia, contra la droga, el terrorismo y la delincuencia internacional. Tampoco representa un acuerdo totalmente nuevo, porque se trata de una modernización de acuerdos que ya existen.

Y no representa aumento de presencia militar de E.U.: en este momento son cerca de 250 militares, ese número está bajando y creo que seguirá bajando por razones presupuestales. Y no es un acuerdo con impacto extraterritorial: dice explícitamente el Artículo 4, párrafo tres: este acuerdo no contempla actividades fuera de Colombia.

¿Había una deficiencia en los anteriores acuerdos?

Yo no diría deficiencia, es que operábamos bajo acuerdos firmados en la época de la Guerra Fría, cuando Truman era presidente de E.U. y Stalin era el líder soviético. Era una colaboración muy distinta a la actual. La idea era tener un acuerdo que reconoce y refleja la colaboración que hacemos en el Siglo XXI. Lamento sí la manera como este acuerdo ha provocado tanto comentario público en muchos países, pero la lógica de un acuerdo más moderno es buena.

Firmado el acuerdo este viernes, ¿cuándo estarían llegando nuevos equipos y nuevo material de Estados Unidos?

Cuidado con eso. Yo hablo en serio cuando digo que no vamos a ver casi ningún cambio. Vamos a ver la misma colaboración, las mismas tripulaciones, aviones y misiones después del acuerdo. La diferencia es el acuerdo, es más claro y preciso en términos del tipo de colaboración. Si ustedes pudieran consultar con la gente que vive alrededor de las bases no les dirán que han visto nada diferente a lo que venía pasando.

¿Y la parte que no ve un vecino de una base, como compartir información de inteligencia en tiempo real?

Lo que tenemos es un acuerdo que dice explícitamente que vamos a compartir la información y la inteligencia, que el Gobierno colombiano tendrá un representante suyo en cada avión, en cada plataforma (aviones de inteligencia). Hacíamos eso ya por los anteriores acuerdos, ahora hacemos mención explícita.

¿De los equipos que había en Manta (Ecuador), qué ha llegado a Colombia?

Este acuerdo y estas negociaciones no han tenido ninguna relación explícita con la situación de nuestra base en Manta. En otras palabras, habríamos negociado este acuerdo con presencia nuestra o sin ella en Manta. El único cambio que veo yo es que de las siete bases mencionadas hay una donde no hemos tenido presencia en el pasado: Palanquero.

En las otras hemos estado y hemos colaborado con mucho entusiasmo. Veremos misiones de corta duración, como en los últimos años, plataformas que estarán por días, semanas o meses. Termina la misión, la plataforma vuelve a E.U.

¿Eso no es darle un tono apenas notarial al acuerdo?

Por eso digo que lamento hasta cierto punto la manera como hemos manejado esto en el escenario público. Ha sido una gran tormenta en una pequeña tasa de té. No es más o menos, es exactamente la misma colaboración del pasado. Pudimos haber manejado la comunicación de manera diferente. Pero quiero ser muy claro: no va a haber colaboración o misión distinta a las de los últimos 10 años. Ni un miembro de las FF.AA. o policial de E.U. entrará al país sin autorización explícita de las autoridades colombianas.

¿Qué tipo de misiones harán?

Este acuerdo contempla misiones y plataformas de recolección de información de inteligencia, bien para 'escuchar' electrónicamente o para 'mirar' electrónicamente. Contempla operaciones marítimas, normalmente conjuntas, principalmente en aguas internacionales. Habrá quizás operaciones más sofisticadas que las que del pasado: eso es una buena noticia para Colombia y E.U., y mala noticia para los narcos y terroristas. Cada plataforma y cada buque tendrá un representante colombiano a bordo.

¿Nunca se verá una operación con norteamericanos armados?

Nunca, nunca, nunca. No vamos a participar en las operaciones militares de Colombia, primero, porque es mala política; segundo, porque hay restricciones legales del Congreso de E.U. Y principalmente, porque sus FF.MM. son hoy las más sofisticadas de la región. No necesitan que nadie venga.

¿Qué han hecho sin Manta?

No estoy en posición de dar una respuesta detallada. Las misiones las hacemos desde otros lugares. Hay lugares en América Central y el Caribe que permiten, tal vez con menos eficiencia, apoyo para operaciones en esa zona.

Para el Pacífico ha sido más complicado: más actividad por buques y menos por plataformas aéreas, y algunas misiones con apoyo y permiso de otros países. Recuerden que no se acabó la colaboración Ecuador-E.U., lo que acabó fue el uso de Manta para misiones regionales. El impacto sobre Colombia es nulo.

¿Cómo ve, tras las reuniones de Unasur, el ambiente en la región?

No voy a hablar específicamente de países o gobiernos. Lo que yo he detectado en las últimas cuatro o cinco semanas es una disminución en el volumen de esta discusión, incluso algunos comentarios positivos en términos del derecho de los dos gobiernos a un acuerdo bilateral, y sobre el tema de aceptar las garantías.

Y uso esta palabra, garantías, porque la secretaria de Estado Hillary Clinton mandó un mensaje escrito y específico a cada uno de los 12 cancilleres de Unasur antes de la reunión de Bariloche. Ella dijo que este acuerdo no contempla ninguna actividad extraterritorial fuera de Colombia y que no representa amenaza a la soberanía de otro estado. Es la palabra de la Secretaria de Estado de Estados Unidos.

El ruido regional ha bajado, pero no en todas partes. ¿Qué puede decir sobre la preocupación de Venezuela de que lo que se busca es tener el 'ojo' de E.U. sobre ese país?

No me corresponde hacer comentarios sobre otros Gobiernos. Pero puedo decir que el texto del acuerdo dice claramente, en el Artículo 4, párrafo 3, que no hay nada contemplado que permita operaciones fuera del territorio nacional de Colombia.

Figuras de cierta importancia en mi país, como el señor Obama y la señora Clinton, dicen que este acuerdo no amenaza a ningún país de la región. Cojamos un mapa y verifiquemos: no hay ninguna base cerca de la frontera colombiana con ningún país, y tampoco específicamente cerca del país vecino del este.

Hemos colaborado intensamente con Colombia por 10 años y que sepa yo, jamás, nunca, hemos tenido un incidente al otro lado de la frontera. Tenemos reglas que no nos permiten acercarnos a las fronteras y un historial perfecto en ese sentido. Eso respondería hipotéticamente a cualquier persona que vea este acuerdo como amenaza.

¿La actividad desde las bases controlará vuelos de narcos que salen por la frontera oriental de Colombia?

Es una colaboración para conseguir información e inteligencia sobre esos movimientos. Sí podemos identificar y ubicar los vuelos que pasan por espacio aéreo colombiano que van hacia otros países, pero la responsabilidad de interceptar sería de la FAC.

Tal vez las preocupaciones de allá tengan que ver con que los radares puedan oír lo que se dice más allá del río...

No haré comentarios sobre posibilidades hipotéticas. Pero son los mismos sistemas, las mismas plataformas y las mismas personas de ayer los que operarán mañana.

Uno de los temas polémicos es la inmunidad para el personal de E.U. ¿Qué cambiará con el acuerdo?

La cuestión de inmunidad no ha cambiado. Sigue igual que en 1952, 1962 y 1974. De hecho, es más clara porque habla del tipo de colaboración y de las operaciones que hacemos en el país. Inmunidad diplomática es un concepto que ha existido desde Helena de Troya. Yo gozo de inmunidad porque soy el representante de otro país, pero eso no significa impunidad. Si yo cometo la estupidez de violar la ley de Colombia estoy sujeto a un juicio en Estados Unidos por mis actos.

El acuerdo dice algo explícito: que los militares y sus dependientes (familiares) estarán sujetos a investigación y que habrá colaboración entre los dos sistemas legales. En ese sentido es un avance.

Pero vean estas cifras: en los 10 años del Plan Colombia pasaron por el país 10 mil militares y 10 mil contratistas. Durante esos 10 años y 20 mil personas hemos tenido seis casos de delitos supuestamente cometidos por militares y contratistas de E.U. Eso sería 0,3 delitos por mil personas en 10 años. Cualquier ciudad del mundo que tuviera una cifra de delincuencia tan baja como esa sería la más segura. Yo como embajador tengo la obligación de asegurar cumplimiento de las normas y leyes de Colombia y mi objetivo es reducir ese número de 6 a 0, pero estamos hablando de una tasa de delincuencia que sería un milagro en cualquier parte del mundo.

Brownfield no descarta nuevos radares

¿No habrá nuevos radares?

El acuerdo no contempla ningún sistema específico. Pero los dos gobiernos sin duda hablarán en el futuro, puede ser de radares. Eso es algo hipotético.

Ya hubo un viejo acuerdo sobre radares que pasaron a manos de Colombia recientemente...

Estuvimos hace un mes más o menos en Tres Esquinas (Caquetá), en una ceremonia en la que transferimos el control de un sistema de radar a Colombia. Son sistemas que ya tienen varios años y están dedicados a monitorear vuelos ilícitos sobre Colombia, desde La Guajira hasta el sur. Sus resultados han sido muy positivos y en este momento están 100 por ciento controlados por personal de Colombia. Y que sepa yo, no oímos ni una palabra de crítica o de protesta por esos radares, ni antes ni en la ceremonia de transferencia de su operación.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
31 de octubre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: