Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Grietas en edificios de estratos seis preocupan a 32 familias en los cerros de Suba

Grietas de varios metros de largo, pisos levantados, vidrios cuarteados, baldosas fuera de su sitio y puertas que no se pueden cerrar afectan a los edificios de Salamanca y Calatayud.

Pese a que las viviendas tienen 15 años de edificadas, solo hasta hace 14 meses los residentes comenzaron a ver daños que empeoran con el paso de los días.

En un apartamento, una grieta en la sala deja ver el interior de un baño al otro lado de la pared; en otro, un óleo de la artista Gracia de Quiroz reposa sobre varias fisuras.

"Los daños son el resultado de movimientos de tierra hechos por una obra que se levanta a pocos metros de nuestro conjunto", dice Carlos Barrera, de la junta de los edificios afectados.

Culpan a constructora vecina

Los residentes del conjunto, ubicado en la carrera 76 con calle 145, responsabilizan del deterioro de sus apartamentos (por los que pagaron 280 millones de pesos en promedio durante los años 90) a la obra Portón de Santo Domingo, edificio de cinco pisos que la constructora Colpatria hace unos metros abajo.

"La base de nuestros edificios es la montaña. Colpatria no se percató de que tenía que ir poniendo muros de contención a medida que removía tierra. El resultado: la tierra bajó y las torres se desnivelaron", advierte Barrera.

Colpatria inició las excavaciones en diciembre del 2007, fecha que coincide, según los residentes, con las primeras grietas. Agregan que antes no habían tenido problemas.

"En los tres años que duró la construcción de TransMilenio, los apartamentos no sufrieron", agrega Patricia Martínez, representante legal de Salamanca y Calatayud.

Con un comunicado, Colpatria explicó que personal técnico estableció, antes de la excavación realizada por ellos, que el terreno donde están Salamanca y Calatayud presentaba movimientos de suelo y, a pesar de ello, han estado presentes "desde el momento en que los habitantes del conjunto reportaron fisuras".

Otra versión tienen los vecinos: "Cuando comunicamos de las averías a la constructora -dice Barrera-, los ingenieros nos propusieron solucionar los daños con un 'maquillaje' de los apartamentos".

Ante los hechos, la comunidad optó por la vía jurídica e interpuso una acción popular y una acción de grupo en agosto. Ninguna ha sido fallada.

Rubén Bohórquez, alcalde de Suba, afirma que en la obra de Colpatria su despacho ha encontrado, entre otras deficiencias, "un cerramiento no autorizado". Sin embargo, la Alcaldía Local se limita a la verificación de la obra y no de las afectaciones.

Por su parte, el Dirección de Prevención y Atención de Desastres (Dpae) realizó dos visitas: el 19 de agosto del 2008 y el 8 de febrero del 2009.

"La habitabilidad de los residentes no está comprometida en el corto plazo. No se encontraron evidencias que comprometan la estabilidad y estructura de los edificios, pero se recomienda mantener un monitoreo", diagnosticó el ingeniero José Reyes, coordinador de área de gestión territorial de la Dpae.

Un estudio que no se conoce

Colpatria contrató un estudio con la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) para medir los antecedentes de la zona y la responsabilidad sobre los daños a terceros.

En una primera entrevista, Néstor Abella, vicepresidente de Constructora Colpatria, dijo que los estudios no habían sido entregados. Pero la SCI aseguró que la constructora los recibió en noviembre del 2008.

Al respecto, Abella dice: "No son confiables. Faltan un par de análisis y queremos que se conozca un análisis definitivo".

Constructora Colpatria y la Sociedad Colombiana de Ingenieros aseguraron que en dos semanas se entregarán los resultados definitivos.

Lo que responde la constructora

Esto fue lo que dijo Néstor Andrés Abella, vicepresidente de la Constructora Colpatria:

¿Qué responde la constructora a las denuncias de los vecinos?

Para la claridad de todos, no se puede determinar que la responsabilidad es de la Constructora Colpatria por el hecho de que haya una afectación. Hay que esperar un estudio para saber cuáles son las causas de lo ocurrido.

¿Creen que tienen alguna responsabilidad?

Digamos que fue una coincidencia desafortunada el hecho de haber iniciado el proyecto allá y que se hayan presentado esas fisuras. Desde el mismo momento en el que empezó la obra, le dimos la cara a la comunidad. Lo que pasa es que ellos optaron por la vía legal y nosotros estamos a la espera de de ese proceso y de atender las demandas.

¿Saben que la situación es delicada y que los vecinos podrían correr peligro?

No es así. Prevención y Desastres ya hizo los estudios necesarios y la información que tenemos de ellos es que no hay riesgo estructural, que no hay peligro de colapso. Además, hay antecedentes de que los cimientos en Catalayud y Salamanca ya habían presentado movimientos, entonces, no podemos hacernos responsables.

¿Cómo explica que estos conjuntos, después de 15 años de construidos, presenten un deterioro que coincide con el inicio de la obra de ustedes?

Por eso, porque no hay una explicación lógica, porque además nuestro proyecto no es de gran tamaño, es que recurrimos al estudio de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

¿Qué puede hacer el ciudadano?

Actas de vecindad

Antes de que se inicie una obra cerca a su residencia procure firmar un acta de vecindad con los constructores.

En ella usted debe dejar constancia del estado de su vivienda, en lo posible con fotos y planos.

La unión hace la fuerza

Conforme un comité con los vecinos que también se puedan ver afectados con la obra.

Denuncie

Ante cualquier afectación, comuníquese con la alcaldía de su localidad.

JOHN WILLIAM MONTAÑO G.
REDACCIÓN EL TIEMPO ZONA

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
13 de febrero de 2009
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad