Aprobación de principio de oportunidad genera polémica en última semana de sesiones en el Congreso

Aprobación de principio de oportunidad genera polémica en última semana de sesiones en el Congreso

El proyecto sacaría del limbo jurídico a 19.000 ex 'paras' desmovilizados, de quienes solo se sabe que pertenecieron a ese grupo. Ahora, en 5 días, las dos cámaras deberán evacuar 144 iniciativas.

15 de junio de 2009, 05:00 am

El principio de oportunidad fue aprobado ayer en la noche, durante una sesión atípica de festivo y permitiría, además, que un fiscal pida la suspensión de la acción penal para que un delincuente no sea investigado sobre un delito, si este colabora con el desmantelamiento del grupo criminal al que pertenece.

"Si hay noticia criminal, inmediatamente pierden el beneficio", explicó Nicolás Uribe ('la U'), ponente del proyecto.

De la aplicación del principio de oportunidad quedarían excluidos los sindicados de delitos de lesa humanidad.

El principio de oportunidad, explicó el fiscal general, Mario Iguarán, permitirá también "desarticular organizaciones mafiosas y bloques terroristas".

También hubo voces en contra del proyecto. Germán Navas, del Polo, afirmó que la iniciativa viabiliza "19.000 impunidades", pues "las víctimas no tendrán la menor oportunidad de averiguar quién les causó daño".  Al proyecto solo le falta la conciliación.

Afanes serán la constante

Como de costumbre, la última semana de sesiones en el Congreso será de afanes. Los congresistas no quieren una convocatoria a extras, que les quitaría tiempo a sus propias campañas reeleccionistas, en las que están desde hace varios días.

"Vamos a trabajar en forma para evacuar los proyectos que están en trámite, pero vamos a priorizar en los urgentes", dijo el presidente del Senado, Hernán Andrade.

Y por el momento, la Casa de Nariño ya oficializó cuáles son sus prioridades. El presidente Álvaro Uribe le hizo, el pasado sábado en Tumaco (Nariño), un llamado al Congreso para que apruebe tres iniciativas que catalogó como de gran importancia para el país.

En concreto, el mandatario abogó por la reforma política, a la que le falta el último debate en la plenaria del Senado; por la reforma financiera, pendiente de un debate en la plenaria de la Cámara, y por la enmienda constitucional que busca penalizar la dosis personal, que tiene pendiente un debate en la plenaria del Senado para culminar su primera vuelta.

En principio, estas tres iniciativas no tendrían mayores inconvenientes para su aprobación.

El que sí está enredado es el referendo reeleccionista, por el que también hay interés en Palacio. Esta semana se debería votar la conciliación, pero el temor por una investigación preliminar que inició la Corte Suprema a 86 representantes a la Cámara, que votaron el proyecto en la plenaria, amenaza la iniciativa.

"De los proyectos que tenemos para conciliación es el que está más enredado", reconoció Andrade.

¿Qué hay en la agenda?

De acuerdo con Andrade, hoy en la plenaria del Senado se debe votar la cadena perpetua para violadores, la reforma política, la legislación antitabaco y la penalización de la dosis personal.

"Yo creo que la reforma política tendrá una discusión amplia, pero pasará. La legislación de tabaco no tendrá problema. La dosis personal no tiene inconvenientes como tampoco el referendo de cadena perpetua", anticipó el Presidente del Senado.

Según el congresista, el jueves estará un proyecto que contempla las tecnologías de información y comunicación y dos iniciativas que fijan facultades a la Cancillería y al Ministerio de Defensa.

"El jueves seguimos derecho y la madrugada del viernes se utilizará para las conciliaciones", aseguró Andrade.

Mientras tanto, la Cámara de Representantes también tiene sus prioridades.

La ley de víctimas lleva varias sesiones y no ha superado su último debate. Anoche, la plenaria de la corporación aplazó nuevamente su estudio para hoy. Faltan por aprobarse 143 de los artículos que tiene el proyecto.

Uno de los puntos clave de discusión se centra en la reparación por vía administrativa para las víctimas de agentes del Estado. La oposición pide que se pague igual que a los afectados por los grupos armados ilegales y el Gobierno dice que sí, pero luego de una sentencia judicial. De no votarse esta semana, se hundiría.

El representante liberal Guillermo Rivera aseguró ayer que "el Gobierno quiere hundir la ley de víctimas y sacarla por la puerta de atrás".

También está la reforma financiera, que tiene mensaje de urgencia. "Ojalá esta semana se le pueda decir al país que fue aprobada la reforma financiera, y empecemos a afiliar masivamente a los trabajadores de los sectores vulnerables", pidió el sábado el presidente Uribe.

Para el vocero liberal en la Cámara, Carlos Arturo Piedrahíta, "algunos proyectos no tendrán problemas con el trámite en la plenaria, pero lo más seguro es que otros se aprobarán a la berraca".

Para el congresista, esta semana en el Congreso todo girará en torno de la conciliación del referendo reeleccionista, "que es de lo que está pendiente mucha gente en el país y en la Casa de Nariño".

Proyectos hundidos o en veremos

En la agenda legislativa del Congreso para esta semana estarán 144 proyectos, de los cuales 47 harán trámite en la plenaria del Senado.

Sin embargo, esta semana son varias las iniciativas que se 'ahogarán' y otras las que ya no van.

El presidente del Senado, Hernán Andrade, aunque no se atrevió a dar una cifra exacta, recordó que en este período se hundió "por decimoséptima vez" la reelección de alcaldes y gobernadores.

Tampoco pasó uno que pretendía extender la licencia de maternidad a los esposos y ampliar la de las mujeres.

Según Andrade, al Gobierno se le hundió el proyecto de segunda vivienda. Igualmente, no se convertirán en ley algunas iniciativas que pretendían crear algunas estampillas y otras que buscan declarar patrimonio de la Nación algunas localidades y algunas actividades.

Andrade tampoco descartó que se archive una iniciativa que pretende decretar el toque de queda para menores en todo el país.

Mientras tanto, en la Cámara hay 98 proyectos pendientes de aprobación por la plenaria.

Durante este período, 16 iniciativas murieron por términos.

Se hundió el proyecto que pretendía establecer la unificación de números para el 'pico y placa' nacional.

También uno que pretendía aumentar hasta los 70 años la edad de retiro forzoso de algunos servidores públicos.

No tuvieron suerte la iniciativa que pretendía la regulación de las normas relacionadas con el Macizo Colombiano, la que regulaba a los vendedores informales, otra que quería declarar a las ciclovías como de interés nacional y el estatuto de protección de los animales.

Tampoco pasó un proyecto que buscaba establecer los derechos de los usuarios del transporte aéreo.

Algo que está enredado en la Cámara es el proyecto de referendo del agua, que ha tenido la oposición del Gobierno.

REDACCIÓN POLÍTICA