Publicidad

ARCHIVO

Sábado 25 de febrero de 2017

Periodista iraquí lanzó zapatos a Bush, quien los evadió, mientras ofrecía rueda de prensa en Irak

El mandatario estaba acompañado por el primer ministro de ese país, Nuri al-Maliki. "Es el beso del adiós, perro", le gritó Muntazer al Ziadi, nombre del comunicador.

Por: Redacci�n ELTIEMPO

Tras el ataque del periodista, corresponsal del canal de televisión Al Bagdadía, los miembros del equipo de seguridad redujeron al atacante, lo detuvieron y lo sacaron de la sala, según testigos presentes en la rueda de prensa.

"Este tipo de hechos no me preocupan, quien los hace quiere llamar la atención", dijo Bush tras el incidente.

Y bromeó:"Si quieren hechos: es un zapato del número 10 (44)".

Gran ofensa

En Irak, igual que en gran parte del mundo árabe, arrojar un zapato es una de las mayores ofensas que se pueden cometer contra una persona, al igual que llamarlo "perro".

En el 2003 los iraquíes lanzaron sus zapatos contra la estatua de Saddam Hussein.

Durante su visita sorpresa a Bagdad, Bush y Maliki ratificaron el acuerdo de seguridad entre ambos países, que estipula la retirada del Ejército estadounidense.

"La guerra no terminó pero con la conclusión del acuerdo, el valor del pueblo y de los soldados iraquíes, de los militares y del personal civil estadounidenses nos encaminamos por la vía de la victoria", dijo Bush tras la firma simbólica del acuerdo. El pacto, que entrará en vigor el próximo mes de enero y que ya ha sido aprobado por el Parlamento iraquí y el Consejo Presidencial, prevé que las fuerzas de E.U. abandonarán las ciudades iraquíes para el 30 de junio del 2009. Son alrededor de 146 mil soldados.

El pasado primero de diciembre Bush llegó a reconocer en una entrevista concedida a la cadena ABC News que el mayor error de sus ocho años en la Casa Blanca fue hacer caso a informes de inteligencia que decían que había armas de destrucción masiva en Irak.

A pesar de que el pacto ratificado ayer estipula la retirada del Ejército de E.U. de las ciudades iraquíes, los mandos militares estadounidenses ya han comentado la posibilidad de permanecer en algunos núcleos urbanos para realizar labores de entrenamiento y misiones de apoyo.

A este respecto, las autoridades iraquíes han subrayado que esto solo podrá llevarse a cabo con el permiso expreso del Gobierno iraquí.

La visita del mandatario de E.U., la cuarta desde la invasión de Irak en 2003, se produce al día siguiente de la llegada del secretario de Defensa, Robert Gates, que anunció que las tropas han comenzado su última etapa en este país.

Gates puntualizó que el plan del presidente electo, Barack Obama, para retirar las tropas en 16 meses no significa que se vaya a realizar de manera "irresponsable".

Desde la invasión de marzo del 2003, más de 4.200 militares de E.U. han muerto en Irak, así como decenas de miles de iraquíes.

AP-AFP

Publicidad

Publicidad