Publicidad

ARCHIVO

Domingo 26 de febrero de 2017

Tribunal mexicano exonera por completo a ex presidente Luis Echeverría por masacre de Tlatelolco

Un tribunal ratificó definitivamente un recurso de amparo en el que se exoneró a Echeverría (presidente entre 1970 y 1976) del delito de genocidio en el caso de la matanza del 2 de octubre de 1968.

Por: Redacci�n ELTIEMPO

El Consejo de la Judicatura -órgano que supervisa la actuación de los juzgados federales- informó en una declaración escrita este jueves que el Quinto Tribunal en Materia Penal del Primer Circuito coincidió con el criterio de un tribunal menor dictado por un juez en el 2007, en el que se argumentaba que las pruebas presentadas por la Fiscalía no demostraron la participación del ex mandatario en la "preparación, concepción" y "consecución de genocidio" en la matanza estudiantil del 68. Una fuente de la Judicatura señaló que se trataba de "una exoneración definitiva".

Echeverría, quien siempre ha negado cualquier responsabilidad, se desempeñaba como secretario de Gobernación (ministro del Interior) en 1968 y dos años después fue elegido presidente.

El abogado del ex mandatario, Juan Velázquez, declaró a la prensa mexicana que la resolución implicaba el fin de la prisión domiciliaria a la que su cliente estaba sujeto desde finales del 2006. En declaraciones al diario 'Reforma', divulgadas el jueves en su página de Internet, Velázquez dijo: "A mí gusto, es el caso penal más importante de la historia'' mexicana.

Echeverría, de 87 años, es el único alto funcionario de la época que aún vive. El proceso contra el ex presidente comenzó en el 2005, cuando la Fiscalía Especial para los Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), ya desaparecida, lo acusó de genocidio por su presunta responsabilidad en la masacre de estudiantes en el barrio de Tlatelolco, donde murieron unos 40 jóvenes, según las autoridades, y unos 400 de acuerdo con diversos organismos civiles.

Poco más de dos meses después de formarse un movimiento estudiantil para denunciar la represión gubernamental, un mitin realizado la tarde del 2 de octubre de 1968 culminó en tragedia cuando decenas de estudiantes y civiles murieron bajo las balas del Ejército y la Policía, algunos de cuyos miembros estaban vestidos de civil.

El Tribunal colegiado que exoneró a Echeverría estuvo integrado por los magistrados Rosa Guadalupe Malvina Carmona Roig, María Eugenia Estela Martínez Cardiel y Manuel Bárcena Villanueva, indicó el Consejo de la Judicatura en un breve comunicado publicado este jueves por la noche.

Los jueces ratificaron el amparo definitivo que había sido otorgado en julio del 2007 por el juez José Guadalupe Luna Altamirano, titular del Tercer Tribunal Unitario en materia penal, quien declaró libre de cargos al ex gobernante. 

Según Luna Altamirano "ninguna de las pruebas aportadas por la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía General) justifica siquiera de manera presuntiva la participación de Echeverría" en la matanza. 

No obstante, el juicio se prolongó dos años más debido a que la Fiscalía impugnó esta resolución ante un tribunal de segunda instancia y la llevó más tarde hasta la Corte Suprema de la Nación.

La Fiscalía argumentó que el delito de genocidio no había prescrito y que se habían aportado suficientes pruebas sobre la responsabilidad del ex mandatario en los hechos de Tlatelolco cuando ocupaba el cargo de secretario de Gobernación (ministro de Gobierno o del Interior).

Echeverría se encontraba bajo arresto domiciliario desde el año pasado, por lo que con esta decisión lo dejará formalmente libre.

El ex presidente ya se había librado de otro proceso por genocidio. En junio del 2005, una magistrada lo exoneró en una acusación por otra masacre estudiantil, el 10 de junio de 1971, cuando al menos 12 alumnos fueron muertos por un grupo de choque durante la represión de una marcha pacífica.

Con la decisión de este jueves concluye el principal proceso legal que buscaba sancionar los crímenes de la denominada "guerra sucia", que consistió en la persecución, tortura, asesinato y desaparición de activistas sociales y presuntos guerrilleros, en las décadas de los 60 y 70 en México.

Pero líderes estudiantes de esa época habían dicho hace un tiempo que, en caso de que se confirmara la exoneración, acudirían a instancias internacionales.

La salud del ex mandatario se mantiene delicada desde que en febrero del 2006 sufrió un infarto cerebral.

CIUDAD DE MÉXICO (AP-Efe)

Publicidad

Publicidad