Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Tras las huellas del mohán está un diseñador gráfico obsesionado con el mito de ese 'hombre animal'

En el ferry 'Florentino Ariza', Leonardo Comba recorre pueblos ribereños en busca de historias.

En Troncoso no están tranquilos. En este caserío de pescadores, a orillas del río Magdalena, dicen que el mohán se baña muy cerca y a la vista de todos. De hecho, en este pueblo de calles destapadas es común escuchar historias de sus apariciones.

"Yo lo vi y hablé con él", asegura Juan de Jesús Arrieta, un pescador de 69 años. "Es como un animal", insiste y explica cómo transportó al mohán en su lancha, hace cuatro años, sin sentir miedo.

Su historia es respaldada por varios niños, que dicen haber sido asustados por esta presencia entre Troncoso y Troncosito, caserío vecino.

Incluso, Víctor Hernández, otro pescador de 77 años, canta las décimas sobre el 'hombre-animal': "En el brazo de Mompox dicen que sale un mohán. Él sale desde Pan Pan navegando a San Cenón".

Llega la expedición

Hasta Troncoso llegó el martes pasado Leonardo Comba, atraído por los rumores sobre el mohán. Este diseñador gráfico boyacense ha dedicado la mitad de sus 33 años a la música popular, y los últimos 12 a seguirle los pasos a este personaje legendario, cuyas historias se conocen desde Tolima hasta Bolívar.

"El mohán es más que un mito o una leyenda: es parte de la realidad de los pobladores del río Magdalena; es un elemento más de la naturaleza, como los peces; es un habitante del agua", dice Comba.

Esas fueron las razones por las que él decidió hace más de una semana embarcarse en una expedición por el Magdalena, a bordo del emblemático ferry 'Florentino Ariza'.

Junto a Comba, en la expedición 'Bicentenario: gritos que cambiaron la historia', viajan 15 artistas, convocados por la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, de Bogotá.

Los expedicionarios retratan, desde Honda (Tolima) hasta Cartagena (Bolívar), las historias de los habitantes y su relación con el Magdalena, el río que hace casi 200 años fue aliado en la victoria que le dio la independencia al país.

Comba quiere ir más allá: pretende encontrarse con la leyenda y confrontar la 'realidad' del mohán a través del relato de los pescadores.

"Ha sido todo un reto, porque según la zona, los testimonio de qué es y cómo es cambian", asegura.

Explica que mientras en el norte del Tolima lo llaman 'el Compadre' y tiene la apariencia de un indígena, en el sur de ese departamento lo asocian al Diablo y su presencia anticipa desgracias.

Un mito con mil caras

Más allá, abajo del río, ya su aspecto cambia: en Barrancabermeja (Santander), lo muestran alto y corpulento; en San Pablo (Bolívar) dicen que es un hombre con el cuerpo peludo; en Tenerife (Magdalena) es una mezcla de animal y hombre, y en Troncoso (Bolívar) tiene cara de pez, la cabellera larga y es bajito. En algunos sitios, incluso, dicen que tiene manos y pies al revés y que camina hacia atrás.

Todos coinciden en que se hace a la orilla del río o está en los peñascos y sorprende a los pescadores lanzándose contra el agua.

Además, los pobladores dan por hecho que el mohán roba mujeres desprevenidas que se bañan o lavan ropa en el río. Y algunos insisten en que también hay una mujer mohán, que en algunos lugares llaman 'la Mohana' y que, como una sirena de río, enamora a los hombres y se los lleva a las profundidades.

Más allá de la ficción

No obstante, el historiador momposino Antonio Taboada Fernández dice que el mohán es solo una historia popular, un personaje mitológico que nació de los indígenas y que era usado por las abuelas para atemorizar a los nietos.

"Estaba la figura indígena del Maiyán, que tomó el nombre de mohán. Era un aborigen, un brujo, y después fue tomando la figura del mohán, de un personaje mitológico", explica Taboada, vicepresidente de la Academia de Historia de Mompox.

"El mohán no es bueno ni malo, es solo un ser del río", explica Comba, quien durante todo el recorrido busca testigos, registra sus hallazgos en una bitácora de navegante y trata de llegar a los lugares donde dicen que ha aparecido para, incluso, dejarle ofrendas de tabaco, ron y sal, como se acostumbra en Ambalema (Tolima), donde el diseñador pasó parte de su infancia.

"Yo era como un hombre anfibio: vivía entre la tierra de Sogamoso y el agua del río Ambalema", señala. Allí, finalmente, lo 'atrapó' la historia del mohán.

Comba encontró el último rastro del mohán en Tenerife (Magdalena), se extravió al adentrarse más al Atlántico y lo perdió en Bocas de Ceniza, donde el Magdalena se confunde con el Caribe.

"Allí las historias son otras", dice. Aun así, dejó allá, con los pescadores, el tabaco y el ron que le sobraban de la expedición.

CARLOS IBARRA SOCARRÁS
REDACTOR DE ADN
MOMPOX (BOLÍVAR)

Publicación
eltiempo.com
Sección
Nación
Fecha de publicación
26 de septiembre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad