Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Con los mejores polvos sí que duramos / Sexo con Esther

14 es el número de parejas sexuales que, según una encuesta, tienen las asiáticas a lo largo de su vida. En eso son campeonas, pues las europeas apenas llegan a 10, con todo y lo liberadas que son.

No sé si lo de las asiáticas es mucho o poco, pero el récord me parece insustancial. Si me atengo a lo que cuentan algunas amigas, que de dientes para afuera dicen ser Mesalina pese a que sé bien que pasan por sequías bravas, me toca poner en duda los resultados de la encuesta.

Si hay algo sobre lo que hombres y mujeres alardean es sobre su imaginario rendimiento en la cama. ¿Que no? Quiero ver al primer cuarentón capaz de reconocer abiertamente que ha habido veces en las que su mejor amigo no se levantó ni para saludar, pese a que hay estudios que dicen que uno de cada dos caballeros en estas edades tiene algún grado de impotencia. ¡Nunca! ¡A todos Nacho Vidal les queda pequeño!

Ellas no se quedan atrás: algunas investigaciones sugieren que cuatro de cada diez se jubilan, de la cintura para abajo, sin haber conocido un orgasmo.

No puedo dejar de preguntarme si será por pura insatisfacción que las asiáticas saltan de cama en cama; razones no les faltarían, pues otro estudio indica que sus hombres, comparados con los de otras latitudes, lo tienen muy chiquito. Visto desde el otro lado, cabe otra duda: ¿No serán ellas las aburridas?

La reflexión sí que es pertinente, pues la mencionada encuesta de la Sociedad Europea de Ginecología también dejaría mal 'parados' a los latinos: sus mujeres dicen tener, en promedio, 12 parejas sexuales a lo largo de su vida. ¿Será por fogosos o por aburridos?

Las gringas ponen sus cuentas en 11 parejas; curioso, si se tiene en cuenta que sus hombres clasifican entre los más sosos. Insisto en que no se puede creer en estos estudios, porque no hay modo de garantizar que los encuestados no busquen lucirse con el entrevistador (o dárselas de mojigatos) y no aclaran si el cambio de pareja es porque les gusta mucho el aquello o porque el tedio invade sus camas.

Creo que no nacimos para hipotecarnos a una sola pareja, pero es claro que con los mejores polvos duramos más. ¡Hasta luego!

ESTHER BALAC
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Salud
Fecha de publicación
11 de septiembre de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: