Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Se cumplen 15 años de la muerte de Pablo Escobar; César Gaviria habla del capo

El Presidente que enfrentó al narcotraficante que por años aterrorizó a la sociedad colombiana guarda un completo archivo con documentos, fotos y grabaciones de Escobar.

Pasado el mediodía del 2 de diciembre de 1993, una llamada del entonces ministro de Defensa, Rafael Pardo, le advirtió que en el tejado de una casa en el barrio los Olivos, de Medellín, se había producido un operativo del Bloque de Búsqueda en el que, posiblemente, había caído Pablo Escobar Gaviria.

Solo unos minutos después la noticia que tanto había esperado en su Gobierno, la captura o muerte del principal capo del narcotráfico en el mundo, se había confirmado: Escobar yacía en el tejado con tres balas en la cabeza, dos en la pierna derecha, una más en el muslo izquierdo y otra arriba de la cadera.

"Para mí fue algo muy difícil. Tenía que mostrar satisfacción, sin mostrar alegría. La muerte de Escobar representaba el fin del cartel de Medellín -que tanto daño había hecho-, pero uno no puede exteriorizar alegría, así el muerto sea el peor criminal del mundo", admite Gaviria.

La misma tarde de la muerte de Escobar, Gaviria volvió y recordó los episodios más fuertes que vivió por cuenta del capo: su fuga de La Catedral, las bombas que aterrorizaron a la sociedad colombiana, su intimidación a la Constituyente, los policías y jueces que ordenó asesinar...

Sin duda, la fuga del capo, el 22 de julio de 1992, era el más amargo de los recuerdos. "Fue el peor día de mi mandato y de mi vida", admite ahora. Ni siquiera una tensa sesión en la plenaria de la Cámara, en 1983, en la que Escobar entró a decenas de hombres armados al recinto, cuando Gaviria era presidente de esa corporación, lo perturbó tanto.

"Se escapó el único día que no debió, el único día en que tomamos todas las precauciones y se escapó muy fácil. Es la parte más absurda de lo que pasó", dice el ex presidente liberal, en su oficina en el norte de Bogotá.

Un 'museo'

César Gaviria dice que el tema de Pablo Escobar no lo obsesiona. Se conforma con decir que el capo fue "uno de los desafíos grandes que tenía el Gobierno, pero no el único". Para él, dice ahora, eran más preocupantes la crisis institucional y la falta de control del Estado para contener al narcotraficante.

"Conseguir un auto de detención y pruebas para condenar a gente como esa era muy difícil (...) la gente olvida que el peligro de Escobar en la Constituyente no era la no extradición sino llevar a esa gente hasta el indulto", sostiene.

Escobar es un tema que no está exento de polémica. Aún hoy, 15 años después de su muerte, es objeto de debates, versiones, historias encontradas, datos confusos o cuestionamientos a los que dice que está dispuesto responder.

Gaviria lo sabe. Por eso, en su oficina guarda un celoso archivo, quizá el más completo, con todos los datos del capo. Es una especie de 'museo' de Escobar -o de la infamia, si así se prefiere- en el que el ex presidente tiene grabaciones, documentos, recortes de periódicos, oficios, transcripciones...

"Desde que Escobar se fugó, yo, personalmente, me puse en la empresa de sacar toda la información que fuera necesaria (...) la política que he adoptado es la de contestar todas las preguntas y no escondérmele al debate".

En el cuarto donde reposan esos documentos están los registros de visita a La Catedral, la descripción de los sistemas de seguridad de ese lugar, la cronología de la fuga, informes en inglés, cartas de los extraditables, fotografías, grabaciones y videos del capo.

Solo tres personas han tenido acceso a este singular 'museo': Gabriel García Márquez, para escribir Noticia de un secuestro; Mark Borden, para escribir la biografía Killing Pablo, y Fernando Gómez, quien escribió el libro La horrible noche.

Son cuatro cajas con todos lo detalles de la vida del capo que, al mismo tiempo, le sirven al ex presidente de 'pastillas para la memoria', para responder a las preguntas que le hacen sobre el tema.

Blindaje

La obsesión de tener toda la información de Escobar llevó a Gaviria a guardar todos los detalles relacionados con su vida pública. Confiesa, sin exagerar, que de sus 10 años como Secretario General de la OEA se trajo 300 cajas repletas de documentos y, por supuesto, de recuerdos.

Las cajas de la OEA las tiene en una bodega en Bogotá, pero las que están relacionadas con Escobar las guarda justo al lado de su oficina, porque es un tema que, aún 15 años después de la muerte del capo, sigue presente.

Tres preguntas directas sobre la actuación de los 'Pepes' y la lucha contra las drogas

¿Cuál fue la verdadera participación que tuvieron los 'Pepes' en la muerte de Pablo Escobar?

Es evidente que los enemigos de Escobar dieron información, que finalmente no fue la que condujo a su muerte y de eso hay evidencia. Yo rechacé de plano esa información. Esta claro que la muerte de Escobar fue una acción policial del Bloque de Búsqueda. No me parece extraño que se pretenda decir que hubo delincuentes detrás de la muerte de Escobar, pero sobre eso no hay pruebas.

Quince años después de la muerte de Escobar se mantiene el fenómeno del narcotráfico, ¿qué falló?

El país hace todo lo posible para enfrentar el narcotráfico. El Plan Colombia le ha servido mucho a la Nación y a las Fuerzas Armadas, pero cuando uno ve los flujos de droga hacia los Estados Unidos no encuentra que eso esté generando los resultados que se esperaban. Creo que por lo menos se necesita que los americanos y los europeos hagan un debate interno de la política antidrogas.

¿Quiere decir que el mundo debe avanzar hacia una política de legalización de las drogas?

A mí no me gusta la palabra legalización porque es darle la connotación de que no importa que la gente consuma drogas o que uno pueda estar en una actitud de legalizar el narcotráfico. Eso genera más confusión. Los países latinoamericanos no tenemos recursos para andar penalizando y metiendo a la cárcel a los adictos. Solo podemos destinar recursos a enfrentar las organizaciones criminales.

JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ
EDITOR REDACCIÓN EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
29 de noviembre de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad