Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Una 'Super Burbuja': Land Cruiser 200 de Toyota

Con más de 58 años de historia a cuestas, la nueva Land Cruiser llegó con un motor biturbo diésel, V8, de 4.4 litros que rinde 235 caballos y dos versiones, Elite o Imperial, desde los 299 millones.

Está disponible en versiones Elite e Imperial, que van desde los 299 millones de pesos y dan acceso a un sofisticado aparato en materia de tracción, transmisiones y frenos. Con un gran desempeño, pues llega a 210 kp/h, no pierde habilidades de aceleración o todoterreno.

La Land Cruiser 200 es la octava generación de la saga de esta familia de 4x4, la más famosa y mejor reputada que hay en el mercado. Un cambio de fondo en un vehículo tan trascendental para Toyota tenía que venir acompañado con modificaciones de fondo, que se inician con la propuesta de un poderoso motor, como siempre, pero esta vez diésel. Bajo el ardiente sol de la ciudad musical de Colombia, Ibagué, sobre una interminable pista de aviación, Distoyota la puso a disposición de la prensa para poderle exprimir todo su nuevo contenido mecánico y funcional.

De acuerdo con la fábrica, los ingenieros y diseñadores trabajaron sobre un concepto que subiera a la vieja Land Cruiser 100 a lo más alto del segmento Premium de ese sector de la industria automotriz.

Después de las diferentes pruebas de velocidad, frenado y eslalom, pudimos conocer y reconocer los diferentes componentes que le dan a esta nueva generación de burbujas 100 puntos más en su nombre.

Para comenzar, los japoneses le dieron a la Land Cruiser 200 un rediseño estético que, a simple vista, muestra unas líneas y un frontal mucho más redondo y moderno que le dan un aspecto agresivo, imponente, deportivo y elegante, sin perder su estilo tradicional que ha caracterizado a sus antecesores durante casi 60 años de vida.

Con solo ver las tres camionetas de prueba parqueadas los cambios exteriores fueron evidentes en algunos aspectos como los enormes espejos laterales. Una particularidad que hay que comentar pues parecen exageradamente grandes pero son excelentes para parquear y mover esta camioneta de 4,950 metros de largo y 1,970 de ancho. Pero en carretera y en las estrechas calles de los pueblos del país, son asustadores y generan inseguridad al calcular un sobrepaso o la cercanía de un vecino. Aunque es solo cuestión de costumbre.

El aumento de tamaño también se ve y beneficia en el habitáculo. La burbuja 200 tiene capacidad para llevar, muy cómodamente, a 8 pasajeros más 259 litros de equipaje. Cuenta con tres filas de asientos, dos completamente abatibles que dan un espacio para cargar hasta 1.267 litros. Los diseñadores no solo se esforzaron por darle mayor capacidad de carga y agrandar su espacio interior sino que también le pusieron todo el lujo y tecnología que siempre acompaña este tipo de camionetas. Combinaron el espacio y la funcionalidad con la calidad de un sedán de lujo, basados en los detalles de un Toyota Camry.

El equipo interior incluye aire acondicionado el cual, según la fábrica, enfría la cabina en menos de tres minutos a través de los 28 ductos de ventilación (14 más que la versión anterior), estratégicamente puestos para ventilar las tres filas de asientos.
Además, cuenta con varios espacios para guardar desde bebidas hasta documentos.

El tablero y el equipo de sonido hacen una gran diferencia entre la versión básica Elite e Imperial. En la primera el tablero solo trae los
instrumentos de lectura análoga normales, mientras que la Imperial viene con instrumentos digitales que despliegan varios datos importantes del carro, el sistema de audio es una versión limitada de JVC único para Toyota y trae un dispositivo especial para conectar el iPod en la consola central.

En cuanto a seguridad, la camioneta incluye airbags de doble etapa frontales con sensor de peso para regular la intensidad de apertura y bolsas de cortina para la segunda y tercera fila con sensores que detectan el ángulo y la velocidad del impacto, de manera que se abren solo en el momento de accidente y no, por ejemplo, en una prueba de "off-road" extremo en la cual la camioneta deba inclinarse. El equipo de seguridad depende de la versión y, obviamente, es la Imperial la mejor equipada pues cuenta con 10 airbags: 2 adelante, 4 laterales y 6 de cortina.

2.715 kilogramos de peso neto, un tanque con capacidad para 24,6 galones, toda la bocelería, tecnología y el lujo, su gran capacidad de carga, sumada a un chasís de acero de alta tensión 40 por ciento más rígido en torsión y 20 por ciento mejorado en flexión, solo pueden ser detenidos por un gran freno de disco de 17 pulgadas y un sistema ABS. Este último fue diseñado especialmente para las camionetas multiterreno, pues detecta el tipo de suelo sobre el cual se conduce y lo ajusta.

Para mover todo este material fue necesario que Toyota le diera a la nueva generación de Land Cruiser un motor V8, diésel, de 4.461 cm3., con dos turbocompresores de geometría variable e intercooler, que rinde 235 caballos a 3.600 rpm y hace que se logre una velocidad máxima de 210 kp/h (según la fábrica pues en la práctica no se alcanzaron), con un torque de 66,71 kg entre los 1.800 y 2.000 rpm.

Los japoneses incluyeron, además, una última tecnología desarrollada para la transmisión, automática de 6 velocidades con control hidráulico de alta presión el cual, en teoría, permite una respuesta más rápida del embrague y, en la práctica, obtiene unos cambios mucho más suaves. Para destacar, la transmisión incluye Super ECT (Super Electronically Controlled Transmission), un control que reduce la cantidad de cambios realizados en subidas o bajadas, con el fin de hacer una conducción más placentera, y el Al-Shift Control, que ajusta el patrón de cambio del vehículo (más confortable o más deportivo) para mayor comodidad de los pasajeros.

Tienen también la posibilidad de conducción de la caja en posición semiautomática secuencial, ideal y necesaria para aprovechar bien la potencia y pique del motor, de tal manera que hace ágilmente los sobrepasos en carretera de montaña.

Entre sus facultades todoterreno la Land Cruiser 200 cuenta con un sistema de tracción Full-Time 4WD con un nuevo diferencial central tipo Torsen LSD, evolucionado de sus antecesores, el cual permite que las llantas delanteras giren a una velocidad diferente de las traseras repartiendo la fuerza de manera independiente a la velocidad de giro de los ejes. La novedad está en que el diferencial de acople viscoso (LSD) Torsen puede enviar más energía a la llanta que más tracción tenga. Ideal para terrenos húmedos.

La Land Cruiser 200 está disponible en el mercado en versión Elite, por 249 millones de pesos e Imperial por 336 millones. Distoyota ofrece, como novedad de este segundo semestre del año, para su portafolio de productos, garantía de 3 años o 100.000 kilómetros y mantenimiento gratis.

Publicación
motor.com.co
Sección
Motor
Fecha de publicación
24 de agosto de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�