Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Pócimas para atrapar el amor

Fueron populares en la época medieval. Pero hoy, en pleno siglo XXI, todavía muchos acuden a pociones mágicas para el amor.

La etiqueta de uno de los frascos dice: "Oh, esencia de garrapata, yo te pido que así como la garrapata se le pega a la vaca, se me pegue el amor de xxxx (decir aquí el nombre del amado/a) y que, donde quiera que esté, se desespere por mí". Otro frasco dice: "Dulce como esta miel atrapahombres ha de ser xxxx (decir aquí el nombre). Yo atrapo su corazón con el mismo poder de Santa Marta que atrapó el dragón. Así, será atrapado en cuerpo y alma".

Una mujer alta, morena, se debate entre las dos esencias. No se decide entre comprar la de garrapata o la atrapahombres. Está en el centro bogotano, calle décima, carrera novena, en una de las tiendas esotéricas que llenan el sector. Es mediodía. Jueves.  

-¿Qué tan efectivas son? - le pregunta a la vendedora. Del otro lado del mostrador aparece la respuesta, sencilla, casi automática, seguro de tanto repetirse:

-Eso está en la fe que sumercé le ponga.

El local empieza a llenarse -los clientes entran, chismosean, miran, compran, salen- y la mujer recibe el consejo de otra compradora:

-Esta me sirvió más -y señala la atrapahombres-. Se me fue el que tenía, pero llegó el que era.

Resuelta la duda, paga y sale con su esencia envuelta en un plástico.

***

Una hora más tarde, la vendedora, Marcela, tiene más tiempo para sentarse y contar que además de esencias aquí se venden jabones, polvos, velones, perfumes, aceites, aerosoles, en fin, cuanto producto haya para llamar y mantener el amor. La demanda crece en meses como este, septiembre, por el día del amor y la amistad; también en diciembre, cuando todos se preparan para el inicio de un año.

-¿Qué es lo que más compran?

-Todo lo que sirve para conseguir amor -responde Marcela, y hace un recorrido rápido por las vitrinas-. Está la leche de la mujer amada, las esencias de solomíoserás, de venamí, de Afrodita. Depende de lo que necesite. Si quiere amor, está la esencia de llamadera, por ejemplo. Si ya lo tiene y lo quiere proteger, está la de pegapega.

A Marcela le gusta recomendar la leche de la mujer amada. La clásica, afirma. Su etiqueta dice: "Atracción y seducción. Desarrolla el dominio de la mujer". Para salir de una 'tusa', ofrece los polvos del olvido, que vienen en un sobre blanco y solo se necesita -explica- aplicárselos en los zapatos. Para separar una pareja, está la esencia de tesepararé. Para que la pareja no tenga amantes, la rechazamozas. Para arreglarle el genio al novio, la amansaguapos. También funciona sumar esencias: uno de los 'combos' más buscados es el de  Afrodita más leche de la mujer amada más la pegapega. Con esta fórmula, dicen, no hay pierde.

No estamos en la Edad Media.

Pero casi.

***

En la misma calle del centro, calle peatonal, hay otras cuatro tiendas esotéricas. Pedro es el vendedor de uno de estos locales. Trabaja de lunes a sábado, de mañana a noche. Según su experiencia, la idea que se tiene de que son las mujeres y no los hombres las que buscan y usan estos productos es muy equivocada. "Aquí vienen mujeres y hombres por igual", afirma.

La mayoría de sus clientes, cuenta, ha visitado con anticipación a algún consejero en estas lides esotéricas y llega sabiendo lo que va a comprar. "La gente viene recetada", dice. Para los que no, Pedro tiene un manual -bien trajinado ya- con el que los asesora. Entre los productos quemás vende está el polvo de quereme, el de venamí y el de corderitomanso, que "sirve para doblegar a la pareja de carácter fuerte; a los novios alevosos", dice y sonríe. El precio de cualquiera de los productos oscila entre los dos mil y seis mil pesos. Accesible, para tanto que prometen.

Cuando Pedro se refiere a la efectividad de estas esencias, su respuesta es similar a la de Marcela: "Eso depende de la energía que le ponga. Si le pone energía, funciona". Y agrega: "La gente cree que esto es solo para nosotros, los ignorantes. Pero no. Aquí también vienen hombres muy educados y señoras muy elegantes. Lo que pasa es que, por vergüenza, no lo cuentan".

En este local hay velones para usar durante las relaciones sexuales; hay una esencia llamada palitodematrimonio, que tiene "propiedades para atraer a la persona amada", perfume de Afrodita, de sietemachos, miel de la pasión. Un alto porcentaje de los productos que venden estos locales son importados de Venezuela.

***

Filtros de amor. Pócimas. Pociones. "Preparaciones con poderes mágicos que buscan producir determinados sentimientos en las personas". (Por usar cosas menores quemaron a unos cuantos en la Inquisición).

La Iglesia católica, desde muchos siglos atrás, ha reprobado su uso. En el siglo XII, por ejemplo, el empleo de estas fórmulas amorosas era considerado un crimen y, en algunos países, quienes las usaban corrían el riesgo de ir a prisión por emplear "herramientas del diablo". Pero ni la más dura persecución logró hacerlas desaparecer. Claro que en los tiempos medievales la lista de sus ingredientes podía incluir sangre, partes de animales (corazón de palomas, entre ellos) y otras cosas innombrables (por lo sucias). Ahora, por lo menos las que son públicas, no pasan de ser perfumes o jabones.

En la mitología clásica fueron Medea y Circe, sobre todo, las que sabían manejar esta suerte de encantamientos. Mediante hierbas y magias, Circe convirtió a hombres en bestias. Medea, por su parte, se deshizo de varios 'enemigos' con venenos que ella creaba y salvó a otros con pociones de amor. Y está Afrodita. En fin. El tema ha recorrido la historia. Cuentan que Cleopatra logró que sus tantos hombres se enamoraran de ella gracias a las esencias mágicas que les ponía a escondidas en la comida.

Uno de los filtros de amor más antiguos, según contaba un libro de hechizos, era el siguiente: verter tres gotas de sangre del dedo meñique de la mano izquierda en una bebida y, en una noche de luna llena, dárselo a tomar a aquella persona que se quiera enamorar. Otra fórmula que también llegó a ser muy popular (esta buscaba la fidelidad) era regar hierba de regaliz en polvo sobre las huellas de la pareja.

***

¿Sirve todo esto? La lógica dice que no. La lógica dice que todo esto suena más a embuste que a verdad; a negocio en el que unos ganan y otros pierden la plata, el tiempo y la ilusión. Para la psicología, quienes buscan estas ayudas adolecen, sobre todo, de inseguridad en sí mismos. Otros piensan que con su uso están rondando los límites de la hechicería. Sin embargo, en los asuntos del amor las cosas muchas veces no tienen sentido.

Margarita, de 32 años, empleada, cuenta por qué llegó a un local y compró las esencias de llamadera y de pegapega: "Mi novio me terminó y yo todavía lo quiero. De pronto esto me sirve para que él vuelva". Es la primera vez que va a usarlas y está a la expectativa. Mientras no le haga daño a otro, que guarde una esperanza.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
17 de septiembre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�