'Lady D', sustancia de uso industrial, hace furor como droga alucinógena entre jóvenes de Manizales

'Lady D', sustancia de uso industrial, hace furor como droga alucinógena entre jóvenes de Manizales

Ya no es necesario recurrir a cigarrillos y marihuana para armar un 'bareto' o una jeringa para 'chutearse' (inyectarse droga). Hoy, sólo necesitan una prenda de vestir o un pañuelo y 5.000 pesos.

30 de diciembre de 2008, 05:00 am

"Sólo necesito rociarla en el cuello de la camisa o en un pañuelo, así la puedo inhalar constantemente porque el efecto de la droga dura pocos minutos", expresa Lorena, de 20 años, consumidora habitual.

Ella es tan sólo una de los miles de jóvenes que en la capital caldense usan la nueva sustancia psicoactiva, que ya genera alerta entre autoridades, rectores de colegios y padres de familia.

'Lady D' es el nombre que le dieron a un químico de uso industrial que posee la sustancia Cloruro Metileno o Diclometano, utilizada como pegante de acrílico y disolvente de pintura. Al ser una herramienta de trabajo, la sustancia es vendida sin restricción en laboratorios químicos.

"El frasco (de Diclometano) más pequeño cuesta mil pesos y el grande 3 mil. Con frecuencia vienen jóvenes, hasta de 11 años, a preguntar por la sustancia. Cuando nos dimos cuenta para qué la usan, empezamos a pedir cédula. Pero se las ingenian para comprarlo", afirmó Octavio Chica, vendedor de un laboratorio químico de Manizales.

Y es que niños y jóvenes se acercan con más frecuencia a estos establecimientos y no a conseguir elementos para sus clases de química, sino a comprar las botellas de 250 y 500 c.c. del químico, un líquido incoloro con leve aroma dulce, para envasarlo en pequeños frascos y venderlo a sus compañeros de clase en 5.000 y hasta en 8.000 pesos.

En algunos casos, los 'pequeños traficantes' venden la inhalada por 200 ó 500 pesos, dependiendo del cliente. A esta droga le están disolviendo esencias de fresa, menta y canela, entre otras, para que tenga un color llamativo y un aroma agradable, y le mezclan aceite para que se fije por más tiempo en la ropa.

Algo que complica la lucha contra el 'Lady D' es que, igual que el 'Popper', su venta y consumo no están penalizados, ya que no figuran en la Ley 30 de 1986, de estupefacientes.

Es tal la preocupación en los colegios, que Cristóbal Trujillo Ramírez, presidente de la Asociación de Docentes Directivos de Caldas (Asdecal), envió una carta al presidente Álvaro Uribe Vélez, pidiendo ayuda.

"Esto es una epidemia, un problema de salud pública. Los jóvenes no están enfermos, sino que falta una política social que invierta más en ellos", dijo Ramírez.

Y, esa epidemia ya causa estragos. El agente José Iván Castillo, de la Policía Comunitaria de Manizales, quien lucha de lleno contra la nueva sustancia psicoactiva, afirmó que un joven sufrió un derrame cerebral después de consumirla y una niña fue violada tras ser inducida a probarla por unos jóvenes.

Alarma en Caldas

El centro de rehabilitación Hogares Crea de Manizales ha atendido hasta 10 casos semanales de jóvenes que acuden por ayuda frente a esta droga. En centros educativos, sus directivos, han afrontado de 3 a 6 problemas diarios de alumnos que estaban consumiendo el inhalante.

"'Lady D' está afectando más a los menores de edad, porque son más vulnerables y propensos", dijo María Eugenia Burbano, sicóloga de Crea.

Los efectos

La 'traba' con 'Lady D', según Lorena, es similar a la de la marihuana, pero no causa sueño ni hambre. Cuando su efecto pasa, el consumidor tiende a deprimirse.

Los efectos físicos son serios. Como es un químico, 'Lady D' inflama los tejidos pulmonares, lo que impide una buena respiración y puede provocar un paro cardíaco.

También produce migraña severa, ya que dilata los vasos sanguíneos del cerebro. Esto puede ocasionar un derrame. Se afirma que a largo plazo causa problemas gástricos y cáncer.

Marcela Maz Orozco
MANIZALES