Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Se aumentaría el costo del SOAT para las motos

Mientras el Gobierno busca aumentar la tarifa a estos vehículos, miles de millones de pesos reposan en bancos y títulos de tesorería y deuda pública. Bicicletas eléctricas a comprar Soat y placa.

El Gobierno está dispuesto a seguirles metiendo la mano al bolsillo a los motociclistas. De eso no hay duda pues el presidente  Álvaro Uribe les pidió a los ministerios de Salud y Hacienda examinar las posibilidades de aumentar, vía decreto, las tarifas del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat).  

Para el Presidente, el alto volumen de ventas de motocicletas y su siniestralidad hacen necesario ese aumento. "Creo que el gobierno va a tener que tomar la decisión responsable de buscar cómo ajusta el valor de ese seguro para ayudarles a los departamentos a financiar la salud", advirtió el mandatario el fin de semana pasado. 

Y además, el Ministerio de Transporte acaba de emitir un concepto que obliga a los usuarios de bicicletas eléctricas a comprar Soat y matricularlas, es decir deberán portar placa, chaleco y casco como las motos, algo incomprensible, pues mientras en muchos países se estimula con cero aranceles o reducción de impuestos el uso de vehículos no contaminantes, aquí se les imponen más trabas.

Los ingresos extras por Soat se destinarán a ayudar a los departamentos a pagar el régimen de salud, pues según el Presidente los hospitales del país se lamentan de la alta siniestralidad que deben atender por muertos o heridos en accidentes de motocicleta y los departamentos deben destinar "muchos recursos" para la atención de estos casos. 

El juego de las cifras

En parte, eso es cierto pues estos vehículos dentro del parque automotor nacional son los principales protagonistas de accidentes de tránsito. Sin embargo, hay que examinar otros componentes de la situación. 

También es cierto que el sector vendía 60 mil motos al año y hace tres años pasó a 400 mil unidades, cifra que se mantuvo hasta el año pasado. Pero también es verdad que a mayor venta de automóviles y motos también se venden más pólizas de Soat. 

Según cifras de la Superintendencia Financiera, a marzo de este año se  recogieron 208.190 millones de pesos en primas de Soat (para todo tipo de vehículos, incluídas las motos), contra 182.626 millones de pesos del mismo periodo del año anterior. 

En cambio, por concepto de siniestros, a marzo de 2009 se pagaron 95.792 millones de pesos, y a marzo del 2008, 82.303 millones de pesos, es decir, una diferencia de más de 112 mil millones de pesos entre los seguros que se vendieron y los siniestros que pagaron las aseguradoras este año, y casi cien mil millones de pesos el año pasado a la misma fecha. 

Lo que hoy plantea el Presidente lo pidieron hace dos años las aseguradoras pero estas cifras de la Superfinanciera contradicen lo expuesto por el mandatario y las compañías. Estas últimas, a mediados del 2007 alertaron sobre el elevado aumento en la venta de vehículos y especialmente motos durante el 2006, y que esto  podría traducirse en el 2007 en un incremento en la siniestralidad en el ramo del Soat. 

Y si bien la siniestralidad es un fenómeno grave y delicado en el país, sus cifras van en retroceso. Así lo asegura el senador Manuel Virgüez, quien se opone al aumento en las tarifas del Soat.  

El congresista afirma, con base en estadísticas del Fondo de Prevención Vial, que "la tendencia de motociclistas muertos y heridos en accidentes de tránsito reportan una disminución considerable entre 1998 a 2008, en más del 59 por ciento pasando de 2.239 accidentes en 1998, a 1.394 en 2008, por cada 100 mil motocicletas".  

Ante el anuncio del nuevo incremento, Virgüez añade que es una forma de desmotivar el uso de este medio de transporte,  y que esta medida lo único que ocasiona es el incremento, "pero de la pobreza en familias de estratos 1, 2 y 3".  

Un reciente informe de las ensambladoras revela que el 97 por ciento de las motocicletas son usadas como medio de trabajo y transporte y sólo el 3 por ciento restante es empleado para recreación o deporte. También muestra ese reporte que un 90 por ciento de los usuarios pertenece a los estratos bajos y las utilizan para actividades de las que derivan el sustento de sus familias. 

En la actualidad, agrega el congresista, "un conductor de automóvil pequeño en Colombia paga por el Soat, en promedio, solo el 0,9 por ciento del valor comercial de su vehículo, mientras que el conductor de motocicleta cancela más del 7.7 por ciento del valor comercial de su vehículo. Aquí hay una carga excesiva para los motociclistas".  

¿Dónde está la plata? 

La plata que el dueño de una moto o un automóvil paga por el Soat se distribuye así: el 47 por ciento se dirige al Fosyga (Fondo de Solidaridad y Garantía que atiende a las víctimas de carros 'fantasma' o que no tienen el seguro) y el 2 por ciento para el Fondo de Prevención Vial.  

El restante 51 por ciento va para que la compañía que atiende el reclamo del siniestro y de ese porcentaje, unos puntos más van a dar al Fosyga y al Fondo de Prevención Vial. 

Lo que muchos hoy piden es que se revise y vigile la manera como se utilizan los recursos por concepto del Soat en el Fosyga. En el mismo sentido hay un proyecto de ley que se tramita en el Congreso, cuyo autor es el senador Antonio Guerra de la Espriella. 

"En mi opinión, y dada la solvencia de la póliza dado por los rendimientos favorables en la cuenta de eventos catastróficos (Ecat) del Fosyga y que las aseguradoras tienen rendimientos aceptables, mi propuesta es contraria a la del Presidente. Podemos mejorar los porcentajes de las tarifas que  de cada póliza se destinan a la red hospitalaria pública y privada y, además, podríamos ampliar la cobertura de servicios: mejores ingresos para el prestador y mejor plan de servicios para el asegurado o paciente", dijo el representante a la Cámara Germán Reyes. 

A 31 de diciembre del 2007 había más de un billón 411 mil pesos en la subcuenta Ecat distribuidos en un amplio portafolio (CDT y Títulos de Tesorería (TES) que, según cifras de la Superintendencia de Salud, le reportaron utilidades en rendimientos financieros por más de 151 mil millones de pesos. En cambio, sólo se ejecutaron 84 mil millones de pesos. 

Esos recursos, que van a parar  a la subcuenta Ecat, hacen parte de lo que cada usuario paga por el Soat y son los mismos que el Fosyga destina para cubrir los gastos de accidentes de tránsito cuando el propietario de un vehículo no tiene el seguro, la póliza está vencida, o es falsa; y para los casos de los llamados 'carros fantasma', cuando el causante del accidente huye. 

Así, mientras el Gobierno insiste en buscar más plata en los ya golpeados bolsillos de los colombianos, una buena parte de los recursos está guardada en bancos y en títulos de deuda pública del Gobierno. Por eso el representante Reyes  compara al Fosyga con 'la pobre viejecita que no tenía nada que comer'. 

Las cifras oficiales son elocuentes y están publicadas en las páginas web del Fosyga y del Ministerio de la Protección Social: Los recursos consolidados a 31 de marzo de 2009 a valor presente eran de más de 6 billones de pesos. En la cuenta Ecat había a esa fecha, más de dos billones de pesos. Esos recursos estaba invertidos así: 5,5 por ciento en CDT; 1,2 por ciento en bonos; 17,4 por ciento en TDA's, y 75,9 por ciento en TES.  

¿Y la seguridad vial? 

Lo que es contradictorio es que mientras ponen en marcha medidas para que la gente compre más vehículos, ahora el Ejecutivo sostenga que el aumento en el parque automotor de las motos es el causante de la accidentalidad. Esto es más que obvio, pues si no existieran las motos no habría accidentes. 

Como se dice popularmente, 'están buscando el ahogado río arriba', pues el problema aquí es de seguridad vial, y de educación de los motociclistas, tal como lo planteó esta semana el columnista de EL TIEMPO, Hugo Acero. 

En su escrito "¿Quién responde por la inseguridad vial?", Acero plantea, a propósito de una iniciativa para sancionar con cárcel a los conductores ebrios, que en el país la seguridad vial no es una preocupación importante del Gobierno Nacional. 

"En Colombia, entre los ministerios de Transporte y Salud, las secretarías de Tránsito, la Policía de Carreteras y las policías de Tránsito municipales, se diluyen las responsabilidades sin que exista un ente o institución que responda por el diseño, ejecución, evaluación y seguimiento de una política de seguridad vial y seguramente no existirá durante el actual Gobierno, que lleva seis años sin que hasta el momento se haya manifestado en torno a este tema", dice Acero. 

El columnista recuerda que la seguridad vial es responsabilidad estatal, en la medida en que es el Estado colombiano el que tiene la responsabilidad de garantizar la vida y la integridad de todos los ciudadanos. 

Y en lo que atañe a las motos, Acero plantea varios interrogantes. "Por ejemplo, ¿quién responde por el incremento de los lesionados y muertos debido al aumento descontrolado de motos y, en particular, por su venta indiscriminada a ciudadanos que no tienen el conocimiento de las normas de tránsito y menos aún tienen capacitación y entrenamiento para manejar este tipo de vehículos?". 

Y ahora, Soat y placas para bicicletas eléctricas 

Los usuarios de bicicletas eléctricas deberán adquirir y portar el Soat legal y vigente para  estos vehículos como cualquier otro automotor que transite en las vías públicas.

Así lo decidió el Ministerio de Transporte mediante el Concepto 1399 (55041) de 2009, que indica que las bicicletas eléctricas al ser catalogadas como vehículos, deben efectuar su correspondiente registro ante un organismo de tránsito, tal y como lo dispone la Ley 769 de 2002.

Esto significa que, además del Soat, deben portar placas, ser conducidas por una persona con licencia de conducción y quien deberá portar casco y chaleco.

Aunque el Ministerio de Transporte emitió este concepto sobre la obligatoriedad de la póliza para las bicicletas eléctricas, falta que la Superintendencia Financiera analice la posibilidad de incluir este vehículo en su lista de tarifas del seguro.

"De acuerdo con la descripción de vehículos actual, las bicicletas serían homologadas a una motocicleta, sin embargo es importante estudiar el riesgo de exposición y el valor esperado de siniestros", precisó el Director de la Cámara Técnica del Soat de Fasecolda, Ricardo Gaviria.

Publicación
motor.com.co
Sección
Motor
Fecha de publicación
5 de junio de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad