Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cobertura en salud ha aumentado en Colombia, pero calidad ha disminuido, revela informe

La principal preocupación del Estado es incrementar la afiliación de los colombianos al sistema de salud, pero no garantizar el acceso efectivo a los servicios, afirma el estudio.

Así mismo, las EPS y los prestadores, por su parte, se mueven básicamente por un interés económico, lo que genera prácticas que niegan los derechos constitucionales de la gente.

El estudio cualitativo fue realizado durante dos años por la facultad de salud pública de la Universidad de Antioquia, la Procuraduría General de la Nación, la Universidad Industrial de Santander y Colciencias.

Los investigadores reconocen el notable aumento en la cobertura en salud, registrada durante los últimos años, pero dicen que para el "Estado incrementar el número de afiliados se convirtió en un fin en sí mismo".

Para los autores del estudio estar asegurado no garantiza el acceso a los servicios. "Los usuarios se enfrentan a múltiples barreras generadas por las EPS para contener costos y garantizar rentabilidad económica", dicen.

También recalcan que el sector carece de rectoría, razón por la cual cada uno de los actores (EPS, IPS, entes territoriales, usuarios) actúa en defensa de su propio interés. Y plantean que el paciente está lejos de ser el centro del sistema, como lo postula la Constitución.

La investigación, hecha en 96 instituciones de salud, públicas y privadas, de distinto nivel en Bogotá, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Pasto y Leticia, entrevistó en tres etapas distintas, y a profundidad, a 179 expertos.

Del grupo hicieron parte médicos, especialistas, enfermeras,profesionales de la salud, administradores de IPS, EPS y entes territoriales; usuarios y representantes de organizaciones ciudadanas y comunitarias.

"Todos fueron seleccionados con un criterio de experiencia asistencial, administrativa y académica; se buscó que estuvieran bien informados sobre el funcionamiento del sistema de salud", dice el estudio, cuyos resultados serán próximamente publicados.

'Este es un sitema modelo'

Carlos Ignacio Cuervo, viceministro de Salud, aseguró que el sistema colombiano es modelo para muchos países. Frente al estudio, sostiene que sí ha sido prioridad del Ministerio de la Protección mejorar el acceso de los usuarios a los servicios.
Afirma que otras investigaciones así lo confirman, en aspectos como la atención de urgencias, la disminución de trámites y la definición de tiempos de respuesta. En cuanto a la calidad, asegura que sí ha sido una prioridad, que va de la mano con la ampliación de cobertura. "Está funcionando un sistema de garantía de calidad, con una clara definición de las sanciones para quienes incumplen", dijo.

Versiones encontradas sobre críticas al sistema de salud

PATRICIA LINARES PRIETO
Procuradora delegada para prevención en derechos

El modelo de salud creado y enfocado desde lo económico no es coherente con la realidad del país y debe cambiarse. Cada vez hay más afiliados al subsidiado y menos al contributivo, que son los que ayudan a soportar el sistema (...) Son previsibles los problemas de rentabilidad.

JUAN MANUEL DÍAZ GRANADOS
Presidente de Acemi (EPS privadas)


La encuesta revela un enorme desconocimiento de la realidad del sistema de salud, otros estudios arrojan resultados distintos. Sí hay acceso real a servicios de calidad. Sin embargo, el sector salud carga con el lastre de los problemas de identificación del país y hay serios problemas de flujo de dineros.

JAVIER PÉREZ
Pte. Asoc. Col. de Sociedades Científicas


El deterioro de la relación médico paciente, por presiones indebidas que buscan contener gastos, es de sobra conocido. La intermediación que se hace con los honorarios de los profesionales desemboca en desmejoras en su desempeño y calidad de vida.

1. Hospitales que sobrefacturan

El estudio encontró que los hospitales tienden a cobrar más de lo que cuestan los servicios que prestan a las EPS. Esto lo utilizan para compensar, según ellos, su bajos ingresos .

2. Bases de datos, desorganizadas

Persisten las inconsistencias en las bases de datos.

Hoy no se sabe con exactitud cuántos afiliados hay a salud. Algunas EPS no retiran de sus bases los nombres de los asegurados fallecidos o que se han retirado, para seguir cobrando por ellos.

3. Trabas a usuarios

Algunos mantienen doble afiliación, con el propósito de utilizar el servicio que más les convenga. Actúan motivados por la inestabilidad laboral y para disminuir las trabas a las que deben enfrentarse.

Cada individuo trata de pagar lo mínimo por su seguridad social y muchos patronos no afilian a sus trabajadores, aunque les descuentan de sus salarios.

Los usuarios exageran síntomas, tratando de mostrar su situación de salud más grave de la real. También esperan a que su condición empeore para acceder a los servicios por urgencias, debido a las múltiples barreras que enfrentan, incluso, en calidad de afiliados. El estudio concluye que hay un posicionamiento débil de los derechos de los ciudadanos.

4. Médicos, en función de los costos

A los médicos, según la investigación, se les impone razonar en términos de lo que más beneficio económico reporte a las EPS, por encima de las necesidades del paciente. Los tiempos de consulta se reducen debido a que deben asumir actividades administrativas dentro de la misma. No solo se les presiona para que en la historia clínica no registren la verdadera condición de salud del paciente, sino aquella sintomatología que sea coherente con lo que la EPS les permite formular. Incluso, se llega a exigir al personal de salud que consigne en la historia servicios que no fueron prestados.

5. 'Trucos' para frenar atención

Las aseguradoras privadas hacen una selección adversa de la población que van a afiliar: buscan quedarse con los afiliados menos costosos o de bajo riesgo (jóvenes sanos).

Cuando la gente necesita ser atendida, se enfrenta a infinidad de trámites, demoras en autorizaciones, negación de servicios y barreras geográficas impuestas por ellas, incluso en las ciudades grandes (los sitios a los que pueden acudir para buscar atención médica quedan lejos de los sitios de trabajo y vivienda de los usuarios); el propósito es desestimular a los afiliados para que no consulten.

Otras estrategias son no ofrecer información a los usuarios sobre los derechos que tienen y la red de prestación y fragmentar los servicios.

Estimulan la acción de tutela para generar recobros y aumentar los ingresos.

6. Politiquería con la salud

El clientelismo político permea el sistema de salud en diversos niveles.

El estudio encontró que ocurre desde el acceso del ciudadano al servicio subsidiado hasta la vinculación burocrática de personal no calificado en las instituciones del sector.

Esto se presenta especialmente en las direcciones departamentales y municipales de salud y en los hospitales públicos. La situación afecta el desempeño de las instituciones en particular y del sistema en general.

7. Situación laboral precaria

El personal de salud trabaja bajo presión, con contratos inestables y a corto plazo (muchas veces suscritos a través de cooperativas), sin oportunidades de capacitación ni actualización científica.
Ademá, los salarios son bajos y, en muchos casos, aunque parezca irónico, no están asegurados.

Carecen de guías claras de atención, no se les permite atender las particularidades de los pacientes; médicos y enfermeras no tienen, en general, autonomía y las directrices administrativas están por encima de su criterio clínico.

Las condiciones laborales están motivando la emigración de estos profesionales a otros países y el abandono de su labor.

SONIA PERILLA SANTAMARÍA
CARLOS F. FERNÁNDEZ
REDACCIÓN SALUD

Publicación
eltiempo.com
Sección
Salud
Fecha de publicación
22 de octubre de 2008
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad