Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Ninguna revocatoria de mandato ha prosperado en los casi 15 años de creación de ese mecanismo

La Registraduría contabiliza 30 procesos que han llegado hasta las urnas, desde 1994, cuando se expidió la Ley 134, que los reglamenta.

La revocatoria de mandato les da a los ciudadanos la posibilidad de exigirles resultados a sus alcaldes y gobernadores, ninguna ha prosperado.

La principal dificultad que han enfrentado los promotores es que no sólo deben alcanzar la mitad más uno de los votos obtenidos por el mandatario, sino cumplir, además, el umbral, es decir, que en la jornada participe el 55 por ciento de los votos válidos de la elección del mandatario.

Aún así, este año se han radicado 30 solicitudes, de las cuales ya se realizaron cuatro procesos (el último tuvo lugar en Somondoco, Boyacá).

Del total de peticiones que ha recibido en el 2009 la Registraduría; cinco esperan fecha (Pradera y Palmira, en Valle; Montelíbano, en Córdoba; Líbano, en Tolima, y Curillo, en Caquetá); tres están en revisión de firmas, entre ellas Tunja, y 18 más fueron rechazadas, incluida Cúcuta.

En el caso de Bogotá, a través de Facebook y de la Internet, un grupo de jóvenes quiere revocar el mandato del alcalde Samuel Moreno, pero a esa intención le falta un largo camino por recorrer, en el que el primer paso es completar un mínimo de firmas (el 40 por ciento de los 920.013 votos con que fue elegido Moreno), exigido por la Registraduría para tramitar la solicitud. Los promotores habían anunciado que presentarían 500 mil firmas en septiembre, pero hasta ahora lo no han hecho.

Esta no es la primera ocasión que buscan revocar a un alcalde mayor. En el 2005 intentaron con Lucho Garzón y antes había sucedido algo similar con Enrique Peñalosa. Ninguno superó la etapa de recolección de firmas, es decir, fracasaron en el primer paso.

Se temía un desbordamiento

En opinión de los expertos, la cifra de revocatorias efectuadas dista mucho de la que se llegó a pensar cuando el proyecto de ley era estudiado en el Congreso.

"En ese momento se temía un desbordamiento en la utilización del recurso", explica Antonio Lizarazo, ex magistrado del Consejo Electoral y profesor de mecanismos de participación ciudadana de la Universidad del Rosario.

La Fundación Foro Nacional por Colombia calcula que, desde la creación de ese instrumento de participación, se han registrado más de 100 intentos de revocatoria y sólo un poco más de la cuarta parte ha llegado a la última instancia (a las urnas). El resto se quedaron en el camino.

¿Por qué no ha prosperado ninguna revocatoria? Las causas son varias y pasan hasta por la falta de una cultura de la participación.

Humberto de la Calle, ex ministro del Interior y ex magistrado de la Corte Suprema, considera que los requisitos de la ley "son razonables" y dice que los resultados obtenidos en la aplicación del mecanismo muestran que en Colombia no hay una "verdadera cultura de participación".

"Es la apatía para participar y la falta de sentido verdaderamente democrático y de apropiación de lo público", señala De la Calle.

Una posición similar tiene el constitucionalista y ex alcalde de Bogotá Jaime Castro, quien defiende la norma y dice que el hecho de que ese instrumento esté en la ley no quiere decir que se tengan que caer todos los gobernadores y alcaldes a los que les piden la revocatoria. "Es un ejercicio democrático válido y hay que respetar el resultado de las urnas", afirma.

Para Castro no existe una única explicación sobre por qué ninguna revocatoria ha prosperado. "Puede ser que los porcentajes de la norma son exigentes, el desconocimiento de la figura, que quienes convocan no recogen la mayoría o la poca cultura de participación", señala.

El ex magistrado Lizarazo considera, en cambio, que el "pobre balance" no sólo es de la revocatoria de mandato, sino también de todos los mecanismos de participación ciudadana. En su opinión, han resultado más efectivos los consejos comunales del presidente Uribe, a pesar de que no están en la norma.

Lizarazo defiende la revocatoria, pero dice que en la ley hay ambigüedades, como tener entre las causales la "inconformidad general". Y añadió:

"Cuando se apruebe la reelección de alcaldes y gobernadores ese mecanismo va a adquirir mayor importancia, y debe ser revisado y ajustado".

Este criterio lo comparte Fabio Velásquez, de la Fundación Foro Nacional por Colombia y experto en participación ciudadana y gestión pública. Para Velásquez, el gran problema no es que la oposición promueva esos procesos, ni la falta de una cultura de participación, sino la misma Ley 134, porque establece requisitos "engorrosos, prácticamente imposibles de cumplir".

"Hay que flexibilizar la norma, para facilitarle a la gente la utilización de ese instrumento, pero no se puede llegar al punto de que haya una revocatoria cada año ni, como ocurre en Bolivia, que los concejos tengan esa facultad, sino a un punto medio", señala el experto.

El origen son las 'peleas' locales

La última convocatoria se realizó contra el alcalde de Somondoco (Boyacá), Cristian Alberto Fernández. En ella los promotores necesitaban un umbral de 1.110 sufragios, pero solo participaron 320 ciudadanos, y de ellos 306 votaron por el sí y 5 por el no.

"Lo que sucede es que los que siempre habían estado turnándose el poder no habían podido asumir la derrota y se dieron a la tarea de poner a una pequeña parte de la comunidad en mi contra", afirma Fernández.

Pero otra cosa asegura Yebraíl González, gestor de la revocatoria. Según él, la votación fue muy baja por la intimidación que ejercieron el Alcalde y contratistas sobre la comunidad. "Este proceso se adelantó por los malos tratos del Alcalde hacia los campesinos y la comunidad", explica.

En el caso de Cúcuta, que no superó la revisión de firmas, Leonardo Villamizar, promotor de la revocatoria de la alcaldesa María Eugenia Riascos, afirma que "más que por incumplimiento del programa de gobierno, se intentó por insatisfacción general".

La Alcaldesa, por su parte, dice que detrás de la intención por separarla del cargo estuvieron sectores políticos y ex funcionarios, entre ellos el ex alcalde Ramiro Suárez.

*Con información de Boyacá 7 días y Redacción Cúcuta.

GUILLERMO REINOSO R.
EDITOR REDACCIÓN EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
20 de septiembre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: