Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Semaforización en Bogotá: plan de choque

Todo parece indicar que para antes del 24 de diciembre estarán listos y funcionando los bombillos de los semáforos de Bogotá, tal y como lo prometieron ETB y la Secretaría de Movilidad.

MARÍA ANGÉLICA VÁSQUEZ
REDACCIÓN VEHÍCULOS

A finales del semestre pasado se dio a conocer que alrededor de 4.900 semáforos de Bogotá se encontraban dañados. Se calculó que de los 13 mil semáforos que hay instalados, 10 salen del servicio diariamente. Esta denuncia de la Contraloría Distrital destapó un nuevo grave problema al que se debía enfrentar el recién nombrado Secretario de la Movilidad, Fernando Álvarez.

La situación se complicó más cuando se supo que la Secretaría de Movilidad (SDM) adquirió 900 unidades de módulos luminosos (LED) por valor de más 1.136 millones de pesos, que no estaban en funcionamiento. ¿Dónde estaba la plata? Ante este cruel panorama para conductores y peatones capitalinos fue necesaria una solución inmediata.

Como una medida acelerada se desarrolló el tan mentado 'plan de choque' de ETB y la SDM, con el que pretenden arreglar y cambiar, en tiempo record, las luces fundidas y dañadas de los semáforos.

El contrato "tiene planeado que antes del 24 de diciembre esté revisado el 100 por ciento del sistema semafórico de la ciudad y cambiado el 100 por ciento de la bombillería fundida, pero se seguirán llevando a cabo las labores de mantenimiento eléctrico preventivo (por 11 meses más)", de acuerdo con lo explicado por Adriana Pinto, directora del control y vigilancia de la SDM.

Y que se logra, se logra, al menos eso considera la funcionaria. Al parecer, para diciembre Bogotá recibirá como regalo bombillos para la totalidad de los semáforos. "A hoy (diciembre 3 del 2008) se han cambiado 5.105 de esos accesorios en 3.398 semáforos".

Pero las complicaciones del atrasado sistema de semaforización de la capital no terminan ahí. Aunque este es un gran paso hacia adelante, no significa sino un pequeño paño de agua ante el magno problema que tiene mal trancadas las calles de la ciudad.

De acuerdo con Pinto "la red semafórica de la ciudad tiene mas de 30 años y no permite programar los tiempos de los semáforos de acuerdo al flujo vehicular".

ROJO PARA EL SISTEMA
Para entender la magnitud del problema, es necesario conocer cómo funciona el sistema de semaforización de Bogotá, para qué sirve y para qué no. Hay que saber cuáles son los atrasos que presenta y qué hay que hacer para cambiarlo.

Se deben identificar los dos tipos de semáforos que existen: los de tiempos fijos o predeterminados (96 por ciento e los instalados en Bogotá) y los accionados por Tránsito.

En teoría -y de acuerdo con los avances de la tecnología mundial- los sistemas de semaforización deberían funcionar automáticamente, con detectores de tráfico. De acuerdo con el flujo de carros, estos detectores determinan cuándo es necesario dejar más tiempo el verde para evitar atascos.

Los sistemas deberían contar -como mínimo- con semáforos accionados por las autoridades de tránsito, que le permitan a un policía modificar su funcionamiento, de acuerdo a lo que consideren necesario.

Pero la ciudad solo cuenta con el 4 por ciento de las intersecciones que funciona con el sistema de tráfico actuado, es decir que modifican sus tiempos de acuerdo al volumen de vehículos que llegan a la intersección, según explica la SDM.

La red semafórica capitalina cuenta con una serie de semáforos de tiempos fijos o predeterminados, conectados mediante la red telefónica de la ciudad a unos centros de control, que a su vez son computadores centrales, operados 'a manómetro' y que solo funcionan por órdenes predeterminadas.

Es por ello que, en caso de un atasco, no es posible que automáticamente se varíen los tiempos de verde o rojo, sino que la policía de tránsito debe ponerse en contacto con la Secretaría de la Movilidad para que ésta de la orden al centro de control y ponga el semáforo en intermitente (amarillo).

AMARILLO PARA EL PLAN DE CHOQUE
Con tanto atraso y tantos daños, no hay 'plan de choque' que les facilite las cosas a la Policía de Tránsito, a la SDM y a los conductores durante esta Navidad y para el retorno de las próximas vacaciones.

Así que preparados, porque en diciembre y enero las calles estarán llenas de pitos y chalecos verde biche dirigiendo el congestionado tráfico. Los semáforos se pondrán en amarillo intermitente, no por daños, sino en coordinación con los centros de control para hacer más fácil la labor de los agentes.

Y será el cálculo del ojo humano el que indique cuándo deben haber pasos más largos en las intersecciones, y el pito el que les dé vía a los atascados.

¿VERDE PARA EL PRÓXIMO AÑO?
El 'plan de choque' fue una alerta efectiva para que tanto la Alcaldía Mayor, como la Secretaría de la Movilidad, se den cuenta de los graves problemas que enfrenta el sistema de semáforos de Bogotá y de la importante necesidad de modernizarlo.

No es posible que los 20 mil millones de pesos que se invierten al año en el mantenimiento de las 1.127 intersecciones semaforizadas (que corresponden a 13.586 semáforos) se sigan perdiendo.

El plan de la ETB corresponde únicamente a la bombillería fundida. La inversión fue grande y efectiva, pero para que los semáforos dejen de ser una pesadilla más de movilidad hay que implementar una serie de soluciones mucho más drásticas y eficientes.

La buena noticia es que entre las metas de la SDM para el 2009 está "la implementación de un proyecto integral de un sistema inteligente de tránsito, que incluya la modernización de la red semaforización y que implemente un sistema de control integral del trafico de la ciudad", según informó el área de Control y Vigilancia de la entidad.

SÍ HAY SINCRONIZACIÓN
Aunque no lo parezca, el funcionamiento de los semáforos sí está controlado y tiene una programación estudiada. Algunas de las intersecciones de Bogotá dan la impresión de no estar sintonizadas, por lo cual los conductores deben detenerse en cada esquina. Pero no es así.

"Los centros de control, ubicados en Chico, Muzú y Paloquemao sirven para llevar un control sobre la operación de las intersecciones semaforizadas", dice Adriana Pinto, de la SDM.


EL VANDALISMO, OTRO 'PROBLEMÓN'
No todo es culpa de las autoridades. Entre los costos de mantenimiento del sistema de semaforización de la ciudad deben contabilizarse los daños causados por los robos de cable eléctrico y telefónico.

Este fenómeno afecta aproximadamente a 12 intersecciones cada mes. Y el costo del arreglo es de -aproximadamente- dos millones de pesos por cada una.

La SDM alerta a quienes comercian con estos equipos para que a toda costa eviten adquirir elementos robados. El llamado también es para la ciudadanía, que tiene la obligación de denunciar cuando observe estas situaciones a la línea 3600-111 o escribir un mensaje de correo a info@transitobogota.gov.co.

CITA
"Para las operaciones, la Secretaria de Movilidad y la Policía de Transito dejan algunas intersecciones intermitentes para que sean los agentes, de acuerdo a la cantidad de vehículos que estén entrando o saliendo de la ciudad, quienes realicen la regulación del tránsito".
Adriana Pinto, directora de Control y Vigilancia de la Secretaría de Movilidad. IFRA
50 por ciento
de los semáforos de la ciudad se encontraba fuera de servicio, después de que el anterior secretario de movilidad suspendiera el convenio con la SDM y la ETB para el mantenimiento eléctrico del sistema se semaforización, según explicó el concejal de Bogotá, Fernando López.

Publicación
motor.com.co
Sección
Fecha de publicación
5 de diciembre de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�