Lévi-Strauss: 100

Lévi-Strauss: 100

Cumple cien años el investigador que ha hecho avanzar significativamente la ciencia social.

24 de octubre de 2008, 05:00 am

A diferencia de su tocayo alemán que pasó a la historia por crear la prenda de vestir más famosa del mundo (el bluejean), el antropólogo francés Claude Lévi-Strauss lo ha sido por ser el padre de la teoría estructuralista en la antropología social.

Filósofo, abogado, etnólogo y antropólogo, este hombre que se prepara para cumplir 100 años el 28 de noviembre, con total lucidez, es una de las figuras más influyentes del pensamiento del siglo XX y será protagonista durante este mes de múltiples homenajes y reconocimientos a lo largo y ancho del mundo.

Hijo de padres franceses de origen judío, nació en Bruselas, pero desde niño su familia regresó a París donde realizó sus estudios de Filosofía y Derecho en La Sorbona. A los 27 años decidió hacer parte de una misión cultural francesa en Brasil, como investigador y profesor visitante en sociología de la Universidad de São Paulo, de 1935 a 1939, país que lo marcaría para siempre y donde se convirtió en etnólogo y antropólogo al estudiar y hacer trabajos de campo sobre las culturas indígenas del Mato Grosso y la Amazonia.

Fundador y máximo representante de la antropología estructural y de la mitografía, en su obra de aporte universal sobresalen títulos como 'Estructuras elementales del parentesco' (1949) -una de las más reconocidas- que reexaminó la organización familiar y fue ponderada por Simone de Beauvoir dada su visión de la mujer en las culturas no occidentales; 'Raza e Historia' (1952), 'Antropología estructural' (1958), 'El pensamiento salvaje' (1962), cuatro volúmenes de 'Mitológicas' que incluyen 'El hombre desnudo' (1971), y 'Tristes trópicos' (1955) su obra maestra escrita como viaje novelado sobre sus expediciones en Brasil.

Su obra constituye uno de los aportes más determinantes a la ciencia social del siglo XX al introducir el enfoque y método estructuralista para el análisis y la investigación, que creó influido por Durkheim, Mauss Rousseau, Hegel, Freud, pero sobre todo por la lingüística estructural de Saussure y Jakobson a quien conoció en 1941 cuando tuvo que exiliarse a E.U. como profesor visitante en la New School for Social Research de Nueva York, ante la II Guerra Mundial.

Jakobson lo influyó al punto que aplicó su método a la antropología, promoviendo así una antropología estructural que tenía más en cuenta la combinación de elementos que éstos en sí. "Yo hacía estructuralismo sin saberlo -dijo en alguna oportunidad el antropólogo-. Cuando Jakobson me reveló la existencia de una doctrina ya constituida, fue una iluminación". En E.U., frecuentó también a los surrealistas Breton y Duchamp que le aportaron concepciones y acercamientos estéticos que luego él transformó en métodos de análisis. Así se convirtió en figura emblemática de la corriente estructuralista -con Roland Barthes, Althusser, Lacan en el psicoanálisis y Foucault- enfoque que aplicó al estudio de fenómenos culturales, relaciones humanas, sistemas
de parentesco y sus repercusiones en lo colectivo, hasta costumbres como la preparación de la comida y rituales ancestrales.

Su estudio de la naturaleza humana, la sociedad y la lingüística, le dio a la antropología no sólo un discurso propio, sino que hizo de ella la primera en afirmar que las culturas se construyen como lenguajes con el denominador común del inconsciente, siendo la cultura un sistema de comunicación simbólica donde mitos, lenguas y conductas, muestran la existencia de patrones comunes a la vida humana.

Claude Lévi-Strauss, quien ha influido a su vez a pensadores como Derridá, Piaget, Bourdieu y Eco, con uno de los métodos más utilizados para analizar lenguaje, cultura y sociedad en las ciencias humanas, trabajó en la administración del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica de Francia), fue director asociado del Museo del Hombre en París, director de estudios de la Escuela Práctica de Altos Estudios de La Sorbona, profesor y director del Laboratorio de Antropología Social del Colegio de Francia, hasta su jubilación en 1982. También fue diplomático en Washington. Condecorado con la Legión de Honor francesa, es Miembro de las Academias Francesa, Nacional de Ciencias de los E.U., de la Americana de Artes y Letras, de la Británica, de la Real de los Países Bajos y de la Noruega de Ciencias y Letras. Doctor honoris causa de las universidades de Bruselas, Oxford, Chicago, Stirling, Upsala, Yale, Harvard, John Hopkins, Columbia, Montreal, Autónoma de México, Nacional del Congo y Visva Bhrati de India, ha obtenido múltiples premios, como el Viking Fund otorgado por los etnólogos del mundo, el Erasmus y el Nonino, entre otros.

"Mi único deseo -ha dicho el antropólogo centenario- es un poco más de respeto para el mundo, que ha comenzado sin el hombre y terminará sin él, algo que siempre deberíamos tener presente"