Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

La azarosa vida del sicario que asesinó a Luis Carlos Galán, Jaime Eduardo Rueda Rocha

Estaba al frente de 150 paramilitares y era escoltado por 26 'pájaros' (asesinos), cuando el entonces Grupo de Operaciones Especiales de la Policía (Goes) lo abatió en un operativo.

 

Rueda Rocha murió en un enfrentamiento armado con el comando de Inteligencia que le siguió los pasos durante varios meses, la madrugada del jueves 23 de abril de 1992, al llegar a un restaurante después de una noche de parranda.

Paradójicamente, el sitio donde se registró el operativo está ubicado en la misma bomba de gasolina donde en mayo del año pasado la Policía capturó a Miguel Ángel Mejía Múnera, alias 'el Mellizo'.

Allí, en un restaurante llamado La Variante, en la vía que comunica a Honda (Tolima) con La Dorada (Caldas), murió un policía, otros dos uniformados resultaron heridos y cayó abatido Rueda Rocha y los 10 guardaespaldas que lo acompañaban, la mayoría ex militares que se habían enrolado en las filas de los 'paras' del Magdalena Medio.

Rueda Rocha era natural de Yacopí (Cundinamarca) y después de haber sido guerrillero de las Farc desertó para convertirse en jefe de un grupo de 'pájaros' o sicarios de su pueblo, conocido como 'los Negritos'. Fue así, como 'pájaro', conoció a Gonzalo Rodríguez Gacha, 'el Mejicano', quien lo envió al Magdalena Medio para que fuera entrenado por el mercenario israelí Yair Klein.

Alonso de Jesús Baquero, 'el negro Vladimir'; y John Jairo Velásquez Vásquez, 'Popeye', el jefe de sicarios del cartel de Medellín, le contaron a la Fiscalía que en la reunión en la finca de 'el Mejicano', conocida como la 'Isla de la Fantasía', donde se planeó el crimen estuvo presente Rueda Rocha.

'Popeye' también contó que él había sido el encargado de conseguir la ametralladora Mini Atlanta 380, utilizada en el magnicidio, porque, según Rueda Rocha, los disparos de esa arma tenían la capacidad de traspasar el chaleco antibalas que utilizaba Galán.

El 20 de septiembre de 1989, un mes después del atentado, la Policía capturó al sicario junto con otros tres hombres: su medio hermano, Evert Rueda Silva, y los hermanos Jaime y Enrique Chávez.

Este último, quien portaba una pancarta el día del crimen, fue quien les reveló a las autoridades detalles del magnicidio, como que Rueda Rocha no solo había sido el coordinador del atentado, sino que también había disparado la Mini Atlanta 380 que había enviado 'Popeye' desde Medellín.

El sicario se fugó de la penitenciaría La Picota el 18 de septiembre de 1990 y, de acuerdo con la versión de 'el negro Vladimir', el DAS lo escoltó hasta el Magdalena Medio, donde el asesino de Galán comenzó a armar su propio grupo paramilitar.

En marzo de 1992, Rueda Rocha citó al alcalde de Puerto Boyacá, Gustavo Londoño, en un sitio rural cerca de Honda. El burgomaestre y las tres personas que lo acompañaban fueron asesinadas y sus cuerpos desmembrados y lanzados al río Magdalena.

Fue por esa época que agentes de Inteligencia, a través de un informante, se enteraron de los movimientos del sicario en la región de Puerto Bogotá, Yacopí, Honda, La Dorada, Patevaca y Llano Mateo, en la zona sur del Magdalena Medio.

Con su grupo, el asesino de Galán visitaba constantemente los bares de esas poblaciones y la parranda la terminaba en algún restaurante, como La Variante, a dos kilómetros de Honda. A las 5:30 de la mañana del 23 de abril de 1992, Rueda Rocha llegó hasta ese establecimiento y se sentó en una mesa con otros dos hombres, a la entrada del negocio. Sus otros siete escoltas se acomodaron en otra mesa.

En el momento en el que se disponían a ordenar algo de comer, al frente del lugar frenó bruscamente una camioneta de platón de la que descendieron 10 hombres del Goes. "Cuando gritamos: '¡Quietos, Policía!', nos respondieron con una ráfaga", recuerda uno de los integrantes del Goes que participó en ese operativo hace más de 17 años. La ráfaga acabó con la vida del agente Juan Castro.

El enfrentamiento armado duró media hora. El asesino de Galán cayó abatido a 15 metros de la mesa donde estaba sentado, cuando intentaba saltar por una alambrada para huir por un potrero. Tenía consigo una pistola 9 milímetros.

El 21 de junio de 1992, dos meses después de que Rueda Rocha fuera dado de baja, su medio hermano José Ever Rueda Silva, quien también participó en el atentado contra Galán, murió asesinado a balazos en la cárcel La Modelo de Bogotá.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
14 de agosto de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�