Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Jóvenes son madres por 48 horas en plan piloto para reducir el embarazo adolescente en Fontibón

Se les entrega, durante dos días, una muñeca que remeda las necesidades de un bebé.

El pasado viernes, Katerine Romero estaba afligida en su salón de noveno grado del Colegio Distrital Costa Rica. Tenía que devolverle al Hospital Fontibón la 'bebé' de 1 mes de nacida que había recibido, dos días antes, como parte de un experimento que el plantel había iniciado sobre la maternidad. "Es que parece una hija de verdad", dijo nostálgica.

La 'recién nacida' era, en realidad, una muñeca simuladora que pesa 3 kilos y 300 gramos; que remeda a la perfección llanto, gemido, succión, respiración, tos y risa de un recién nacido; que delata los sacudones y los malos cuidados y que, en esas 48 horas, había puesto a Katerine a trasnochar y a madrugar por los teteros y el cambio de pañales. La 'bebé' estaba programada para esas exigencias.

El uso del muñeco con sensores y aplicaciones informáticas para actuar como un recién nacido, hace parte del plan piloto 'Piénsalo bien' que la alcaldía local y el Hospital de Fontibón -con el respaldo de la Secretaría Distrital de Salud (SDS)-, iniciaron, en mayo pasado, en el Colegio Distrital Costa Rica.

La nueva estrategia tiene una finalidad: reducir los embarazos en los adolescentes a través de la simulación de la paternidad y la maternidad. Así, ellos, autorizados por sus padres, deben tener un 'bebé' por 48 horas en la casa con todos los cuidados y, si en ese lapso les toca ir a clase, cargarlo en el bus y llevarlo al colegio.

El año pasado en la ciudad hubo 573 menores de 14 años embarazadas -11,2 por ciento más que en el 2007- y 20.709 adolescentes de 15 a 19 años en igual estado.

Para quebrar esos registros, Diana Pulido, coordinadora del plan, les enseña a los estudiantes qué es la paternidad y la maternidad, y les programa los muñecos para que, entre otras cosas -como sucede en la vida real- lloren una o varias veces en la madrugada, por alguna necesidad.

El muñeco, por sus componentes electrónicos, registra si lo dejan llorar mucho tiempo, los días y horas exactas de los retrasos en las comidas, mal sostenimiento de la cabeza, posiciones inadecuadas y otras molestias. El 'niño' sólo reconoce a la 'madre' o al 'padre' que se escoja para que lo atienda, porque tiene una manilla electrónica codificada para ese fin.

Hasta ahora, 239 estudiantes de los grados 8o. al 10o. del colegio han pasado por la prueba. Todos han llegado a la misma conclusión: "Tener un bebé tan joven y en el colegio es muy tieso. Es mejor esperar a estar más grandes para tener un hijo".

'No se puede tener un hijo tan rápido'

"Cuando me entregaron a la 'bebé' en el colegio, me puse muy nerviosa. Es igual a una niña de verdad y no sabía como sostenerle la cabeza sin lastimarla . La llevé a mi casa y fue cuando empezó a llorar. No sabía como calmarla, pero finalmente adiviné qué era. Necesitaba que la mecieran", cuenta Katerine Romero.

Y agrega: "Esa primera noche que pasé con mi 'hija', lloró mucho y no me dejó dormir. Corrí para darle el tetero y la acosté después en mi cama. En la mañana, volvió a llorar pero como tengo el sueño tan pesado, no me desperté rápido y me demoré en darle el tetero. Eso quedó registrado en el sistema y me quitó puntos (había que hacer 100 que significaba que la niña se había cuidado bien). Me di cuenta que con los niños hay que tener mucha paciencia. ¿Qué lección me deja? Que es mejor no tener niños tan rápido, tan chiquitas, porque necesitan mucho cuidado y plata para alimentarlos y cuidarlos bien".

LUCEVÍN GÓMEZ E.
REDACTORA BOGOTÁ
lucgom@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
26 de septiembre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad