Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Anécdotas e historia de colombianos victoriosos en el Giro de Italia

El ciclismo colombiano aporta 14 victorias de etapa y 4 títulos de los premios de montaña en la rica historia de los 100 años de la prueba, una de las 3 carreras por etapas más importantes del mundo.

Los protagonistas de estas hazañas recuerdan lo que para ellos ha sido lo más importante en sus carreras deportivas. Desafiando el duro frío que hace en Italia en el cambio del invierno al verano, que la mayoría de veces impide que las manos se separen del manillar, a la lluvia que acompaña las duras jornadas de montaña, los largos kilometrajes y a sus rivales más enconados, los colombianos se han ganado un lugar en la historia de la 'Carrera Rosa'.

Martín Emilio Rodríguez abrió la brecha. Como lugarteniente del famoso Felice Gimondi, haciendo parte del equipo Bianchi-Campagnolo, 'Cochise' ganó dos fracciones, en 1973 entre Firenze y Forte del Marmide y en 1975, entre  Baselga y Pordenone.

"Me quedo con el primer triunfo. Me escapé, crucé la raya de sentencia y el lote me mordió la llanta trasera. Eso me dio la posibilidad de que me conocieran. Un día, eran como las 10 de la noche, iba como a 120 kilómetros por hora y me paró un policía. Le dije que era 'Cochise' Rodríguez, el colombiano, el amigo de Gimondi, me pidió el autógrafo, me tomé una foto con él y me perdonó la multa", recuerda el penalista nacional.

Pasaron 14 años para que el pedalismo colombiano volviera a las victorias. Luis Herrera, que era reconocido como uno de los mejores escaladores del planeta, estampó su firma con tres triunfos de etapa (dos en 1989, Tres Cimas de Lavaredo y Monte
 Generoso, y otro en 1992, en el Terminillo), además del título de la montaña de 1989.

"No me puedo olvidar de lo que pasó en Lavaredo en mi primera victoria. Llovió todo el día, hizo frío y lo duro de la subida. El clima en Italia es inclemente y ese día nevó. No podía mover las manos, se me congelaron. Además, la topografía era muy exigente por las subidas extensas y duras, pero superé todo y gané", dice Herrera.

Oliverio Rincón solamente corrió una vez el Giro, en 1995, ganó una jornada y quedó de quinto en la general, la mejor ubicación de un colombiano en los 100 años de historia.

"Pude subir más, pero me sancionaron con un minuto. En la contrarreloj me alcanzó un corredor, salimos del túnel, los comisarios pensaron que yo iba a rueda y me metieron tiempo. Fue muy injusto. En la Once peleamos, pero no nos pusieron cuidado", explica el boyacense, triunfador en Val Senales.

La posta de las victorias la tomó José Jaime González. En 1997 levantó los brazos en Passo del Tonale y en 1999 lo hizo en Monte Sirino. De ñapa, ganó los premios de montaña en esos mismos años, pero le quedó un sabor amargo en el Giro del 2000, cuando lo despojaron de esa camiseta.

"Yo gané en esa edición, pero no todos los ciclistas llevaron el microchip en el etapa contrarreloj. Algunos de ellos hicieron mejor tiempo en el premio de montaña que Francesco Casagrande, pero los comisarios no reconocieron eso. Quedamos igualados en puntos, pero le dieron la camiseta a él porque quedó mejor ubicado en esa jornada. Me sentí robado", recuerda. González obtuvo ese botín casi solo y en contra de varia gente, incluso del equipo Kelme, al que prestaba sus servicios.

"Álvaro Pino era el DT, pero nunca quería que los colombianos figuraran. varias veces me paró en etapas clave en las que yo iba a tope y con muchas posibilidades de ganar. Sin embargo, como que a él no le convenía y me obligaba a quedarme. Eso era increíble. Me disgusté varias veces y así fue que pude ganar lo mío", precisa el boyacense.

El 24 de mayo del 2000 será un día inolvidable para el pedalismo nacional. El santandereano Víctor Hugo Peña, con 49 minutos 25 segundos, se convirtió en el primer colombiano en imponerse en una contrarreloj llana en el Giro. La jornada se disputó entre Lignano Sabbiadoro-Bibione, de 42 kilómetros.

Los triunfos llegaron a manos del tolimense Freddy González, quien no ganó ninguna etapa, pero en dos ocasiones se quedó con la camiseta verde del campeón de la montaña (2001 y 2003). González sabía que debía puntuar en los premios pequeños, en las
 primeras de cambio, pues en los de primera y fuera de categoría era imposible seguir el ritmo de los líderes de la competencia.

El recuerdo más amargo de González fue un día cuando cayó la policía a los hoteles de los equipos participantes, pues nunca había vivido algo así. "En el 2001 hicieron una requisa muy grande y los corredores protestamos, hicimos una huelga. Cayó la policía en los hoteles y nosotros decidimos parar. No encontraron nada, pero no nos dejaron en paz. Luego de diálogos con la organización se llegó a un acuerdo y proseguimos la marcha", dice.

Colombia esperó cuatro años para celebrar otro triunfo, bueno, más bien dos. Iván Parra ganó la etapa entre Mezzocorona-Ortisei St. Ulrico y luego en la fracción entre Egna y Neumarkt. 

Inolvidable es la imagen del boyacense. De su pierna sacó la foto de uno de sus hijos y la levantó en señal de triunfo.

"El día que gané la primera etapa cumplía un año mi hijo Felipe. Me metí su foto en la pierna izquierda, en la que tengo menor fuerza. A falta de 5 km de la llegada vi a mi esposa en la carretera con él en los brazos y eso me subió el ánimo. Cuando estaba a punto de cruzar la meta, saqué la foto, la elevé y grite: "por ti, hijo, por ti, mi amor", recuerda Iván.

Luis Felipe Laverde no se dio por vencido, renunció varias veces al retiro y celebró su victoria parcial en la fracción Aosta ? Domodossola, de 223 kilómetros, con tiempo de 5 h 27 m 5 s.
"El día anterior casi me retiro. Venía mal. Allá, en el cambio de estación, del invierno a la primavera, se alborota al polen y uno no puede respirar bien. Uno en esos momentos vive el día a día y como al clima lo ataca a uno, pues el pensamiento es de bajarse, así uno no quiera", advierte. Pero una vez se vio en el podio y los homenajes eran para él, "el ánimo cambió y uno no se arrepiente de no haber puesto el pie en tierra".

La última victoria de etapa de Colombia en el Giro de Italia fue en el 2007 cuando Laverde, en una escapada, volvió a la gloria en la meta en Spoleto, luego de 177 kilómetros.

El Giro de Italia cumple 100 años y en solo 36 Colombia ha dicho 'presente' con triunfos que han hecho historia y han enriquecido la prueba de la 'Camiseta rosada'.


LISANDRO RENGIFO
Redacción de Deportes
lisren@eltiempo.com.co  

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
16 de mayo de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�