Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

"No sé por qué ocurrió esta situación": Alba Nidia Álvarez

Álvarez, de 32 años, sufrió los abusos de su padre, Arcebio Álvarez Quintero, desde que su mamá murió, cuando tenía 5 años de edad. Tuvo ocho hijos con él.

La Fiscalía le imputó a Arcebio Álvarez cargos por acceso carnal violento, acto sexual abusivo e incesto. Él negó toda responsabilidad y se declaró inocente.

"Siempre lo he reconocido, lo reconozco y lo seguiré reconociendo como mi papá", manifestó Alba Nidia, durante la diligencia judicial en la que rindió testimonio y de la que se retiró antes de que esta culminara.

Los golpes que el hombre le propinaba a uno de los hijos que tuvo con Alba Nidia, hicieron que ella tomara la decisión de huir de la casa, en la vereda La Cabaña, a dos horas de Mariquita (Tolima), con seis de sus pequeños.

Dos de los hijos hombres, uno de 18 años y el otro de 16, se quedaron con el padre. "Tomé esa decisión aferrada a Dios y gracias al apoyo de un pastor evangélico que oró por mí. Eso me dio el valor de tomar a mis seis hijos y arrancar", contó.

Los nueve meses Alba Nidia siguientes residió en varios sitios de Mariquita. Terminó en una pequeña y humilde vivienda alquilada.

"Trabajaba en un restaurante desde las cinco de la mañana hasta altas horas de la noche. Lo hacía de domingo a domingo", señaló Paola Tarquino, propietaria de la vivienda.

Sus hijos menores eran cuidados por su hija mayor, de 16 años, que se fue convirtiendo en su bastón principal.

"Es una mujer introvertida, pero muy dedicada a sus hijos, es muy trabajadora. Jamás la escuché hablar mal de su padre. Siempre se refería a él con tristeza", dijo Tarquino sobre Alba Nidia.

Alba Nidia también envió un mensaje a las niñas y mujeres abusadas sexualmente en el país: "No se dejen impresionar, ni mucho menos ilusionar, porque esta es una situación muy dura. Si alguna está viviendo algo parecido, busquen la forma de hablar y piensen en Dios, que van a salir adelante".

Los seis menores y la madre quedaron a disposición del Instituto de Bienestar Familiar, Icbf, que garantizará la protección de la familia.

La multitud lo quería linchar

Arcebio Álvarez Quintero, campesino de 68 años, está acusado de protagonizar un incidente bastante similar al de Josef Fritzl, en Austria. Multitud intentó lincharlo anoche en Honda.

Entre una multitud que lo quería linchar entró ayer al Palacio de Justicia de Honda Arcebio Álvarez Quintero, donde fue acusado de haber violado a su hija durante más de 27 años.

"Él la maltrataba físicamente cuando ella no accedía a sus deseos o amenazaba con irse", contó la concejal Gilma Jiménez, quien tuvo conocimiento del caso hace unos cuatro meses e impulsó a esta mujer para que denunciara.

Durante las cinco horas que duró la audiencia de legalización de la captura y cargos, cientos de habitantes de Honda se fueron congregando frente a la sede del Palacio de Justicia.

En la noche del sábado, una multitud enardecida impedía -entre arengas y amenazas de muerte- que Arcebio Álvarez, de 68 años, fuera trasladado a la cárcel de Honda.

La concejal Jiménez, que pide cadena perpetua para el agresor, expresó su satisfacción con la diligencia. "Colombia tiene que comenzar a trabajar en defensa de los niños del país", afirmó.

Varias agencias internacionales señalaron que el caso de Mariquita recordó el de Josef Fritzl, austriaco de 73 años, condenado hace una semana a cadena perpetua por el secuestro y la violación sistemática de su hija durante 24 años.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
28 de marzo de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�