De María y José, a Santiago y Valentina; nombres que han variado con la época y la moda del país

De María y José, a Santiago y Valentina; nombres que han variado con la época y la moda del país

En la pila del bautismo el padre José Medardo Hincapié ha visto pasar todo un desfile de nombres; y muchos lo han hecho santiguarse. Los han impuesto los santos del calendario y las celebridades.

15 de mayo de 2009, 05:00 am

En la pila del bautismo el padre José Medardo Hincapié ha visto pasar todo un desfile de nombres, de los cuales, muchos lo han hecho santiguarse.

El sacerdote, de 74 años, recuerda cómo en otras épocas "por allá hace 50 años o más" el calendario imponía los nombres que llevarían los recién nacidos. Sobre todo de santos, gracias al fervor religioso que se vivía en esa entonces.

Por eso, según él, en las generaciones de comienzos y mediados del siglo pasado abundaron los Ananías, Ezequieles, Anselmos, Bernabés y Melquisedec, solo por reseñar algunos. 

Después de los nombres de origen bíblico, el padre Medardo, que ya completa 47 años de vida sacerdotal, vio cómo fueron surgiendo los extranjeros.

"A muchos muchachitos los bautizaron John Fitzgerald Kennedy, y el apellido era, por ejemplo, Acevedo. Eso era muy raro y hasta chistoso", cuenta.

"Hubo una época en la que si la persona veía la marca Imusa en el fondo de una olla, así le ponían a la niña", recuerda el padre, y añade que después se impusieron los nombres de apóstoles como Lucas o Mateo, pero en perros y gatos. Eso siempre lo ha reprobado.

En la Costa colombiana, donde fue párroco varios años, comprobó que muchos se inventaban los nombres de sus hijos, combinando, por ejemplo, el de la mamá y el papá en una sola palabra.

Colombia ha vivido todo un tránsito en cuanto a nombres se refiere. Así lo ratifica la Registraduría Nacional del Estado Civil, que acaba de presentar un inventario que indica cómo se han llamado y se llaman hoy en día los nacidos en este país.

La madre de Jesús ha sido la más inspiradora: 2.611.793 colombianas llevan el nombre de María. Y el segundo nombre es el de su esposo, José, con 1.641.274 registros.

A estos les siguen Luis (1.171.435), Luz (772.048), Ana (730.890), Carlos (646.328) y Juan (598.122).

En el segundo nombre se sigue imponiendo María, con 1.075.700 registradas. Después, aparecen Antonio (985.162), De Jesús (849.511), Alberto (532.940) y Enrique (514.740).

También está el listado de los nombres compuestos más frecuentes en el país. En el primer lugar, en el caso de los hombres, está Juan Carlos (144.449); en el segundo, Luis
Alberto (116.424); Carlos Alberto (111.065) y Luis Eduardo (104.316) en el tercero.

El nombre femenino compuesto más común es Luz Marina (151.942). Le siguen las 136.810 colombianas bautizadas como María del Carmen. Hay 96.595 llamadas Sandra Milena. Con el nombre de Ana María hay 68.844.

Los sin tocayos, aquellas personas que fueron registradas con algún nombre extraño o estrambótico, producto de la creatividad o de los caprichos de sus padres, también están contabilizados: hay 1.691.862 colombianos que nunca coincidirán con alguien que se llame igual.

De estos, la Registraduría destaca a los más exóticos según su criterio: Yicelub, Saub, Irlandesa, Saude, Jhewer y Jheyaa.

Pero no son los únicos. En Colombia abundan las personas con nombres realmente fuera de lo común. En las registradurías de La Guajira, por ejemplo, es posible encontrar nombres como Cometa Haley, Alka Seltzer, Mickey Mouse Jusayú, Gallina Ipuana, Cine, Helicóptero, María Perra, Ministro y Chorizo Epinayú.

Desde el año 2000 y hasta el 2009 la dinámica ha cambiado.

El nombre más común de niño a partir del año 2000 y hasta ahora es Santiago (66.340), seguido de Sebastián, Nicolás y Samuel. Y en las niñas son las Valentinas (64.821) las que más abundan. Aunque también pululan las Danielas, Marianas y Natalias.

Cuestión de caché

La antropóloga Myriam Jimeno, profesora titular de la Universidad Nacional, explica que en Colombia la escogencia de los nombres reflejan valores, orientaciones, creencias y condiciones socioculturales y hasta económicas.

Y en ese orden de ideas los nombres más elegantes o de celebridades son los que más se imponen, de acuerdo con la época y con las aspiraciones sociales.

Por eso, según la especialista, después de los 50 se hizo común en Colombia el nombre Marilyn, gracias a la gran diva  estadounidense, y en los 80, Nini Johana, inspirada en la reina colombiana (Nini Johana Soto).

Hoy en día, añade esta antropóloga, están de moda nombres de origen bíblico como Mateo o Jerónimo, que hace 20 años eran rarísimos.

El nombre millonario

A partir de mañana usted podrá hacerse millonario solo con su nombre. Encuentre en EL TIEMPO, todos los domingos, 'El nombre millonario', concurso que entregará 25 millones de pesos en efectivo, cada semana, entre los ganadores.

Participar es sencillo. Todos los domingos se publicarán dos nombres (uno de hombre y otro de mujer).

Si su nombre coincide con el publicado,  inscríbase en la página www.eltiempo.com.co/nombremillonario o llamando al  53 5340 en Bogotá o al 018000113101 a nivel nacional.

REDACCIÓN VIDA DE HOY