Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Judith Sarmiento se jubila y deja la radio; su voz de contralto se la robó el canto

En adelante, para escucharla, ya no bastará con sintonizar Caracol radio. Ahora, solo se oirá en todo su esplendor en la agrupación coral Didascalia, a la que pertenece.

Judith, la abogada que desde antes de 1980 presentó noticias en las cadenas radiales Todelar, RCN, los noticieros de televisión Telediario -uno de los más importantes del país en su momento-, TV Hoy, Noticiero Nacional y en Caracol radio, se jubiló.

Haciendo honor a ese término, Judith está feliz. "Es algo planeado y muy satisfactorio. Siempre dije que apenas cumpliera la edad de jubilación, al otro día presentaría la solicitud para la pensión". Eso hizo el 22 de enero de este año, un día después de su cumpleaños. "Creo que era justo salirse. Además, pienso que esta decisión tiene que ver con mi formación jurídica (es egresada de derecho de la Universidad Externado de Colombia). Cuando uno tiene un derecho adquirido, hay que ejercerlo", comenta.

El plan, ahora, es sencillo: "Quiero cantar en muchos escenarios con el grupo coral y dar asesorías en temas de responsabilidad empresarial y gerencia jurídica", dice.

Una voz difícil de olvidar

Según Judith, dos virtudes hicieron que se dedicara a ser comunicadora en vez de ejercer plenamente la carrera para la que estudió. Una, que tiene una voz difícil de olvidar en una mujer y la otra, de manera contradictoria, que estudió derecho. "La cosa fue que mi voz no es común. Cuando empecé a trabajar era distinta de lo que se oía en la radio. No es más bonita, sino distinta. A veces, cuando hablo por teléfono me dicen "sí señor", debido a que mi tono es grave, pero eso favorece la recordación", explica.

Su primer trabajo fue en Todelar, cuando la cadena estaba en su apogeo. Fue en un programa para la gente del campo. "Resolvía consultas jurídicas, porque aunque no había terminado derecho, uno cuando está en cuarto semestre cree que sabe", comenta.

Más adelante, el periodista Arturo Abella le propuso trabajar en Telediario. "Me dijo que con mis estudios en derecho tenía el suficiente criterio para editar la sección internacional. Yo escogía las notas y las grababa".

Su carrera siempre fue hacia arriba y muy en la mañana. Y eso que no le gusta madrugar: "La culpa de los madrugones fue de William Restrepo (quien era corresponsal de RCN en Estados Unidos). Él le dijo al director del noticiero de RCN: 'Si quiere algo distinto, ponga a esa vieja a madrugar", cuenta.

Lo mismo pasó en Caracol radio, en las dos etapas en que trabajó. La última vez desde 1991 hasta la semana pasada. Allí se convirtió en la asesora de sus colegas en temas jurídicos y en una voz infaltable, clara y amigable a la vez, que la gente asociaba con los primeros rayos del sol, el café caliente y, claro, las noticias.

"Al final de mi trabajo estuve más centrada en el rigor de los análisis jurídicos, en la precisión de lo que se decía, para no embarrarla al aire, porque es un tema en el que cualquier cosa es delicada", dice.

En la despedida de Caracol las lágrimas se dejaron oír por la radio. Y aunque seguro extrañará un poco la vida agitada del periodismo, lo que no le va a hacer falta de eso está segura- serán las madrugadas para estar en la emisora a las 5:30 a.m.

DIEGO GUERRERO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
5 de abril de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad