Nostalgias del cine local son recogidas por tres artistas plásticos de la Universidad Nacional

Nostalgias del cine local son recogidas por tres artistas plásticos de la Universidad Nacional

El jueves pasado inauguraron una exposición denominada 'Cinema insostenible'.

19 de junio de 2009, 05:00 am

En el Planetario, donde está abierta hasta el 15 de septiembre, se puede ver el telón del teatro Lux, uno de los más grandes que hubo en la ciudad, de unos 12 metros de alto por 15 de ancho.

El Lux quedaba en la carrera 8a. con calle 20 y en el último tiempo ha funcionado como parqueadero y venta de minutos de celular.

El dueño dejó el telón puesto hasta hace poco más de un año. Los carros llegaban y se encontraban de frente con tremenda nostalgia.

Uno de los antiguos empleados se los entregó a Juan David Laserna, Camilo Ordóñez y Jairo Suárez, integrantes del colectivo Maski, artistas de la Universidad Nacional, que montaron la exposición después de ganar una convocatoria del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural.

Y ahí está, en una de las salas del Planetario. "Dicen que era uno de los más grandes de Suramérica. Tal vez. Pero lo cierto es que ratifica el nombre de la exposición: 'Cinema insostenible', porque esos teatros ya no existen, la dinámica de la ciudad demostró que no eran viables, por costos de sostenimiento, entre otros aspectos", dice Suárez.

Se 'privatizaron'

El colectivo viene trabajando en este tema desde hace cuatro años. Los artistas, nacidos en 1978, empezaron por averiguar cuántos grandes teatros de cine había en la ciudad en ese año. Eran 70 y los muestran en un mapa.

La mayoría estaban ubicados en el Centro, Chapinero y Teusaquillo. En el sur, el más famoso era el Aristi, cerca de El Tunal. En el norte revolucionaron los cines de Unicentro, que empezaron a cambiar el mapa del gusto de la gente.

"Se pasó del cine en el espacio público, al que se llegaba por un andén, el que tenía las puertas en la calle, al del espacio privado", agrega Suárez.

La exposición también tiene fotografías y objetos hechos por los artistas, así como letreros, reflectores y sillas originales de varios de los viejos teatros.

Para llegar a la muestra hicieron recorridos por teatros como el San Jorge, en la calle 15 con carrera 14, que en 1992 fue incluido en el listado de patrimonio de la ciudad.

Aunque el decreto decía que no se le podía tocar nada, hoy la historia es diferente: por dentro ya prácticamente no existe. "A lo lejos, en esa zona tan complicada en la que está la construcción, su arquitectura aún se erige con algo de distinción", agrega Suárez.

En la muestra también se pueden ver unas lámparas del teatro Lux, unas burbujas de estilo art decó, así como los apliques y la decoración del teatro México, con su estética azteca y especializada en películas de ese país (se emitían todos los domingos y la gente llegaba con almuerzo y cerveza), a través de fotografías.

"Antes, tenía un nombre (Olimpia, San Jorge, Caldas, México...), ahora están numerados. Eso no es malo, es el cambio de la urbanidad".

Y aunque lo que Suárez dice es cierto, no deja de haber un toque de nostalgia en las cinco salas.

En este aspecto, manifiesta que lo que más tristeza le da es la parte arquitectónica, que se perdió. "Antes, respondía a un estilo, un asunto social. Ahora son salas cómodas y bonitas, no más".

El asunto es en lo que se convirtieron: desde garajes hasta sitios de oración, pasando por bares y hasta canchas de fútbol. Pero llegó 'Cinema insostenible', para rendirle un tributo a ese pasado.

Planetario. Cra. 6a. No. 26-07. De martes a viernes, de 9 a.m. a 5 p.m. Fines de semana y festivos, de 10 a.m. a 5 p.m. Boletas: 2.000 pesos adultos y 1.500 pesos estudiantes con carné y adultos mayores.