Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Circo del Sol, el mejor del mundo cumple 25 años; su creador los festejará en el espacio

Guy Laliberté empezó como artista callejero y hoy tiene una de las mayores fortunas del planeta.

Presenciar un espectáculo del Circo del Sol es meterse por una gran ventana a otro universo de gozo y gracia, pero también es recibir un puñetazo de luz, color y magia. Tal vez eso explique que en cualquier momento, en pleno show, uno quede boquiabierto y con todos los sinónimos posibles de la palabra 'maravilloso' dándole vueltas en la cabeza.

El 'mejor circo del mundo' festeja sus primeros 25 años de vida con el lema de 'El sueño continúa' y con un variado programa de actividades entre las que figura oVo, su nuevo show, y el viaje al espacio de su fundador, el padre de esta fábrica de sueños, Guy Laliberté. ¿Qué mejor manera de celebrar para alguien con la imaginación desbordada de este antiguo tragafuegos y zanquero callejero?

El jueves de la semana pasada, Laliberté ofreció una rueda de prensa, en videoconferencia, desde las oficinas de la Nasa, en Houston (E.U.), para la prensa de Montreal, ciudad en la que funciona el cuartel general del circo más importante del mundo.

"Sigo soñando, sigo soñando -dijo el magnate, con la tranquilidad que lo caracteriza-. Esto ha sido muy divertido, pero también ha implicado muchísimo trabajo. He tenido que estudiar mucho para conocer toda la técnica y la ciencia que se esconde detrás de un viaje semejante al que emprenderemos dentro de poco"

Un gustico de US$ 35 millones

Laliberté, cuya fortuna calcula la revista Forbes en unos 2.500 millones de dólares, se convertirá el próximo 30 de septiembre en el séptimo turista espacial a bordo de una nave espacial Soyuz.

El viaje, que durará 12 días y lo hará huesped de la estación espacial internacional, le costará unos 35 millones de dólares.

"Esta es una experiencia fascinante, en la que he puesto todo mi empeño. Soy un perfeccionista, siempre quiero lo mejor", agregó Laliberté, que en septiembre también cumplirá 50 años, hace unos meses recibió su propia estrella en el Hall de la Fama de Hollywood y hace parte de la lista de las 100 personas más influyentes del mundo.

Su emporio circense, cuyos activos se calculan en unos 3 mil millones de dólares, comenzó como un modesto show callejero en un pueblecito de Quebec (la única provincia francófona de Canadá), cuando los saltimbanquis errantes Guy Laliberté y Daniel Gauthier fundaron su sencillo espectáculo teatral Les Échassiers (Los Zanqueros). Vale la pena anotar que hace apenas algún tiempo, Laliberté le compró las acciones de Gauthier para hacerse dueño del 95 por ciento del circo.

"Durante 25 años he estado al frente del Circo del Sol y cada nuevo show es un desafío técnico y artístico -manifestó el empresario-, pero este, de viajar al espacio, es algo totalmente distinto, un reto inimaginable".

De acuerdo con la oficina de prensa del Circo del Sol, sus shows han sido vistos, en estos 25 años, por unos 90 millones de personas, en 200 ciudades, en los cinco continentes. El pasado 16 de junio también rompieron un récord Guinness, al hacer que 900 miembros del circo marcharan en zancos una distancia de 100 kilómetros por las calles de Montreal, en homenaje al artista Gilles Ste-Croix, amigo de Laliberté, quien caminó 90 kilómetros en zancos, en 1980, para buscar la financiación del Gobierno de Quebec de sus sueños circenses de un espectáculo sin animales, extremo y vanguardista.

Laliberté es también un reconocido activista social. Por eso, aseguró que además de su gozo personal, su viaje al espacio será una "misión social" para llamar la atención del mundo sobre su fundación One Drop, que lucha contra la pobreza y promueve el acceso al agua en todos los rincones del planeta.

¡Santas hormigas malabaristas!

oVo (huevo en portugués) es uno de los 19 espectáculos que se presentarán este año, de manera simultánea en varios países, como parte de la conmemoración de las bodas de plata del Circo del Sol. En él, con la espectacularidad de siempre, se recrea la magia del mundo de los insectos. Abejas trapecistas, hormigas malabaristas y escarabajos contorsionistas son algunos de los protagonistas de este nuevo show, en el que todo es impecable, con el sello de perfección de Laliberté, quien siempre está al tanto del mínimo detalle de cada nueva puesta en escena.

Así lo explica Chantal Tremblay, una de las directoras artísticas y coreógrafas del nuevo montaje: "Siempre hay un enorme equipo técnico y creativo detrás de cada nueva obra, pero siempre, a la cabeza de todo, está Guy Laliberté"

En oVo participan 53 artistas provenientes de 13 países. "Nuestra meta era una mirada fantástica al mundo de los insectos; por eso teníamos que estar acordes con sus contorsiones, movimientos, comportamiento y colorido, pero desde la óptica de la espectacularidad circense", comenta la coreógrafa.

El Circo del Sol, en sus 25 años de actividad, ha recibido más de 100 premios internacionales y actualmente cuenta con 4 mil empleados, repartidos en 40 países, que hablan 25 idiomas.

"Uno de los pilares del éxito del Circo es la minucia. Así como es fundamental la precisión en cada lance de los trapecistas -señala-, es vital también la perfección en cada detalle artístico, en el vestuario, en la música...".

Otro de los secretos de su éxito es la búsqueda permanente e insaciable de nuevos talentos en todo el mundo, en audiciones que hacen religiosamente cada mes, no sólo entre artistas de disciplinas tradicionales del circo, sino entre deportistas profesionales.

"El arte es diversificarse, evolucionar, sorprender, ir más allá, y eso siempre se encontrará en el Circo del Sol; por eso buscamos lo mejor y a los mejores", afirma Tremblay.

Gracias a esa cacería de talentos, tres colombianos hacen parte de la gigantesca carpa del Circo del Sol: Jorge Castaño, en Las Vegas, y Jimy Ibarra y Carlos Loaiza, en Nueva York.

Por eso, la próxima vez que se detenga en un semáforo, mire con otros ojos a los tragafuegos, malabaristas, contorsionistas y saltimbanquis que suden y expongan su vida en el asfalto por un par de monedas. Si antes le parecían un espectáculo lastimero y aburrido recuerde que también está hecho del mismo material que los sueños de cualquier potentado millonario canadiense que empezó como ellos. O como dijo Bono, durante un concierto en París, refiriéndose a Guy Laliberté: "el primer payaso-tragafuegos lanzado al espacio".

El humilde origen de un fastuoso espectáculo

  • Cuando dejó el colegio, en la secundaria, Laliberté viajó a Europa como músico folclórico, carrera que abandonó cuando aprendió a trabajar como 'tragafuego' en el Viejo Continente.
  • Cuando volvió a su natal Quebec, se unió a Daniel Gauthier y Gilles Ste-Croix en la creación de la feria artística de Baie-Saint-Paul, en donde nació su primer show: Los Zanqueros.
  • Los Zanqueros fue un fracaso económico para Laliberté. Sin embargo, fue la semilla para que años después, patrocinado por el Gobierno de Quebec, organizara un show para celebrar los 450 años de la llegada de Jaques Cartier a Canadá.
  • Con un presupuesto inicial de un millón y medio de dólares montó 'Le Grand Tour du Cirque du Soleil (El gran tour del Circo del Sol), un espectáculo que combinaba las artes dramáticas del teatro con la espectacularidad del circo. Ahí nació toda la historia.

JIMMY ARIAS
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
MONTREAL

Publicación
eltiempo.com
Sección
Entretenimiento
Fecha de publicación
1 de agosto de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad