Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Escalada violenta en Samaniego (Nariño) deja siete soldados muertos

En una vereda ubicada a una hora del casco urbano, presuntos miembros del frente 29 de las Farc emboscaron una patrulla del Ejército, hecho que cobró la vida de los soldados.

Los soldados, que hacían parte del Batallón Boyacá adscrito a la Brigada 23 en Pasto, patrullaban por el sector conocido como Las Piedras, vereda de Alto Pascual, cuando hacia las 11:50 de la noche del sábado, fueron atacados con granadas y tatucos (cilindros bomba).

Los víctimas fueron identificadas como los soldados profesionales Germán Castro Angulo y Carlos Ariel Quiñones Henao; los soldados regulares Carlos Andrés Charria Caicedo, Robinson Arlet Quiñones Cabezas, Mauricio Javier Muñoz Botina, Ervín Bander Josa y Edwin Fernando Cortés Cortés.

Los heridos son el cabo segundo Pedro Antonio Correa Pulido; los soldados profesionales Juan Eduardo García Quiñones e Italo Antonio Romero Cuero y el soldado regular Iván Darío Jaramillo Delgado.


Casi de manera simultánea, fue activado un petardo a 50 metros de la Alcaldía de Samaniego. El comandante de la Policía de Nariño, coronel William Montezuma, dijo que "fueron sorprendidos con la activación de un artefacto explosivo y un hostigamiento".
"Este es un día de luto, muy triste para siete familias que no podrán hacer ninguna celebración", dijo el secretario de Gobierno de Nariño, Fabio Trujillo, al lamentar que este hecho de violencia se hubiera registrado en el Día de la madre.

Según indicó el funcionario, casi que simultáneamente con la emboscada, cerca al cuartel de Policía de la población de Samaniego estalló un artefacto explosivo que dejó levemente heridos a dos agentes.

El funcionario atribuyó las dos acciones a guerrilleros del frente Mariscal Sucre de las Farc, grupo insurgente que con el del Ejército de Liberación Nacional (Eln), tienen una "fuerte" presencia en esa región, según indicó.

Los militares heridos fueron trasladados a Samaniego para recibir atención médica, en tanto que tropas del Ejército fueron enviados a la zona de la emboscada para perseguir a los guerrilleros, señaló.

El presidente Álvaro Uribe rechazó el ataque y dijo que las Farc son "terroristas que atacan con explosivos cobardemente", en una declaración a periodistas en la ciudad de Medellín (400 km al noroeste de Bogotá).

"Estos son los mismos asesinos de las Farc los que quieren proponerle al país un chantaje para librar al cabo (del Ejército Pablo Emilio) Moncayo. Tienen la obligación de liberar a todos aquellos a quienes nunca debieron secuestrar", agregó.

Esa declaración se refería al caso de ese militar en poder de las Farc desde hace once años y que el grupo guerrillero anunció el pasado 16 de abril que liberará, pero exige entregárselo a la senadora opositora Piedad Córdoba, a lo que se opone Uribe.

La zona donde las Farc atacaron la patrulla militar se encuentra próxima a la población de origen de Moncayo, quien fue hecho rehén por esa guerrilla cuando tenía 19 años tras un ataque perpetrado el 12 de diciembre de 1997 a una base de comunicaciones militares, ubicada en una zona montañosa de Nariño.

"Nosotros no podemos entrar a permitirle a este grupo que siga haciendo de la obligación de superar el delito del secuestro, liberar a los secuestrados, un acto de hipocresía política, a tiempo que sigue asesinando a los soldados de la Patria, a los policías e intentando explotar explosivos en nuestras ciudades. Por eso frente a estos terroristas tenemos que mantener toda la firmeza y no caer en el engaño del chantaje político", añadió Uribe.

Explosión en Samaniego

Mientras ocurría el ataque a los militares, también a la medianoche del sábado, fue activado un artefacto explosivo a 50 metros de la alcaldía de Samaniego.

"Nuestros hombres realizaban una patrulla normal, haciendo los controles para el fortalecimiento de la seguridad y de pronto fueron sorprendidos con la activación de un artefacto explosivo y simultáneamente también hicieron un hostigamiento", dijo el comandante de la Policía de Nariño, coronel William Montezuma López.  

Una docena de edificaciones, entre las que figuran un consultorio odontológico, un taller de mecánica, una imprenta, un hotel, un salón de belleza, un almacén, una prendería y varios apartamentos resultaron afectadas con la onda explosiva.

Sus propietarios tuvieron que madrugar a recoger los escombros y los vidrios rotos. La Policía culpó  de la explosión al Eln.

Con Afp

Publicación
eltiempo.com
Sección
Justicia
Fecha de publicación
10 de mayo de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: